Selecciona Edición
Iniciar sesión

El empleo en el sector turístico desciende un 1,8%, pese al récord de visitas en junio

Los parados aumentan y alcanzan los 443.876, 16.000 más que en el mismo trimestre de 2012

La tasa interanual disminuye tanto entre los asalariados como entre los autónomos

Una camarera trabajando en una terraza del centro del Valencia. EFE

Al turismo español tampoco le sirven sus récords. La llegada de 6,3 millones de turistas extranjeros en junio, el mejor resultado histórico en este mes, no ha levantado el sector. El número de trabajadores empleados disminuyó en un 1,8% en el segundo trimestre de 2013 con respecto al mismo periodo del año anterior. Según los datos que el Instituto de Estudios Turísticos publicó ayer elaborados a partir de la encuesta de población activa, los empleados totales ascienden a 2.062.129, es decir, 38.566 menos que en 2012.

Las cifras describen también un aumento de los parados, que alcanzan los 443.876, 16.000 más que en el mismo trimestre del año pasado.

“La disminución del empleo es independiente del aumento de visitas. Los turistas consumen menos: duermen en alojamientos distintos de los hoteles tradicionales, comen menos en los restaurantes y beben menos en los bares”, apunta Bruno Hallé, socio director de la consultora Magma Hospitality Consulting.

La tasa interanual disminuyó tanto entre los trabajadores asalariados (-1,7%) como entre los autónomos (-2,3%). Pero el mayor retroceso de la primera categoría, en efecto, se registró en los servicios de alojamientos, que cuentan con 26.711 trabajadores asalariados menos que en 2012 (-8,4%). Se trata de un dato relevante en un sector en el que ese tipo de empleados asciende al 91,6%. Asimismo, los trabajadores asalariados a tiempo parcial aumentaron en un 4,8% mientras que disminuyeron en un 4,1% los empleados a tiempo completo.

Los trabajadores autonómos sufrieron el mayor descenso en los sectores de bebida y comida (-8,7%), donde suponen un 62,3% del total de empleados.

Mas allá de los rasgos estructurales, Hallé imputa la bajada de empleo también a la “menor capacidad de previsión de la demanda por parte de los empresarios: hace unos años casi podían llegar a calcular con anticipo su facturación. Hoy en día el tiempo de reserva ha bajado, se toma una decisión hasta pocos días antes de la salida, a menudo es una cuestión de la última hora, y esto implica un actitud más prudente cuando se contrata personal”, explica.

De las seis comunidades autónomas con mayor importancia en el turismo, los ocupados crecieron solo en Baleares (+7,3%) y en la Comunidad Valenciana (+2,3%). El empleo descendió al contrario en Canarias (-8%), Cataluña (-5,6%), Comunidad de Madrid (-3,5%) y Andalucía (-2,65%).

Ramón Estalella, secretario general de la CEHAT, la patronal de los hoteleros, asegura que hay esta tendencia porque “el turismo sol y playa, donde se concentran los extranjeros, es el que crece. El turismo de los españoles en el interior se redujo en lo que va de año. Durante un viaje en Asturias en primavera he visto por primera vez pequeños hoteles cerrados entre semana por falta de clientes”, asegura.