EMILIO LOZOYA AUSTIN Director de Petróleos Mexicanos (Pemex)

“Queremos estar entre los cinco grandes del petróleo”

Emilio Lozoya, director de Pemex, asegura que la reforma obligará a la firma a ser más competitiva

Lozoya Austin cree que la transparencia hará de Pemex una compañía más eficiente. / Pep Companys

Emilio Lozoya Austin (México, 1974), joven director de Pemex, está convencido de que las empresas reaccionarán positivamente a la propuesta de contratos de utilidad compartida, mediante los cuales la petrolera mexicana quiere explotar crudo de aguas profundas y amplios yacimientos de gas de esquisto. Asegura además que la competencia obligará a la empresa que dirige a mejorar para competir. Según sus palabras, la disyuntiva para México es “quedarnos rezagados por décadas o ir hacia la modernidad”. De aprobarse la propuesta de Peña Nieto, la industria energética mexicana dejará de estar en el sótano de los países más cerrados del mundo, sitio que comparte con Corea del Norte.

Pregunta. ¿Cuáles son los motivos y los objetivos de esta reforma?

Respuesta. La energía, hoy día, le da una serie de oportunidades únicas a nuestro país. A pesar de muchas críticas y muchos malos pronósticos, seguimos produciendo 2,5 millones de barriles diarios y contemplamos llegar este año a 2,6 millones. A finales de 2012, por ejemplo, sobre unas ventas de 125.000 millones de dólares tuvimos 88.000 millones de EBITDA. Es una generación muy importante. Tenemos las sextas reservas más grandes de gas shale (esquisto). Esta es una noticia extraordinaria para la economía, dado que el precio del gas es 3,3 dólares el BTU en Norteamérica, donde está México. Ese mismo precio en Asia ronda alrededor de los 15 y 16 dólares, y en Europa, alrededor de 10 y 11 dólares. Esto nos va a permitir, en el grado en el que logremos materializar estas reservas y producirlas, ser mucho más competitivos en las manufacturas a través de un coste energético mucho más barato; nos va a permitir inclusive ser exportadores de gas en el futuro. Estas son reservas potenciales muy importantes, pero no se puede esperar que una sola empresa (Pemex) asuma todos estos riesgos y tenga la capacidad de entrar a esos negocios sin compartir tecnología y riesgo financiero.

P. ¿Se puede medir el impacto que va a tener esta reforma en la economía mexicana?

R. Solo de reforma energética, de los empleos e inversiones que se van a hacer en el sector de hidrocarburos, estamos hablando de un punto porcentual adicional de crecimiento del PIB para 2018. Y de 500.000 empleos directos en la industria de aquí a ese mismo año. En cuatro años, el tiempo en el que se tarda en hacer las plantas industriales para producir fertilizantes y petroquímicos, podríamos ser autosuficientes en esas materias. México hoy importa el 70% de los fertilizantes que consume, y casi las mismas cifras en petroquímica, plásticos. Todo lo que la industria petroquímica requiere lo estamos importando. Con la reforma se podrían dejar de importar más de 30.000 millones de dólares al año. Es un estimado, en mi opinión, conservador y realista.

La reforma energética agregará un punto al crecimiento del PIB

P. ¿Cuánto tarda un país en montar esto y qué va a suponer?

R. Pongo como ejemplo dos países cercanos a México en geografía que pasaron por procesos similares. Colombia, en los últimos 10 años, a partir de su reforma energética, logró duplicar su producción de hidrocarburos. Brasil, de 1993 a la fecha, logra triplicar su producción, y el resultado de estas reformas, contrario a lo que mucha gente viene criticando, ha sido lograr empresas de clase mundial nacionales en esos países, referentes internacionales que hoy día son motor de desarrollo.

P. ¿Qué importancia tiene esta reforma para el sexenio del presidente Peña Nieto?

R. Es una reforma que trasciende la importancia de un sexenio; en mi opinión, es quedarnos rezagados por décadas o ir hacia la modernidad. México es el último país en el mundo en modernizar su industria energética. Cuba celebra este tipo de contratos que proponemos (de utilidad compartida), Venezuela, Argentina, Bolivia, Irak e Irán también. Yo me pregunto: ¿dónde queremos estar? No quisiera sonar catastrofista. Si me permiten dar los números, de un máximo de 3,3 millones de barriles de producción, hoy día estamos en 2,5 millones. Pero el caso del gas es dramático. Hoy día estamos importando el 33% del gas que se consume en este país. De importar el 25% de las gasolinas, hoy estamos importando el 50%. Esta tendencia es preocupante.

No se puede esperar que una sola empresa asuma todos los riesgos

P. Parecía que los inversionistas esperaban una iniciativa más arriesgada. No solo contratos de utilidad compartida, sino contratos de producción compartida o incluso concesiones.

R. Yo tengo una lectura distinta. Creo que los medios internacionales, más allá de una nota de The Wall Street Journal que luego corrigieron, reconocen las virtudes de la reforma. Los medios internacionales lo reconocen como un paso gigantesco de una cerrazón total: de ser el país, junto con Corea del Norte, con la industria energética más cerrada del mundo, a una de mucho mayor apertura. Y debo decir que es una reforma que no está pensada para complacer a los inversionistas extranjeros, sino que está pensada para el beneficio de los mexicanos. Además, por las conversaciones que he tenido en lo personal como director de Petróleos Mexicanos con los inversionistas, estos ven la reforma con muy buenos ojos. Hay que diferenciar entre lo mediático y el negocio.

P. ¿Por qué optaron por el modelo de utilidad compartida y no por contratos de producción compartida o incluso concesiones?

Las opciones son quedarnos rezagados o ir hacia la modernidad

R. Razones de profundo análisis histórico que lo que pretenden es que los hidrocarburos sigan siendo propiedad de la nación, que Pemex siga siendo una empresa 100% mexicana, al igual que lo sea la CFE (Comisión Federal de Electricidad). Sin embargo, abriéndola a la competencia esto permite la pugna en el sector de exploración y producción, es decir, Pemex va a enfrentar a competidores. Si bien se va a reservar el derecho de asignarle ciertos yacimientos a Pemex, en los otros campos donde no se haya explorado habrá competencia, y la competencia implica transparencia, y la transparencia solo puede ser buena para Petróleos Mexicanos para volverse más eficiente.

P. ¿Este modelo de utilidad compartida no limita el interés que podrían tener inversionistas extranjeros?

R. No lo creemos. Si alguna empresa prefiere ser dueña del subsuelo y de los derechos del subsuelo, hay pocos países en el mundo que ofrecen eso. En el caso de México no será el caso, porque es una reforma en la cual el Gobierno pretende seguir siendo como Estado el rector en materia energética y el dueño de la propiedad de los hidrocarburos. Sin embargo, estos contratos existen en una decena de países y han funcionado muy eficientemente.

P. ¿Y esto a qué lugar mundial podría llevar a Pemex?

R. Lo que le puedo decir es que Petróleos Mexicanos puede llevar su producción hacia los tres millones de barriles en algunos años y, por tanto, estar entre los primeros cinco. Esa es una de las ambiciones que podría decir que tenemos como empresa. En reservas hoy estamos en el número 17 de crudo, y de gas, en el número 30. Ojo, reservas probadas. Y en países por nivel de producción de crudo estamos en el número 10.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de EL PAÍS en México

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana