InTempo, una incompetencia de altura

El edificio residencial de Benidorm, el más alto de la UE, acaba en el ‘banco malo’ mientras sus arquitectos dimiten

Obras del rascacielos InTempo. / ROSA FUSTER

Cuando en mayo de 2012 el equipo de gobierno de Benidorm (Alicante) se subió al edificio residencial en construcción más alto de la Unión Europea (UE) para hacerse una foto, tenía una idea en mente. Las dos torres de InTempo serían el símbolo de la salida de la ciudad de la crisis. Los cielos de España habían pasado de estar poblados por grúas al más absoluto azul, incluso en la ciudad española de los rascacielos, y solo una grúa trajinaba por el cielo benidormí: la que coronaba el InTempo. Pero a finales de diciembre de ese mismo año, la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos de la Reestructuración Bancaria), también conocida como el banco malo, se quedó el crédito financiero del edificio que estaba llamado a marcar un antes y un después de la arquitectura en Benidorm. EL PAÍS ha tenido acceso a documentación que muestra que más que establecer un punto y aparte en la historia de la ciudad turística, es la historia de un cúmulo de incompetencias.

Su inicio representa la alegría de una época de créditos desmedidos y construcción desmelenada. Con un capital inicial de 3.100 euros se constituyó Olga Urbana para construir, según reza su promoción, “un incuestionable estandarte de futuro” que escalaría 200 metros hasta las nubes. La extinta Caixa Galicia le prestó 92 millones de euros en 2005, una hipoteca que acabó en Nova Caixa Galicia tras la fusión de cajas gallegas y posteriormente en la Sareb. El banco malo se quedó InTempo con una quita del 50% por 46 millones y le metió un suplemento arbitrario de 11.

La situación del proyecto no trascendió hasta la semana pasada y es compleja: su crédito pertenece a la Sareb; el edificio, no obstante, es propiedad de Olga Urbana y únicamente la inmobiliaria Maxxima puede venderla, según el contrato firmado.

La historia todavía inacabada de este mastodonte urbano de más de 47 plantas y 269 viviendas es un compendio de situaciones atípicas. Según narraron fuentes cercanas al corazón del proyecto, en 2009 la obra sufrió el primer percance cuando la empresa constructora entró en liquidación. La crisis rugía y la caja de ahorros gallega paró la obra y estudió su viabilidad, que le debió parecer posible. Encargó a una empresa de Madrid, Suasor, el control de gastos del proyecto. Su ahorro serían sus comisiones.

Los trabajadores de la antigua constructora constituyeron una nueva, Kono, que presentó una propuesta para continuar con el edificio. Suasor, muy interesado por el proyecto de la empresa alicantina durante su elaboración, sorprendió al negarse finalmente a la propuesta en favor de otra empresa de Madrid, Eyte.

Esta situación resulta un tanto peculiar al observar ambas propuestas sobre papel. El proyecto madrileño coincide con las medidas que proponía el alicantino hasta en el segundo decimal. Coincidir a 460 kilómetros de distancia en todas las medidas de semejante proyecto es toda una carambola.

La diferencia estriba en que el madrileño arrastraba errores de bulto. Por ejemplo: yerran la posición de la estructura de acero del edificio por siete pisos. Los precios ofrecidos por las 2.500 toneladas de acero y los 29.000 metros cúbicos estaban fuera de mercado, “una bajada temeraria” en palabras de la inmobiliaria Maxxima, que también vio los informes. Olga Urbana impuso su criterio: los antiguos trabajadores continuarían la obra. La relación entre Kono y Suasor a partir de aquí fue de todo menos fluida.

Y así volvió en 2010 a arrancar InTempo, a trompicones: el primer mes de cobro Caixa Galicia paralizó el pago porque quería que todos los trabajadores domiciliaran su nómina en la entidad. La constructora se negó. Meses más tarde se tiraron cuatro meses sin cobrar. Llama la atención también que hasta que no construyeron los primeros 23 pisos no se pensó en poner un montacargas para los 41 operarios que subían y bajaban escaleras.

En abril de 2011, con el hormigón puesto hasta la planta 46 todavía no estaban listos los planos de la 47. En julio, el montacargas se cayó con 13 operarios dentro y las ambulancias no pudieron acceder al lugar al no estar acondicionada la entrada de vehículos por ahorrar costes. Varios trabajadores tuvieron heridas muy graves.

El agosto siguiente, los obreros amenazaron con una sentada por cobrar con retraso. La contestación a sus peticiones de Javier Frías, un cargo de la promotora, fue por correo electrónico: “Puede que a alguno no le interesen las condiciones de trabajo por lo que decida marcharse. Así nos van haciendo un favor”, escribió.

En enero de 2012, una nueva sorpresa: no se había tenido en cuenta el hueco del ascensor, como bien se ve en los diseños promocionales donde no constan los típicos espacios dedicados en las azoteas a los motores elevadores. “El espacio estaba calculado para un bloque de 20 plantas”, narran las mismas fuentes. Y el pasado mayo, como colofón, los arquitectos directores del proyecto (el despacho de Pérez Guerra y Olcina y Radúan Arquitectos) dimitieron. Han preferido callar.

InTempo tiene un 94% de su estructura completada y el 35% de las casas vendidas. La fecha de finalización actualmente está fijada en diciembre de 2013. El proyecto está lastrado por denuncias de estafa, embargos y reclamaciones de clientes y proveedores. A Kono, sin actividad ahora mismo, se le debe un millón de euros por obra ya construida. El total de deuda a proveedores es de 2,5 millones de euros. El edificio ideado para “marcar una época”, según reza su promoción, ha acabado siendo la metáfora perfecta de un tiempo de excesos.

La obsesión de ‘Beniyork’

Benidorm no tiene límite de altura ni lo quiere. Su modelo urbanístico tiene detractores, pero también defensores del prestigio del sociólogo del urbanismo Henri Lefebvre, quien la definió como la ciudad más habitable construida después de la Segunda Guerra Mundial. Apodada cariñosamente como la pequeña Manhattan o Beniyork, ha albergado varias historias como la del InTempo. Sus otros dos edificios más altos —el Hotel Bali y Torre Lugano— se han cimentado sobre polémica.

“Muchos promotores no se han bajado aún del burro”, confiesan fuentes del Ayuntamiento a modo de crítica hacia lo ocurrido con este edificio. “No pueden mantener los precios de 2005 como si aquí no hubiera pasado nada”, aseveran en un Consistorio en el que se parten el pecho por sus constructores. Con todo, de momento, asegura Olga Urbana, no prevén variarlos. Un piso con un dormitorio en InTempo arranca con un precio de 358.000 euros y va ascendiendo cada diez plantas.

El empresario que controla el 60% de Olga Urbana, José Ignacio de la Serna, llegó a Benidorm de su Vizcaya natal y se hizo hueco a golpe de rascacielos. En su haber cuenta también con la quinta torre más alta del municipio, Negurigane, de 145 metros. En la ciudad se lo define como “un empresario de rompe y rasga”, muy al uso en el Mediterráneo, sin formación universitaria, hecho a sí mismo.

El perfil de De la Serna encaja con el personaje que creado por Bigas Luna e interpretado por Javier Bardem en Huevos de Oro. Aquella película, que narra la obsesión de un joven empresario empeñado en construir un rascacielos, fue filmada en El Bali, el edificio más alto hasta que llegó InTempo. El Bali en sí fue una obsesión de 186 metros de altura que tardó 15 años en realizase.

Cuestión de longitud

“En Benidorm, a veces, con lo de los rascacielos hay mucho de quién la tiene más larga”, confiesan en un Ayuntamiento, apodado el rascasuelos por ser una construcción horizontal, rarísima desde los años sesenta del siglo XX. La historia del InTempo se acerca a la de la Torre Lugano, la tercera más alta, que en septiembre verá como comienza un juicio en el que sus inquilinos-compradores reclaman 28,2 millones de euros.

¿Son necesarios edificios como InTempo? Sirva la respuesta municipal: “Aquí nadie construye una torre por debajo de las 20 alturas. Te puede gustar o no, pero es nuestra personalidad”. Benidorm es una de las cinco ciudades europeas que más rascacielos concentra. En verano pasa de tener unos 75.000 habitantes a casi medio millón. Su consumo de luz y agua es más que sostenible.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana