Selecciona Edición
Iniciar sesión

El hueso de aceituna está que arde

KWB, primer fabricante en certificar oficialmente el uso del residuo en calderas de biomasa

Recogida de la aceituna en Morón de la Frontera (Sevilla)

En una campaña media se producen en España cerca de seis millones de toneladas de aceituna, que está formada en un 15% por hueso. Entre las industrias de aderezo y las extractoras de aceite de oliva, que deshuesan la mayor parte de la aceituna que procesan, se obtienen cada año más de 450.000 toneladas de hueso de aceituna, un subproducto del olivar que ha emergido en los últimos tiempos como reclamo para la generación de energía eléctrica y biomasa térmica.

El hueso de aceituna es un combustible de unas características excelentes por su elevada densidad, humedad en torno al 15% y un alto poder calorífico. De ahí que cada vez están cobrando más importancia los usos en el sector doméstico y residencial para suministro de agua caliente sanitaria y calefacción. Pero es una firma austriaca, KWB, la que se ha convertido en el primer fabricante de calderas de biomasa en acreditar la certificación de garantía y en desarrollar una homologación para el hueso de aceituna apta para la combustión en su modelo de calderas Multifire.

“Otras marcas están utilizando también el hueso, y los fabricantes permiten el uso del mismo en sus equipos, pero solo KWB tendrá certificada la garantía con los datos técnicos correspondientes, gracias a los excelentes resultados obtenidos en sus investigaciones”, señala Miguel González, gerente de HCIB Ingeniería y Biomasa, distribuidor oficial de KWB en España.

La firma austriaca tiene experiencia con el hueso de aceituna desde 2005, cuando empezaron a instalarse las primeras calderas de biomasa. Parte de la cúpula directiva de KWB y diferentes periodistas europeos de Austria, Alemania e Italia han viajado recientemente a Andalucía para conocer el uso del hueso de aceituna en calderas de biomasa. La firma austriaca, que cuenta con un avanzado centro de investigación de I+D, ofrece un certificado de garantía a sus usuarios para el uso del hueso en sus calderas Multifire de tres años con contrato de mantenimiento y de hasta ocho años para el intercambiador de calor.

La delegación austriaca se detuvo en Jaén, la provincia olivarera por excelencia y que lidera el uso de energía térmica proveniente de la biomasa, con el 26% del consumo total de Andalucía (que suponen 158,52 kilotoneladas de biomasa) y más de 4.000 instalaciones de biomasa para usos térmicos (el 20% del total andaluz). Una de las últimas industrias de este tipo en entrar en servicio es la planta de biomasa de Probiosur, en Baeza, conformada por Aceites del Sur, Coosur —que aportará el hueso de aceituna— y por García-Munté Energía, firma con una amplia trayectoria en el ámbito de las renovables, que se encargará de la comercialización de un combustible destinado básicamente a uso térmico. La capacidad de procesamiento es de unas 50.000 toneladas al año de hueso de aceituna, que una vez procesadas equivaldrán a 40.760 toneladas/año de producto de hueso limpio y seco dispuesto para su comercialización. La inversión ha superado el millón de euros, el 25% a través de una subvención de la Junta de Andalucía.

“Con el hueso de aceituna existe una oportunidad de empleo que no es deslocalizable, es decir, que tiene que hacerse en nuestras sierras, en nuestros montes y en ese mar de olivos con el que contamos en la provincia de Jaén”, ha destacado el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, tras lamentar que España esté dando pasos atrás en la apuesta por las energías renovables.