Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tierra del millón de oportunidades

El Gobierno de Ollanta Humala resalta su esfuerzo por eliminar la burocracia durante el foro ‘Invertir en Perú’, organizado en Lima por El PAÍS y La República

El presidente Ollanta Humala interviene en el foro Invertir en Perú

En los últimos 12 años, por el Gobierno de Perú pasaron 11 ministros de Economía que, mediante políticas neoliberales, dibujaron un impresionante cuadro macroeconómico, con unas líneas ascendentes de crecimiento que bailan entre el 6% y el 7% anual en el último lustro. Sin embargo, durante el foro Invertir en Perú —organizado por EL PAÍS y el grupo peruano La República—, ministros, empresarios y economistas anotaron que si no se lucha contra las grandes desigualdades, si no se empieza ya a superar los déficits de infraestructuras y servicios básicos como la educación y la salud, las vacas gordas del crecimiento no llegarán muy lejos.

El encuentro, celebrado el jueves en Lima, podía haber girado en torno al ombligo de las excelentes cifras. Perú ocupa el puesto 43 entre 185 países con facilidad para hacer negocios y el segundo lugar en Latinoamérica después de Chile, según el Banco Mundial. Y cuenta con una inflación del 2% que para sí quisieran la mayoría de las naciones vecinas. Sin embargo, los participantes hicieron hincapié en todo lo que falta aún para completar el cuadro.

De izquierda a derecha: Juan Luis Cebrián, presidente de EL PAÍS; Ollanta Humala, presidente de Perú, y Gustavo Mohme Seminario, presidente del grupo La República.

El presidente, Ollanta Humala, tiró la primera piedra. “Necesitamos cambiar la cultura de la burocracia, que muchas veces se ampara en un informe legal para detener o bloquear un proceso, un paso, un permiso”, dijo. “Esos son los temas que día a día tenemos que batallar. Porque a lo que más le teme un burócrata es a un proceso administrativo y que lo expulsen. Tenemos que darles confianza a los que toman las decisiones”.

En ese sentido se expresó también el presidente de Telefónica de Perú, Javier Manzanares: “El país ha crecido muy rápidamente, pero las instituciones no lo han hecho al mismo ritmo. A veces no se dan cuenta de que estamos en un Perú muy distinto del de hace veinte años. Ahora, el funcionario tiene responsabilidad por no hacer. No solo por hacer o hacer mal, sino por no hacer”.

Perú tiene una inflación del 2% que para sí quisieran las naciones vecinas

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, también se mostró exigente. “Las últimas reformas reales fueron hace veinte años, y toca completar las que faltan”, afirmó. “Lo más elemental no está: la educación, una infraestructura para que el sector industrial entre en mayor capacidad”. El ministro asumió que faltan economistas, ingenieros, técnicos, especialistas... Y además: “Tenemos que dar estos bienes y servicios públicos mínimos: fibra óptica, carreteras, buenas escuelas… Es el empujón que ya dieron otros países mucho antes que nosotros”.

Formar a la gente. Ahí radica la clave también para el director del Banco Central de Reserva, José Gallardo. “Sin capital humano, por más que haya carreteras, no va a haber crecimiento en los niveles que queremos”, sostuvo. “Por ahora no importa, pero en diez años va a importar”.

Mientras tanto, hay todo un capital humano por descubrir. A Víctor Peón, director ejecutivo de Repsol Perú, lo que más le sorprendió del país cuando llegó hace tres años fue “la calidad de la clase empresarial, su capacidad de innovación”. El presidente de Telefónica Perú también incidió en ese rasgo: “Si hay algo en lo que destaca el empresario peruano, y en general el peruano, es en la creatividad y en las ganas de hacer cosas. Una de las cosas que anima a invertir en Perú es su gente. Perú es una sociedad milenaria desde el punto de vista cultural, pero desde el punto de vista socioeconómico es muy joven. Y eso es bueno, primero porque hay muchas cosas por hacer. Y segundo porque el peruano tiene ganas de hacerlas”.

El ministro de Finanzas, Luis Miguel Castilla

Hay ganas, pero no siempre se encuentra el camino. Y la imagen clara de esa frustración es el panorama de las Pequeñas y Medianas Empresas (pymes), descrito por Ignacio Lacasta, director de Desarrollo de Negocio de América del Sur de BBVA. Lacasta comentó que en Perú el 99% de las empresas son pymes. Unos 3,2 millones de estas emplean a casi ocho millones de personas, el 66% de los trabajadores. Pero no llegan ni al tercio de esos 3,2 millones las empresas que disponen de acceso al crédito. Y sin crédito no hay crecimiento empresarial.

Lacasta solicitó que, en ese espíritu de agilización de trámites, las políticas públicas ayuden a los bancos a evaluar los créditos y potencien la cobertura de las centrales de riesgo. El ejecutivo destacó los planes de la entidad en Perú, sede de su primera inversión internacional. “En los próximos diez años queremos acompañar la internacionalización de la mediana empresa peruana, en Chile y Colombia, mediante la interconexión con Santiago y Bogotá”, anunció Lacasta durante la mesa La adaptación de las empresas globales al nuevo paradigma, moderada por el director de EL PAÍS, Javier Moreno.

En el mismo debate, el director del Instituto Peruano de Economía, Miguel Palomino, subrayó el papel que puede desempeñar la empresa privada. “Por la forma en que se estructura nuestra democracia y la debilidad de los partidos, hay un problema de mantener la visión de largo plazo. Y la empresa privada puede dar esa perspectiva que Perú necesita”.

Tras la estabilidad macroeconómica, es hora de combatir las desigualdades

Al clausurar el evento, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, perteneciente al izquierdista Fuerza Social, quiso derribar el mito de que “los Gobiernos de izquierdas están peleados con la inversión”. “La municipalidad metropolitana de Lima generó confianza en el mercado. No solo la mantuvo, sino que la hizo crecer”. Y eso, según Villarán, se ha demostrado ya con 7.000 millones de soles (1.930 millones de euros) comprometidos ya en infraestructura.

Villarán dijo que en Lima, igual que en el resto del país, queda mucho por hacer. Y hay ganas de hacerlo bien.

El foro empresarial fue auspiciado por Repsol, Telefónica, BBVA, la Pontificia Universidad Católica de Perú y la Municipalidad Metropolitana de Lima. En su organización colaboró la Comisión de Promoción de Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú).