Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los suizos, llamados a decididir si se fija una renta básica de 2.000 euros al mes

Los ciudadanos votarán en referéndum la iniciativa de un comité popular que propone un pago estatal universal para garantizar unos ingresos mínimos de 2.500 francos suizos

Los ciudadanos suizos acudirán a las urnas para decidir si introducir una renta básica para todos los adultos de 2.500 francos suizos (unos 2.000 euros) al mes por parte del Estado, en una iniciativa consecuencia de la creciente oposición pública ante la desigualdad salarial desde el comienzo de la actual crisis financiera.

El comité popular que promueve la propuesta ha conseguido más de las 100.000 firmas necesarias para convocar el referéndum con el que los suizos decidirán esta medida. El objetivo sería que cada ciudadano obtuviese una renta de 2.500 francos suizos al mes de manera incondicional y con independencia de que trabajen o no para "proporcionar una red de seguridad financiera a la población".

El comité popular que promueve la propuesta ha conseguido más de las 100.000 firmas necesarias para convocar el referéndum

Los organizadores de la propuesta han presentado las firmas este viernes y han dejado ante el Parlamento un camión con ocho millones de monedas de cinco céntimos, uno por cada ciudadano del país. Bajo la legislación suiza los ciudadanos pueden organizar iniciativas populares, lo que permite canalizar la indignación pública a través de acciones directas.

El comité organizador de la iniciativa ha asegurado que esta renta básica podría ser parcialmente financiada por los sistemas de seguridad social de Suiza. Por el momento se desconoce cuando tendrá lugar el referéndum.

En marzo los suizos, indignados por los salarios multimillonarios de los ejecutivos, respaldaron una iniciativa que tenía como objetivo establecer un límite a las remuneraciones que se votará en noviembre. Además, respaldaron uno de los métodos más estrictos del mundo en los controles de los salarios de los ejecutivos y obligaron a las compañías públicas a dar a sus accionistas voto sobre las remuneraciones.

Más información