Amazon España desvía sus ventas a Luxemburgo para no pagar impuestos

Las dos filiales españolas de Jeff Bezos declararon números rojos en 2012.

El gigante del comercio electrónico se acoge al régimen de pymes para tributar menos

Centro logístico de Amazon España en San Fernando de Henares.

Amazon, el gigante del comercio electrónico, ha reorganizado su actividad en España tras la compra de Buyvip y la apertura de su tienda online española. La compañía ha transformado Buyvip, su tienda de moda, en una empresa de servicios, la ha rebautizado como Amazon Spain Services y la ha adelgazado para llevarse las ventas a Luxemburgo, desde donde factura también el resto de sus productos. Copia con ello el esquema de su otra sociedad, Amazon Spain Fulfillment, que incluso se acoge al régimen de pymes para tributar menos gracias al reducido tamaño que tiene por no facturar sus ventas en España.

Amazon no es pionero en este modelo. Es el que usan otras grandes firmas tecnológicas para minimizar los impuestos que pagan por los beneficios que obtienen en el mercado español. Apple y Google y otras firmas facturan sus ventas desde Irlanda y tienen en España sociedades que solo declaran una parte de los ingresos generados en el mercado español en concepto de comisiones por prestación de servicios o similares. Los países desarrollados buscan la manera de poner coto a esas prácticas.

La compañía fundada por Jeff Bezos, el magnate que acaba de comprar The Washington Post, admite abiertamente en su informe anual que paga menos impuestos sobre beneficios por sus operaciones europeas gracias a tener su base en Luxemburgo. La estructura que ha elegido para lanzar su tienda online en España responde a ese objetivo. Pese al éxito de su lanzamiento comercial, la filial de Amazon declaró en 2012 pérdidas contables de 54.329,8 euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Amazon Spain Fulfillment se constituyó con el nombre de Amazon.com Spain en 1998, pero permaneció casi sin actividad hasta finales de 2011, cuando el gigante del comercio electrónico lanzó su sitio para el mercado español. Las cuentas recién depositadas son las primeras de un ejercicio completo de actividad normal.

Convierte Buyvip en una empresa de servicios en lugar de comercial

Aunque inicialmente su objeto social era el comercio por internet, incluyendo la venta de libros, CD, DVD, juegos de ordenador y software, luego cambió ese objeto a la prestación de “servicios de soporte corporativo”, fundamentalmente a empresas del grupo. Ese cambio era la forma implícita de reconocer que la compañía no pensaba facturar en España sus ventas en el mercado español.

La cifra de negocios declarada por la empresa fue de 10,59 millones de euros, lo que supone multiplicar por 34 los 314.417 euros de 2011. El resultado de explotación se multiplica por casi 120, hasta 147.201 euros. La empresa no da cuenta del concepto bajo el que registró los ingresos de 10,59 millones del año pasado. Solo dice que “se han generado dentro de la actividad ordinaria de la sociedad”, la cual es, básicamente, prestar servicios logísticos a otras empresas del grupo, en particular a su socio único, la luxemburguesa Amazon EU, que es la que factura las ventas.

El beneficio antes de impuestos es de 129.611,7 euros. Sin embargo, la compañía declara pérdidas netas porque parte de sus gastos no son deducibles fiscalmente, lo que lleva a que la partida contable de impuesto sobre beneficios sea de 183.941,63 euros. En los impuestos, los 533.527 euros aportados por los planes de acciones no se consideran gastos deducibles. Además, hay otras diferencias temporales de 198.094 euros, con lo que la base imponible o resultado fiscal es de 861.233 euros.

Otra firma del grupo compra las filiales que dependían de España

Como la empresa se considera “entidad de reducida dimensión”, tributa al 25% sobre los primeros 300.000 euros y al tipo general sobre el resto. Además, al tratarse de una empresa pequeña, no está obligada a auditar sus cuentas ni a elaborar informe de gestión.

En paralelo, Amazon ha empezado a vaciar Buyvip, ahora llamada Amazon Spain Services, para aplicarle ese mismo esquema. La firma española, adquirida por el gigante Amazon en 2010 por unos 70 millones, vendió a la luxemburguesa Amazon EU sus filiales en Italia y Alemania, Buyvip Srl y Buyvip GmbH, el pasado 1 de diciembre por 11,3 millones. Por la venta de la filial italiana generó una minusvalía de 1,22 millones y por la de la alemana, aparentemente vendida por un euro, pérdidas de 13,66 millones. El año anterior vendió la filial polaca a un tercero con plusvalías de 2,2 millones que quedaron exentas de impuestos. Ahora, las pérdidas le sirven para ahorrar impuestos.

Usa un modelo similar al que emplean Apple o Google

Pero, sobre todo, las cuentas de 2012 depositadas en el Registro Mercantil muestran un cambio total de modelo. La empresa ha dejado de tener existencias comerciales y ya no compra a los proveedores, sino que ha traspasado esa actividad a Amazon EU. “Con fecha 23 de septiembre de 2012 la sociedad ha modificado su actividad principal pasando de un modelo basado en la distribución a otro basado en la prestación de servicios”, explica la empresa, que ha reducido su plantilla de 145 a 118 personas en un año.

La antigua Buyvip cerró 2012 con una cifra de negocios de 64,3 millones y unas pérdidas de 23,6 millones. El activo de la sociedad pasó de 73 a 15 millones. Amazon Spain Services acumula bases imponibles negativas por importe de unos 47 millones y activos fiscales diferidos por otros 4 millones. Con ello y el cambio de modelo de negocio, es muy difícil que el fisco español llegue a cobrar un solo euro de impuesto de sociedades de la firma en un futuro cercano.