El auditor cuestiona las cuentas de Disa, la corporación petrolera de los Carceller

El grupo que controla Damm esquivó las pérdidas al inflar el resultado de 2012

Disa Corporación Petrolífera, el grupo empresarial de la familia Carceller, se apuntó beneficios ficticios en el año 2012, según se deduce del informe de auditoría firmado por Ignacio Ramírez, socio de Deloitte. Disa es la corporación a través de la cual la familia Carceller controla Damm, la cervecera que ha tomado el timón en Pescanova tras el escándalo de ocultación de deuda y falseamiento de cuentas protagonizado por su anterior presidente, Manuel Fernández de Sousa.

A través de una provisión, Disa contabilizó en 2011 53,34 millones por pérdidas que en realidad correspondían a 2012. De haber cumplido con las reglas contables, el resultado hubiera sido superior en 2011 e inferior en 2012 en esa cuantía. Sin ese apunte irregular, Disa habría entrado en pérdidas en 2012, año en que el grupo de los Carceller ganó 49 millones, según las cuentas depositadas por la empresa en el Registro Mercantil de Tenerife.

Los Carceller han estado poco acertados con parte de sus inversiones. Además de Pescanova, el grupo ha sufrido fuertes pérdidas en Sacyr (que ha cubierto en parte con esa provisión) y también invirtió en Bankia, de la que el año pasado vendió acciones por 10,7 millones con una pérdida del 44% de su inversión.

El grupo elevó su cifra de negocio un 9%, hasta 2.419 millones. Aunque el resultado de explotación también creció un 9%, hasta 91 millones, el beneficio declarado bajó un 31%, hasta 49 millones, por el efecto de la caída en Bolsa de Sacyr y las pérdidas en Bankia.

La inspección de Hacienda ha levantado actas por unos 19 millones a la compañía, cuyo presidente, Demetrio Carceller, está procesado por un presunto delito de fraude fiscal.