Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Los plutócratas se sienten perseguidos

Cuando se tiene tanto dinero, lo que realmente se desea es adulación

El número de indigentes en las calles de Nueva York ha crecido durante la crisis.
El número de indigentes en las calles de Nueva York ha crecido durante la crisis. Afp

Robert Benmosche, el consejero delegado de American International Group, dijo una estupidez el otro día. Y deberíamos alegrarnos, porque sus comentarios contribuyen a poner de relieve un coste importante pero rara vez mencionado de la desigualdad extrema de las rentas: el ascenso de un grupo pequeño pero poderoso de individuos a los que solo se puede describir como sociópatas.

Para quienes no lo recuerden, AIG es una empresa aseguradora gigante que desempeñó una función crucial en la gestación de la crisis económica, al aprovechar las lagunas legales de las normas financieras para vender cantidades ingentes de garantías de deudas por las que le era imposible responder. Hace cinco años, las autoridades de EE UU, temiendo que el hundimiento de AIG pudiera desestabilizar todo el sistema financiero, intervinieron con un enorme rescate. Pero hasta los responsables políticos se sentían manipulados; por ejemplo, Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, declaró más tarde que ningún otro episodio de la crisis le había molestado tanto como aquel.

Y las cosas fueron a peor. Durante un tiempo, AIG fue en esencia una empresa tutelada por el Gobierno federal, que poseía la mayoría de sus activos, pero seguía pagando unas primas astronómicas a sus ejecutivos. Muchos ciudadanos, como es lógico, estaban escandalizados.

Pues esto es lo que Benmosche ha hecho en una entrevista con The Wall Street Journal: ha comparado la indignación por las primas con los linchamientos del Sur profundo de Estados Unidos —los de verdad, en los que hay asesinatos— y ha declarado que la reacción al pago de las primas fue “igual de terrible e igual de errónea”.

Gracias al aumento de la desigualdad, estas personas tan mezquinas tienen mucho dinero

Tal vez les parezca imposible que alguien pueda, siquiera por un instante, considerar apropiada esta comparación. Pero el hecho es que ha habido una serie de historias similares. En 2010, por ejemplo, Stephen Schwarzman, el presidente de Blackstone Group, una de las empresas de capital riesgo más grandes del mundo, tuvo un arrebato parecido. Al hablar sobre las propuestas para eliminar la laguna legal de las participaciones en beneficios, que permite que los ejecutivos de empresas como Blackstone paguen solo unos impuestos del 15% por gran parte de sus ingresos, Schwarzman declaró: “Es una guerra; es como cuando Hitler invadió Polonia en 1939”.

Y ya saben que esas declaraciones públicas no surgen porque sí. Cosas como estas son seguramente las que los Amos del Universo se dicen los unos a los otros continuamente, mientras asienten con la cabeza en señal de acuerdo y aprobación. Lo único que pasa es que a veces olvidan que se supone que no deben decir esas cosas en sitios donde la plebe pueda oírlas.

Fíjense también en lo que ambos hombres defendían: en resumen, sus privilegios. Schwarzman estaba indignado ante la idea de que pudieran exigirle que pagase los mismos impuestos que el resto de la gente; Benmosche afirmaba, en la práctica, que AIG tenía derecho a ser rescatada con dinero público y que no había que esperar que sus ejecutivos hiciesen ningún sacrificio a cambio.

Esto es importante. A veces, los ricos hablan como si fueran personajes de La rebelión de Atlas, y lo único que le exigen a la sociedad es que los gorrones les dejen en paz. Pero estos hombres hablaban a favor, no en contra, de la redistribución; la redistribución de la riqueza del 99% entre personas como ellos. Esto no es libertarismo; es exigir un tratamiento especial. No es Ayn Rand; es el antiguo régimen.

A veces, los ricos hablan como si fueran personajes de La rebelión de Atlas

A veces, de hecho, los miembros del 0,01 % hablan abiertamente de ese sentimiento de merecer un trato especial. Fue en cierto modo reconfortante que Charles Munger, el multimillonario vicepresidente de Berkshire Hathaway, declarase que debíamos “dar las gracias a Dios” por el rescate de Wall Street, pero que lo que debían hacer los estadounidenses de a pie con dificultades económicas era “aguantarse y afrontarlo”. Por cierto, en otra entrevista —realizada en su mansión junto al mar en Dubrovnik, Croacia— Benmosche declaró que la edad de jubilación debería aumentar hasta los 70 o incluso los 80 años.

El problema es que, en general, los ricos se han salido con la suya. Se rescató a Wall Street, pero no a los obreros ni a quienes tenían casas. Nuestra supuesta recuperación no ha hecho mucho por los trabajadores corrientes, pero los ingresos de los que más ganan se han disparado, ya que casi todos los beneficios de 2009-2012 han ido a parar al 1% con los ingresos más altos y casi un tercio al 0,01 % que más ganan (es decir, la gente con rentas de más de 10 millones de dólares).

Entonces, ¿a qué viene ese enfado? ¿Por qué lloriquean? Y tengan en cuenta que las afirmaciones de que se está persiguiendo a los ricos no solo provienen de unos cuantos bocazas. Han estado apareciendo en todas las páginas de opinión y, de hecho, fueron un tema central de la campaña de Romney el año pasado.

Bueno, yo tengo una teoría. Cuando se tiene tanto dinero, ¿qué es lo que se intenta comprar ganando todavía más? Uno ya tiene varias mansiones, criados y el avión privado. Lo que realmente se desea a esas alturas es adulación; uno quiere que el mundo se incline ante su éxito. Y por eso la idea de que la gente de los medios de comunicación, del Congreso e incluso de la Casa Blanca esté criticándole le saca de quicio.

Naturalmente, es de lo más mezquino. Pero el dinero da poder y, gracias al aumento de la desigualdad, estas personas tan mezquinas tienen mucho dinero. Así que sus lloriqueos, su enfado por no ser tratados con deferencia por el mundo entero, pueden tener consecuencias políticas reales. ¡Sientan la cólera del 0,01 %!

Paul Krugman es profesor de Economía de Princeton y premio Nobel de 2008

© New York Times Service 2013

Traducción de News Clips.