Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Renfe comienza a suprimir trayectos y frecuencias sin avisar a los viajeros

Los enlaces ferroviarios más deficitarios se están reduciendo entre mayo y junio

El recorte de oferta de trenes afectará a 900.000 viajeros, según la operadora

pulsa en la foto
Fuentes: Plan de Adecuación de Servicios 2013, de Renfe y elaboración propia.

Renfe está ejecutando sin ninguna publicidad para los viajeros el plan de supresión de trayectos y reducción de frecuencias de los servicios no rentables de líneas regionales y de media distancia. El plan, que afecta en mayor o menor medida a todas las regiones comenzó a ponerse en práctica a comienzos de mayo y se completará durante este mes hasta el próximo día 23 de junio.

El denominado Plan de adecuación de servicios, un documento de trabajo entregado a los miembros del consejo de administración de la operadora a comienzos del pasado mes mayo, contiene los principales cambios en la oferta de media distancia y va en la línea del objetivo del Ministerio de Fomento de supresión de los trayectos y de las estaciones que se consideren ineficientes por su baja rentabilidad o escasa ocupación. Antes del próximo 30 de junio, el Consejo de Ministros deberá definir qué servicios resulta pertinente sujetar a obligación de servicio público, es decir, cuáles se subvencionan y cuáles se cierran.

Parte de ese trabajo ya está hecho con la ejecución del propio plan de ajuste de Renfe. Las regiones más afectadas son Galicia, Castilla y León, Andalucía y Extremadura en donde se han suprimido completamente varios trayectos (Fomento insiste en que no se pueden llamar líneas porque seguirán cubiertas por otros trenes de Larga Distancia o Alta Velocidad)

Renfe, que no ha hecho público el plan de ajuste ni ha dado publicidad al cierre de servicios, cifró ayer el ajuste en un 5,7% del total de la demanda de servicios de media distancia, es decir, a unos 900.000 viajeros afectados. La reordenación supondrá la reducción de unas 500 frecuencias, al pasar de las algo más de 3.500 a las algo más de 3.000, según fuentes de la operadora pública.

Horas antes, el presidente de Renfe, Julio Gómez Pomar, había estimado, en un acto organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que el ajuste afectaría entre un 10% y un 20% del total, es decir, entre 3 y 4,5 millones de viajeros, pero fuentes de la empresa precisaron luego que se trataba de un error. El informe de Ineco, de abril de 2012, estimaba en 1,6 millones los viajeros afectados por los planes de racionalización de Fomento.

Este baile de cifras viene a refrendar la nocturnidad y la escasa publicidad que tanto desde Renfe como desde el Gobierno quieren darle a este espinoso asunto. De hecho, muchos viajeros se han enterado por la web de Renfe de la supresión de los servicios. Ayer mismo, la web de Renfe no permitía comprar billetes con cierta antelación de las líneas afectadas cuyos cambios se van a ejecutar durante este mes como el Madrid-Gijón.

Simancas (PSOE) acusa al Gobierno de cerrar líneas "de tapadillo"

Así, por ejemplo, ha ocurrido en Galicia. Entre los trenes que dejaron de circular ya el pasado domingo y los que pararán a finales de este mismo mes, la región perderá 50 de los 485 servicios semanales internos que prestaba Renfe, el 10,3%. En realidad, los servicios regionales suprimidos han sido muchos más, pero la empresa ha paliado parte de ese recorte con más trenes a Madrid, que permiten mantener en gran medida las comunicaciones entre las principales ciudades gallegas. Pero los trenes que quedan han dejado de tener tantas paradas intermedias, lo que supone el cierre de 22 pequeñas estaciones sin apenas viajeros y que varias decenas más pasen a tener una única parada al día. Con estos cierres, Galicia habrá perdido el 40% de las existentes hace diez años. La principal línea afectada es la Ourense-Puebla de Sanabria, cuyos 14 servicios semanales, uno diario en cada sentido, desaparecerán a finales de mes.

Extremadura va a ser otra de las comunidades más perjudicadas. Hasta siete trenes (con 14 circulaciones diarias) va a dejar de prestar servicio. Uno de ellos, el de media distancia entre Llerena y Sevilla, ya lo hizo el pasado domingo, mientras que otros seis trenes figuran en la propuesta de supresión a partir del próximo día 16.

Las regiones más afectadas son Galicia, Castilla y León, Andalucía y Extremadura

En Andalucía, la mayor parte del ajuste previsto ya se ha ejecutado. En las dos últimas semanas se han cerrado seis servicios y han dejado de circular 16 trenes. El pasado 19 de mayo se cerraron Córdoba-Bobadilla y Algeciras-Ronda, mientras que el pasado domingo 2 de junio dejaron de circular los trenes de Huelva-Jabugo-Zafra, Sevilla-Llerena y los que unían Linares-Baeza con Almería y con Granada. La supresión de estas líneas ha supuesto la eliminación de 42 paradas.

Madrid pierde media docena de trenes, bien de forma total o bien reduciendo el servicio a días sueltos de la semana. Desde el 2 de junio se suprimieron los dos trenes Alvia que conectan Madrid y Barcelona y, para el verano, se prevé reducción temporal de los trenes de Alta Velocidad en ambos sentidos.

El plan de racionalización de Renfe ha recortado las frecuencias del servicio entre Cuenca y Valencia. Esta línea perdió a partir del pasado 26 de mayo un servicio por sentido. De la reducción de trenes entre Valencia y Teruel, la compañía asegura que no se ha llevado a cabo el recorte después de que el Gobierno de Aragón trabaje en un acuerdo con Renfe para que no se interrumpa el servicio.

El grupo parlamentario socialista pedirá el próximo 11 de junio en la Comisión de Fomento que se retire este plan “cuyos únicos criterios son la ocupación y la rentabilidad económica, en lugar de otros como la movilidad o su afección al empleo”, critica el diputado Rafael Simancas. El diputado acusó al Gobierno de actuar “de tapadillo” sin informar públicamente de las modificaciones que “deberían estar ya a disposición de todos los ciudadanos en la web de Fomento y Renfe”.

Con información de Cristina Vázquez, Ginés Donaire, Daniel Cordero, David Reinero, Carlos Laorden, Pilar Álvarez, Mikel Ormazabal y Ramón Muñoz.