Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo bate otro récord en agosto

El sector deja más de 58 millones de visitantes y 60.000 millones de euros de ingresos en 2013

Los empresarios de la industria esperan pulverizar los registros históricos

Numerosas personas, en la playa en San Sebastián.
Numerosas personas, en la playa en San Sebastián. EFE

La economía española solo recibe alegrías del sector exterior y del turismo. Los últimos datos conocidos ayer sobre la evolución de la primera industria nacional no ofrecen lugar a dudas. El sector turístico va camino de pulverizar todos los registros de visitantes extranjeros contabilizados hasta ahora en la estadística del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. El pasado agosto se batieron los récords de llegada de turistas a España, con 8,3 millones de visitantes internacionales, lo que supone un aumento del 7,1% sobre el mes anterior (cuando ya se superaron los marcadores históricos). Y, según ha avanzado este lunes el ministro del ramo, José Manuel Soria, este crecimiento se ha traducido en un mayor gasto por parte de los extranjeros del 12%, hasta los 8.200 millones de euros.

El turismo bate récords en España ampliar foto
El turismo bate récords en España

Así, en lo que va de año han visitado España 42,3 millones de turistas internacionales, con un ascenso del 4,5% sobre 2012, y un gasto de 40.400 millones de euros, casi un 7% superior al año precedente, según las cifras provisionales de Industria. Algo que, en opinión de Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), puede llevar a 2013 a ser el “año de mayor entrada de turistas, superando los 58 millones, y a registrar la cifra de ingresos mayor de la historia de nuestro país, con 60.000 millones de euros”.

Las buenas noticias no llegan únicamente del turismo exterior. Aunque los empresarios de la industria mostraban su preocupación respecto al mal comportamiento que esperaban en los viajes domésticos este verano, debido a la aguda crisis económica y los altos índices de paro, lo cierto es que la última hora con que deciden sus movimientos los españoles ha dado frutos mejores a los previstos. Sus pernoctaciones subieron un 3,5% en el mes de agosto (por un 3,8% de los no residentes), lo que ha propiciado que el conjunto de las estancias crezca un ligero 0,6% interanual y que los precios hoteleros se coloquen 0,2 puntos por encima.

Sin embargo, la duración de la estancia media en los destinos vacacionales se ha reducido un 1,3% (hasta 3,9 noches), se queja José Luis Zoreda, vicepresidente de la alianza turística Exceltur, que agrupa a las mayores empresas del sector. Ese acortamiento está provocado por la cautela de los españoles, cuya demanda representa cerca de la mitad de la tarta turística, a los que la incertidumbre económica ha obligado a destinar menos tiempo y dinero a sus vacaciones. De hecho, los destinos nacionales que han registrado las mayores ocupaciones durante el mes de agosto son los más frecuentados por ingleses, franceses y alemanes, los visitantes con mayor querencia por España. En 2013 estos turistas han elegido a España por delante del resto de países. Hay que tener en cuenta que los conflictos vividos en Egipto y en Turquía han desplazado a territorio nacional a muchos de quienes tenían previsto pasar allí sus vacaciones.

Con todo, las llegadas de residentes en Reino Unido han aumentado un 6,8% en agosto; las de franceses un 9,3% y las de alemanes, casi un 14%. Sin embargo, cuando se mide la evolución de las visitas en los ocho primeros meses de 2013, son los rusos los que registran un mayor crecimiento, superando el 30%. Igual que los residentes de los países nórdicos, cuyas llegadas avanzan el 18%; muy por encima de las francesas, que superan el 6% y se sitúan claramente por delante de ingleses y alemanes.

Gracias a estos visitantes algunos de los destinos españoles de sol y playa han colgado el cartel de completo este verano e, incluso, han encarecido sus precios en una industria donde la oferta de último minuto y la consiguiente rebaja de precios lleva años campando a sus anchas. Baleares es la primera de la lista, beneficiada por la mejora alemana, crece el 10%. Ibiza y Formentera han sido sus puntos más frecuentados, con ocupaciones que superaron el 93% en el mes de la canícula, frente al 92% de Mallorca. Le siguen Cataluña y Canarias, con casi el 80%. Aunque el mayor volumen de pernoctaciones lo registran, por este orden, las localidades de Barcelona, Calvià y Benidorm, donde se ha rozado el lleno.

En su conjunto, los hoteles españoles han tenido una ocupación media del 72,2%. Los turistas españoles son más aficionados a pasar sus días de descanso en Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y Canarias, un archipiélago que espera su temporada alta con unos precios hoteleros un 2,4% más altos, casi la mitad de la subida experimentada por Baleares. En el resto del territorio español, los precios siguen a la baja.

Para Ramón Estadella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), el hecho de que “vayamos a tener un buen septiembre y un buen octubre, con ocupaciones por encima del 90% en Canarias, Baleares y Benidorm, anticipa un mejor 2014”.

Madrid, un punto negro

C. S. S., Madrid

Se veía venir. Madrid perdía posiciones en el ranking turístico. Lo que nadie calculaba era un desplome como el que finalmente ha sufrido en agosto. Un 22,2% de visitantes extranjeros menos, ese es el registro de un mes que en el conjunto de España ha marcado récords, después de que los establecimientos hoteleros de la comunidad tuviesen una ocupación media cercana al 42% y solo superior a la de Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón.

“El comportamiento de Madrid es preocupante. Obedece a la escasa conectividad aérea. A la bajada de rutas low cost de EasyJet y Ryanair, además de la reducción de vuelos de Iberia. Una política contraria a la que han seguido los aeropuertos de Málaga, Barcelona o Palma de Mallorca, que crecen en visitantes”, explica Ramón Estadella, secretario general de la agrupación hotelera CEHAT.

La pérdida de atractivo entre los visitantes internacionales también se debe a la ausencia de una política clara de promoción de Madrid como destino turístico, “pese a la buena oferta de producto de que dispone”, coinciden en señalar los hosteleros, que piden a las Administraciones local y regional que se fijen en los esfuerzos acometidos por Barcelona para situar la ciudad como destino internacional. “Madrid necesita un claro esfuerzo de reposicionamiento de su oferta turística”, sostiene José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, para quien la rentabilidad de los establecimientos de la capital de España es un 40% inferior a la de la catalana. A su juicio, el exceso de planta hotelera de Madrid se compensaría con una buena gestión, como ocurre en Barcelona. Y también con la recuperación del turismo de ferias y congresos.

Más información