Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Estado da por perdidas la gran mayoría de las ayudas a la banca

El fondo de rescate admite que ha perdido 36.000 millones de los 52.000 inyectados en las cajas nacionalizadas

El fondo estatal contabiliza un deterioro de sus inversiones de 25.000 millones

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, Antonio Carrascosa, en el Círculo Ecuestre de Barcelona. EFE

La historia del rescate de las antiguas cajas nacionalizadas es un cúmulo de malas noticias. Y lo peor es que las últimas siempre superan a las anteriores por desgracia para el contribuyente, que es el principal pagano. Este viernes se conocieron las cuentas de 2012 del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que asume que se perderán la mayor parte de las ayudas a la banca. La conclusión es que el fondo de rescate da por perdidos 36.000 millones de los 52.000 millones que inyectaron el año pasado en Bankia, Novagalicia (NCG), Catalunya Banc, Banco de Valencia, Caja España Ceiss y BMN. Son unas cifras similares a los recortes en Sanidad y en Educación.

Para llegar a estas conclusiones, el FROB, de propiedad estatal, ha realizado una valoración económica de sus participaciones en los bancos nacionalizados. Ese deterioro es la principal explicación por la que el fondo estatal cerró 2012 con unas pérdidas de 26.060 millones, según comunicó esta tarde, ocho días después de aprobar sus cuentas.

En tres años el fondo de rescate ha perdido casi 37.000 millones

Son las mayores pérdidas registradas nunca por una sociedad española. Estos números rojos se unen a los que tuvo el FROB en 2011: 10.557 millones, mientras que en 2010 llegaron a 314 millones. En tres años, la crisis de las cajas ha costado a los contribuyentes 36.931 millones. Y este año no parece que será positivo: el FROB deberá asumir las subastas de Catalunya Banc y Novagalicia, que pueden acarrear nuevos costes, y tendrá que asumir la inyección de fondos a cuatro entidades: BMN, Caja3, Liberbank y Caja España.

Los casi 37.000 millones que ha perdido el FROB son algo superiores a los que apuntó Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB). En junio cifró en 33.000 millones las pérdidas reconocidas en la crisis. Una parte correspondían al FROB y otra, (13.356 millones), al Fondo de Garantía de Depósitos financiado por las entidades.

En proporción al tamaño, Catalunya Banc es la que más costará al ciudadano

No obstante, Martín advertía que aun existían compromisos por otros 34.333 millones más en ayudas condicionadas a la morosidad que aparezca en las carteras crediticias de las entidades vendidas, con inquietante futuro.

En 2012 el FROB contabilizó deterioros en el valor de sus participaciones, según los criterios de tres expertos independientes. El criterio ha sido alinear el valor neto contable con el valor económico estimado de la participación. Los deterioros suman 25.205 millones. Se han seguido los mismos criterios contables que se utilizaron para aplicar la quita a los clientes que tenían participaciones preferentes y deuda subordinada.

En términos absolutos, el mayor deterioro de 2012 corresponde al Banco Financiero y de Ahorros (BFA), el grupo de Bankia, con 9.176 millones, seguido por Catalunya Banc (6.674 millones), Banco de Valencia (5.498 millones), Novagalicia Banco (3.091 millones), Caja España CEISS (525 millones) y BMN (241 millones).

Por entidades, entre lo perdido entre 2011 y 2012, Bankia suma 13.641 millones por 9.642 millones de Catalunya Banc, 6.649 millones de Novagalicia y 5.498 millones del Banco de Valencia vendido por un euro a CaixaBank.

Sin embargo, en proporción a su tamaño, el dinero enterrado en Catalunya Banc es mucho mayor que el de Bankia. No hay que olvidar que la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri es cuatro veces más grande que la catalana. Además, Bankia está cotizada, con beneficios, y con una perspectiva de ganar valor con la gestión de sus actuales directivos, mientras que Catalunya Banc está bajo una dirección provisional que prepara un ERE de grandes proporciones, que desembocará en una subasta.

Para el FROB, Catalunya Banc aun tiene un valor de 2.410 millones, que podría reducirse a cero o negativo si los compradores exigen ayudas para quedarse con la entidad. La participación en Novagalicia está valorada en 2.334 millones, una cifra que también puede ser cuestionada en su subasta. Caja España se valora en cero, mientras que BFA, la matriz de Bankia, está en 8.783 millones.

“Los deterioros suponen el reconocimiento de la pérdida de valor de las inversiones en las entidades participadas”, admite el FROB, que con ello viene a echar por tierra la tesis oficial de que las ayudas se recuperarían.

El deterioro ha dejado al FROB con un agujero patrimonial de 21.831 millones. Para taparlo, el fondo utilizará el dinero del préstamo de las autoridades europeas, el MEDE, que ascendió a 40.000 millones. El objetivo es que el FROB tenga un patrimonio neto positivo de 5.000 millones, por lo capitalizará casi 27.000 millones del crédito a fondos propios de la sociedad estatal. De esa forma, el fondo de rescate será rescatado. El resto, 13.000 millones, se mantendrá en el pasivo del FROB como préstamo.

En la nota del organismo dirigido por Antonio Carrascosa se aclara que “el deterioro contable” de 25.205 millones “no coincide con el déficit público que implica la recapitalización”. “El déficit sigue criterios de Contabilidad Nacional, según la cual se incluye en el déficit la parte de la inyección de capital que se destina a cubrir patrimonio negativo de la entidad. Es decir, usa un concepto contable estático frente al valor económico dinámico. El efecto en déficit de 2012 ha sido de 38.343 millones”, añade.

Pese a estos cifras más que ruinosas, el FROB parece querer tranquilizar al aclarar que dispone de “una cómoda posición de tesorería para hacer frente a sus compromisos a medio plazo”. Hasta finales de junio de 2013, “el monto de la tesorería ascendía a 12.137 millones”.