Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falcones recibe 7,5 millones como indemnización por su cese en FCC

El exdirectivo pacta la compensación con la constructora presidida por Esther Koplowitz

Ampliar foto
El expresidente de FCC, Baldomero Falcones (izq.). EFE

El cambio de capitán le costó 7,5 millones de euros a FCC. Esa cantidad ha recibido el anterior presidente y consejero delegado de la compañía, Baldomero Falcones, en concepto de indemnización por su cese al frente de la constructora. Un importe "pactado" con el exdirectivo por la "resolución anticipada de su contrato", según ha informado la empresa en su presentación semestral de resultados de este lunes. A pesar de esa cifra millonaria, la destitución de Falcones podría haberle salido más cara a la sociedad controlada por Esther Koplowitz, ya que las cláusulas acordadas con el entonces consejero preveían un blindaje de 11,5 millones de euros.

Cuando aún se encontraba al frente de FCC, el informe de retribuciones de la constructoras contemplaban que Falcones debía recibir una indemnización de tres anualidades si su contrato quedaba extinto antes del 31 de diciembre de 2015. Por tanto, en base a que el último sueldo que recibio el exdirectivo ascendió hasta los 3,86 millones de euros, la compensación por su cese podría haberse elevado hasta esos 11,5 millones.

La empresa cesó a Falcones el pasado enero, tras cinco años al frente de la misma. Su puesto lo ocupó Juan Béjar, que ostentaba entonces el cargo de presidente de Cementos Portland, filial cementera de FCC. La sustitución se decidió tras los irregulares resultados de la constructora. Sus acciones se desplomaron en 2012 un 44%; y, durante los primeros nueve meses del pasado año, ganó un 77% menos que en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Una tendencia negativa que, por ahora, no parece haber cambiado Béjar. La empresa perdió 607,6 millones en el primer semestre de 2013, respecto al mismo lapso de tiempo de 2012, según ha informado este lunes la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Una caída que responde, según ha explicado la constructora, a la desconsolidación de su filial austríaca Alpine y al ajuste del valor de los activos en las energías renovables.

Más información