Selecciona Edición
Iniciar sesión

Ryanair evita pagar una indemnización por tener solo 67 euros en su cuenta

Una pasajera gana una sentencia contra la aerolínea pero no consigue cobrar la indenización

Su hija no pudo salir con el pasaporte caducado hacía un mes aunque las normas lo permiten

Puestos de facturación de Ryanair en el Aeropuerto de Girona.

Casi 570 millones de euros de beneficio global, pero solo 66,77 euros en su cuenta bancaria española. La paradoja financiera de Ryanair se concreta en estas cifras. La compañía aérea irlandesa sigue incrementando sus ganancias, pero este dinero no deja rastro en los bancos españoles. Así que cuando Isabel Casasús Pueyo, una oscense de 42 años, intentó cobrar su indemnización de 2.000 euros tras haber ganado un juicio contra la compañía, se enteró de que en la cuenta en una filial madrileña del banco Barclays no había nada más que pocas decenas de euros.

 Su historia y la de su hija Julia, de cinco años, empezó en mayo de 2011. En el aeropuerto de Zaragoza, a Julia le denegaron el embarque en el vuelo FR7235, con destino París. Su pasaporte había caducado el mes anterior, pero según la normativa europea un pasaporte vencido hace menos de cinco años sigue siendo un documento válido para volar desde España a algunos países de la Unión, Francia inclusive. La regla, sin embargo, en este caso no valió.

El personal de Ryanair en Zaragoza no escuchó las razones de su pasajera, pero sí lo hizo el Juzgado número 3 de Huesca: Isabel demandó la compañía y ganó el juicio. El 29 de enero de 2013 se hizo pública la sentencia que obliga la aerolínea a compensarle a ella y el resto de su familia con un total de 2.000 euros, cifra que incluye los daños morales.

Pero la historia está aún lejos de acabarse. “El resultado de la investigación de la Agencia Tributaria que ha seguido la sentencia ha sido que en la única cuenta bancaria que Ryanair tiene en España asociada con su CIF [el código de identificación fiscal] no había nada más que 66,77 euros”, explica Jorge Loste, abogado de Isabel Casasús en el juicio. Así lo confirma un documento con membrete del Consejo General del Poder Judicial y de la Agencia Tributaria. “Nadie de Ryanair se presentó en el Tribunal, y no resultan bienes a nombre de la compañía en España. Pedimos que se le embargara la cuenta, pero mientras tanto el saldo ya se había quedado en cero”. El letrado puntualiza que una comisión rogatoria internacional a Dublín “tardaría años en cumplirse”, y que por eso pondrá en marcha otras medidas en España para que su cliente cobre la sentencia. “Ha sido imposible hablar con alguien de Ryanair. Esperamos que todo se solucione rápidamente, aunque la ejecución de las sentencias en este país es un trámite farragoso y agotador”, subraya.

La aerolínea elude contestar sobre su situación bancaria y responde que no puede llevar a cabo ninguna investigación interna al respecto sin que se le proporcione “más información”, ya que no tiene constancia “de ningún juicio o procedimiento sobre este caso”.