Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

Los ingenieros técnicos de obras públicas también pueden certificar

En las grandes ciudades vienen haciendo las inspecciones técnicas de edificios

En edificación residencial tienen vedados el diseño y distribución de volúmenes

Paloma Gázquez, presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles

Contar con la certificación energética es obligatorio para los promotores o propietarios a la hora vender o alquilar desde el pasado uno de junio. Se circunscribe a viviendas, locales y determinados inmuebles de uso público y quedan excluidos los alquileres temporales. Hasta ahí hay acuerdo y parecía claro que solo los arquitectos, aparejadores e ingenieros industriales eran los competentes para certificar. El Ministerio de Industria ha venido a aclarar que no es así. Hasta 17 ingenierías pueden emitir este tipo de certificados que han sido traídos al mundo de forma precipitada.

Paloma Gázquez, presidenta del Colegio de Ingenieros de Obras Públicas e Ingenieros Civiles, reivindica su parcela concreta:  "Aparte de estudiar hidráulica o hidrología, también nos ocupamos de las obras de urbanización, además de carreteras, túneles u obras hidráulicas. En lo que tiene que ver con la edificación tenemos mucha carga lectiva de geotecnia y geología, que es donde se asientan las edificaciones. También estudiamos estructuras, desde cimentaciones a hormigón o metálicas, así como materiales de construcción, como el cerámico o los ladrillos y hormigón, y temas energéticos y eléctricos... todo eso nos capacita para hacer cualquier obra de edificación, aunque la Ley de Ordenación de la Edificación veta nuestra participación en todo lo relacionado con el diseño y la distribución de volúmenes en los edificios residenciales, una situación que podría cambiar al estar dentro del marco europeo", indica.

Desde hace mucho tiempo aclara que buena parte de sus colegiados están haciendo las inspecciones técnicas de edificios en ciudades como Palma de Mallorca, aunque no así en las de Catalunya. "Muchos compañeros vienen trabajando en todo tipo de edificación no residencial y, específicamente, en aspectos de eficiencia energética y con los materiales y sistemas constructivos más eficientes. En lo que se refiere a la nueva Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas estamos capacitados para atender las tres patas que incluye: eficiencia, inspecciones técnicas y accesibilidad", explica.

Destaca la versatilidad de su profesión, que se enfrenta a un 15% de desempleo.

El Ministerio de Industria lo deja claro: también pueden expedir la certificación ingenieros como los navales, los de telecomunicaciones o los técnicos topógrafos, por citar algún otro. Esto se traducirá en más competencia en el mercado que, según la teoría, beneficiará a los usuarios que, de momento, se enfrentan a un requisito más que cumplir y quizá con el tiempo lo anoten como un beneficio medioambiental y patrimonial.

En el mismo documento "Respuestas frecuentes sobre el RD 235/2013, de 5 de abril", el Ministerio aclara que el certificado es único y debe estar suscrito por un solo técnico competente. Y, por otra parte, que debe incluir, entre otros, "el documento de recomendaciones para la mejora de los niveles óptimos o rentables de eficiencia energética del edificio". La no inclusión será sancionable.

Junto a precisiones como la de que no es obligatorio que los garajes y trasteros de un edificio tengan que obtener la certificación, al no considerarse partes de un edificio y ser espacios no habitables, hay otros que permiten decir ¡la polémica está servida!

Más información