Así afectará la reforma fiscal de Peña Nieto al bolsillo de los mexicanos

La iniciativa propone acabar con la exención de IVA en la compra y renta de casas y a la educación privada

El 60% de los mexicanos está empleado en la informalidad. / SAÚL RUIZ

La última reforma presentada por el presidente mexicano y prevista por el Pacto por México ha sido la reforma fiscal. Después de la educativa, la energética, la financiera y la de telecomunicaciones, tocaba el turno a la que afectará directamente a los bolsillos de los mexicanos. La presentación de la propuesta la realizó Peña Nieto este domingo desde la residencia oficial de Los Pinos después de que el secretario de Hacienda dibujara un panorama económico para México más que mejorable: crecimiento por debajo de lo esperado, 60% de los mexicanos empleado en la economía informal y bajo gasto público debido a la escasa recaudación. 

Después del paisaje retratado por Luis de Videgaray, llegó el esperado momento de los anuncios del presidente Peña Nieto, que aseguró que esta será una “reforma social”. Estas son algunos de los principales cambios que afectarán a los mexicanos si finalmente sale adelante la propuesta de reforma fiscal presentada por el Gobierno. 

IVA unificado en todo el país

Actualmente, las zonas fronterizas de México aplican una tasa de IVA del 11% sobre sus productos. Si sale adelante la propuesta de reforma, tendrán que aplicar la misma que el resto del país, es decir, el 16%. 

Servicios de educación con IVA

La propuesta quiere eliminar la exención del IVA con la que actualmente cuentan los servicios de educación en los centros privados. El principal argumento es que los hogares de mayores ingresos son los más beneficiados por esa falta de gravamen puesto que son los que realizan más gasto en educación privada. Según el documento, mientras que el 56% de los estudiantes de los hogares de mayores ingresos asiste a escuelas privadas, el 98,2% de los estudiantes de los hogares con menores ingresos asiste a escuelas públicas. 

Sin exención para la venta y renta de casas

Hasta el momento, las operaciones de compra-venta de casa, el pago de intereses hipotecarios y el alquiler de viviendas están exentos de pagar IVA. Si se aprueba la iniciativa presentada por Peña Nieto, todas las personas que compren o renten un inmueble o que paguen una hipoteca tendrán que pagar el 16% de IVA.

Otros artículos con IVA

Otros productos que actualmente gozan de la exención de IVA y que podrían verse afectados si se aprueba la propuesta del Gobierno mexicano son los espectáculos como los conciertos. El teatro y el circo no se verían afectados.

Los servicios de transporte terrestre de pasajeros también estarían sujetos al 16% de IVA aunque se mantiene la exención para el transporte en áreas urbanas, suburanas y metropolitanas.

La venta de oro y de joyería, orfebrería y lingotes cuyo contenido mínimo de oro sea del 80% también estaría sujeta a la tasa general de IVA.

Aumento del Impuesto Sobre la Renta (ISR)

Las personas físicas que ingresen más de 500.000 pesos anuales (aproximadamente 38.000 dólares) verán aumentado su ISR del 30% al 32%. Las empresas continuarán pagando el máximo del 30%.

Tope para las deducciones fiscales

La propuesta prevé limitar la cantidad máxima que una persona puede deducirse de sus impuestos a “la cantidad que resulte menor entre el 10% del ingreso anual total del contribuyente, incluyendo ingresos exentos, y un monto equivalente a 2 salarios mínimos anuales correspondientes al área geográfica del Distrito Federal”.

Impuesto sobre las ganancias en Bolsa

Las ganancias en la Bolsa Mexicana de Valores y el pago de dividendos se verán gravados con el 10% si la iniciativa sale adelante.

Simplificación de los trámites

Según las propias palabras del presidente mexicano, “queremos que cada emprendedor o empresario, que cada trabajador o profesionista pueda presentar su declaración fiscal sin salir de su casa o su negocio e, incluso, sin la necesidad de contratar a un contador”. Peña Nieto no entró en detalle de cómo pretenden simplificar los trámites aunque indicó que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) estará obligado a ofrecer un sistema digital abierto y gratuito para el pago de impuestos.

Impuesto contra la obesidad

Hace semanas que se venía discutiendo sobre la posibilidad de gravar el consumo de refrescos, algo que finalmente sí ha incluido el Gobierno en la propuesta de reforma. La iniciativa incluye la posibilidad de gravar con un Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) las bebidas saborizadas que contengan cualquier tipo de azúcares añadidos, con un impuesto de un peso por cada litro. En su presentación, el presidente Peña Nieto quiso recordar que México es el segundo país del con mayor obesidad entre los adultos y que el impuesto será “un apoyo a la salud de los mexicanos, al gravarse las bebidas azucaradas con el fin de desincentivar su consumo”.

El anuncio ha provocado reacciones adversas puesto que en México el consumo de refrescos es muy alto entre la población más afectada por la pobreza.

Creación de impuestos verdes

La iniciativa de reforma contempla la creación de dos nuevos impuestos relacionados con el medio ambiente: uno al uso de combustibles fósiles para intentar reducir las emisiones de carbono y otro a la utilización de plaguicidas. “Su objeto es desincentivar conductas que afectan negativamente al medio ambiente al reflejar los costos sociales que causan dichas conductas”, recoge el documento.

Eliminación de subsidios a la gasolina

Uno de los retos de la reforma está en reducir las subvenciones a los combustibles. “En materia de gasolinas y diésel, se propone eliminar el subsidio de manera gradual, pero con incrementos mensuales menores a los actuales, a fin de aminorar el impacto”, recoge el documento. Las previsiones del Gobierno estiman que, con ese progresivo aumento en los precios de los carburantes, se ingresen 62.000 millones de pesos extra.

Un nuevo régimen fiscal para Pemex

La alta carga fiscal de la petrolera ha sido uno de los grandes temas de debate ligados a la reforma energética. El texto propone “un nuevo régimen fiscal, como el de cualquier otra empresa petrolera del mundo, lo que le permitirá hacer mayores inversiones en favor del desarrollo nacional”, aseguró este domingo Peña Nieto. 

La propuesta gira en torno a reducir de un 79% al 60% la carga fiscal de la paraestatal, lo que se traduciría en unos 53.000 millones de pesos (aproximadamente 4.000 millones de dólares) menos de impuestos que pagará Pemex.

Régimen de incorporación fiscal

La economía informal supone un grave quebradero de cabeza para los dirigentes mexicanos puesto que se calcula que el 60% de los trabajadores se emplea en la informalidad. Para intentar combatirla, el Gobierno propone crear un Régimen de Incorporación que anime a los trabajadores con ingresos de hasta un millón de pesos a empezar a pagar impuestos. 

Los que se acojan a él tendrán beneficios como el acceso a los servicios de seguridad social y un descuento inicial del 100% del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que irá disminuyendo paulatinamente. Este régimen sustituiría el actual Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) y los contribuyentes que lo soliciten podrán hacerlo durante seis años. 

Pensión para mayores de 65 años, seguro de desempleo y sistema de salud

Siguiendo la idea de que esta es una reforma social y que los beneficios económicos reinvertirán en los mexicanos, el presidente Peña Nieto anunció la creación de una pensión universal para todos aquellos mexicanos mayores de 65 años. 

Otro de los grandes anuncios es la intención de establecer un seguro por desempleo ya que, como recordó el secretario de Hacienda, México es el único país miembro de la OCDE que no brinda este tipo de prestación. Esta medida está dirigida solo a los trabajadores empleados en la economía formal (tan solo el 40%) y es una de los principales incentivos con los que el Gobierno pretende combatir el empleo informal. 

Fin del Impuesto a Depósitos en Efectivo (IDE) y del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU)

Dos medidas aprobadas durante el Gobierno del anterior presidente mexicano, Felipe Calderón, desaparecerían de aprobarse tal cual la propuesta de Peña Nieto. Una es el impuesto que grava con un 3% los depósitos en efectivo de más de 15.000 pesos, el IDE.

El otro impuesto al que quiere poner fin el actual Gobierno es el IETU, que grava la producción de las empresas tanto mexicanas como extranjeras que operan en México y también los servicios profesionales prestados por personas independientes. La implantación de este impuesto en la anterior reforma fiscal estuvo acompañado de una gran polémica y oposición por parte de los empresarios.

 

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Muere Emilio Botín, el emperador de la banca

El presidente del Santander revolucionó el sistema financiero español

Un hombre de acción

Un perfil de Emilio Botín. La edad no era ningún impedimento para estar en primera línea de fuego el banco

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana