Selecciona Edición
Iniciar sesión
JOSÉ IGNACIO GOIRIGOLZARRI / Presidente de Bankia

“No se ha rescatado a los banqueros, sino a los depositantes”

El presidente de Bankia asegura que no requiere más capital público, insiste en que el Estado podrá recuperar las ayudas y admite que los gestores de algunas cajas son los responsables de la crisis.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en su despacho en la sede central de la compañía.

José Ignacio Goirigolzarri (Bilbao, 1954) ocupa el mismo despacho que sus antecesores Miguel Blesa y Rodrigo Rato, ambos ahora imputados. Es acristalado y sobrevuela Madrid, desde una torre inclinada. Habla tranquilo, seguro de lo que dice y con un tono de humildad. Está más de dos horas sin una llamada, sin una interrupción. Un año después de la segunda mayor quiebra bancaria europea, este gestor no oculta su orgullo de que Bankia sea “un banco fuerte, que ahora necesita ser rentable”, tras una inyección de 22.424 millones por el Estado.

Asegura que no se arrepiente de haber aceptado el reto de reflotar Bankia y repite machaconamente que los que dirigen la entidad “solo son gestores con la misión de que el accionista, el Estado, recupere el máximo posible de su inversión”. No le gusta hablar mal de sus antecesores, pero no esconde que los culpables de esta crisis “son los gestores de las entidades que ya no existen”.

Pregunta. ¿Qué balance hace del primer año en Bankia?

Respuesta. Cuando llegué, por no tener, este banco no tenía ni cuentas auditadas. Ahora, tras un gran esfuerzo de todos los que integramos Bankia, tiene un plan de transformación aprobado por Europa, un proceso de capitalización que acaba la semana que viene, un balance potente y un cambio de gobierno corporativo muy fuerte. El reto es convertir el banco sólido que tenemos en rentable. Si hace un año me hubieran dicho que íbamos a estar donde ahora hemos llegado, hubiera firmado, pero el partido acaba de empezar y nos queda un camino que sabemos que es largo y difícil.

“Cuando llegué, por no haber, en Bankia no había ni cuentas auditadas”

P. ¿Necesitará más capital?

R. No, está descartado. Estamos generando capital orgánicamente con nuestro negocio gracias a los ingresos y a la reducción de activos de riesgo. Tenemos una posición muy fuerte de capital y debemos generar beneficio para poder dar dividendos.

P. Pero generar beneficios es más difícil en este entorno…

R. Mantenemos los objetivos de ganar este año 800 millones y 1.200 millones para fin de 2015. El entorno es complejo, pero Bankia tiene un plan de ingresos constantes hasta 2015 y una fuerte reducción de gastos.

P. Las preferentes han dejado grandes heridas en los clientes.

R. Eso es verdad, pero la quita es una exigencia de Europa. El arbitraje va a ser muy positivo. Está claro que muchos clientes están decepcionados y lo tenemos en cuenta. Sin el problema de las preferentes y subordinadas, el plan de recuperación de Bankia sería más fácil, porque se evitaría este daño comercial.

P. ¿Ha afectado a los depósitos?

R. Sin ninguna duda.

P. ¿Volverá Bankia a vender productos parecidos?

R. Nuestros principios son la transparencia, la cercanía al cliente y la integridad en la gestión, y no nos los vamos a saltar.

P. Novagalicia pidió perdón por la venta de preferentes. ¿Se lo ha planteado Bankia?

“Sabemos que muchos clientes están decepcionados por las preferentes”

R. Hicimos una campaña de publicidad admitiendo errores. Lo que teníamos que decir ya lo hemos dicho.

P. Pero no pidieron disculpas…

R. Se admitían errores.

P. ¿Eso es todo?

R. Es la terminología que cada uno le quiera dar a las cosas. La admisión de errores por parte de una entidad financiera es suficientemente potente.

P. ¿Están perdiendo depósitos frente a la banca sin ayudas?

R. Tuvimos una caída de cuota importante de mayo hasta agosto o septiembre, a partir noviembre se empezó a estabilizar y en marzo hemos mantenido el saldo estable. En fondos de inversión llevamos cuatro meses subiendo cuota. Hemos normalizado el negocio, aunque es previsible que con la reducción de oficinas tengamos un nuevo impacto en depósitos y pérdida de clientes, pero esto convivirá con nuestro intento de que clientes que el pasado año sacaron parte de sus ahorros los vuelvan a traer a Bankia.

P. ¿Cómo se motiva a la plantilla cuando tiene un ERE en marcha que afectará a 4.500 empleados y 1.100 oficinas?

“El Estado puede recuperar las ayudas, pero no en dos o tres años”

R. Hemos realizado el ERE por territoriales empezando por Madrid y Comunidad Valenciana, además de la banca de empresas, que supone el 60% del negocio. En estas áreas ya está culminada la reestructuración totalmente. A la plantilla actual se le está formando en visión comercial, cuenta de resultados, modos de dirección… Además, para el 31 de mayo habremos cambiado los rótulos de las oficinas y los cajeros de esas zonas, para lo que hemos presupuestado 300 millones.

P. ¿Qué diferencia existe entre esta red y la del BBVA?

R. Bankia es el producto de siete cajas y se notan diferencias por territorios. Es una red en proceso de fusión y hay que homogeneizar los procedimientos. Puede ser que faltara una base comercial, pero cuenta con una gran base informática sobre la clientela que nos permite avanzar muy rápido en temas comerciales.

P. ¿Entre sus objetivos está dar más créditos?

R. Sin duda. Pero en hipotecas de particulares hay poca demanda. También queremos potenciar el préstamo al consumo en la red de oficinas, en base a los clientes elegidos por nosotros en función del riesgo. Hemos subido cuota en crédito, aunque desde bajos niveles. En empresas tenemos el objetivo claro de aumentar el crédito sin hacer tonterías, sin tener que meter más provisiones. Necesitamos dar créditos porque si no, no seremos rentables. Aunque estamos concediendo menos del presupuestado, estamos ganando cuota. La red llevaba años sin dar créditos porque había problemas de liquidez y capital. En 2013 uno de los objetivos es dar créditos.

P. ¿Por ser un banco público está obligado a dar más crédito?

“Necesitamos dar créditos porque si no, no seremos rentables”

R. No, debemos dar crédito porque es bueno para la rentabilidad del capital, porque lo necesitamos y es bueno para la sociedad.

P. ¿Se siente presionado por las reclamaciones de los políticos y del Gobierno que piden que la banca dé crédito?

R. No, no me siento presionado o, mejor dicho, igual que si estuviera en otra entidad. La independencia es total.

P. La norma sobre refinanciaciones ¿frenará más el crédito?

R. No lo creo. Pero en general las nuevas regulaciones para hacer bancos más solventes no son gratis: impacta en la cantidad y en el precio del crédito.

P. ¿Cree que hay una obsesión reguladora por dar más solvencia a los bancos que puede acabar con el crédito a las empresas?

R. Creo que ha habido un movimiento pendular de los reguladores en Europa, pero la regulación no es la culpable de la falta de crédito. No puede haber bancos sanos si no dan crédito, salvo en el corto plazo, pero hay que tener bancos sanos para financiar la economía. En América Latina era recurrente este asunto cuando se acaban las crisis. A México le costó mucho salir de la crisis del tequila, porque la banca no se capitalizó hasta el año 2000, y se convirtieron en una rémora para la economía. No se puede ser rentable si no cumples tu función.

P. ¿Cree que sin una segunda recapitalización a la banca no llegará el crédito?

“Ya nadie piensa que Bankia sea el problema del sector financiero”

R. Solo puedo hablar de Bankia. Me parece frívolo hablar de lo que necesitan los competidores. En cuanto al crédito, no hay que olvidar que esta es una crisis de sobreendeudamiento por lo que el nivel de crédito tiene que bajar. En España no ha descendido hasta el segundo trimestre de 2012 y en 2013 y 2014 seguirá bajando. Pero esta caída debe ser compatible con que suba el crédito dirigido a proyectos con futuro. Lo importante es ver los flujos del crédito. Mi diagnóstico es que después del verano el crédito fluirá, en este sentido, porque la liquidez de las entidades es cómoda.

P. ¿Por qué la morosidad de Bankia es tan alta, el 13%, pese al traspaso de activos al banco malo? Algunos dicen que solo Bankia dice el dato correcto y los demás ocultan parte de los morosos…

R. La morosidad en Bankia es alta, pero no creo que suba este año. Tenemos colectivos que aportan mucha morosidad, en hipotecas de particulares tenemos el 7,5%. Y no creo que el sector oculte la morosidad.

P. ¿Habrá algún tipo de relación entre Bankia y las otras nacionalizadas, Novagalicia y CatalunyaBanc?

R. Bankia es un proyecto bien definido y es bueno que siga independiente. No veo a corto plazo un proyecto de holding o similar.

P. ¿Hay colaboración con el FROB para buscar posibles delitos?

R. Sí, y tenemos un procedimiento abierto para detectar operaciones no ortodoxas, incluso con investigadores externos.

P. ¿Habrá nuevos casos ante los juzgados?

R. Se sigue revisando todo y lo que salga se llevará a los tribunales.

P. El caso Bankia, con Rodrigo Rato en la Audiencia, y el de Miguel Blesa, supone que los dos presidentes de lo que fue esta entidad están en los juzgados. ¿Supone un gran desgaste?

R. No es bueno estar en los periódicos por razones ajenas al negocio y nos gustaría que estos procesos se agilizaran.

P. ¿Qué sintió cuando le dijeron que encarcelaban a Blesa?

R. Fue una sorpresa para mí, pero no tengo que opinar sobre temas judiciales.

P. ¿Cómo se prepara a la red ante estos escándalos?

R. Con la mayor transparencia posible con los empleados.

P. ¿Mantiene la idea de repartir dividendos en 2015 con cargo a los resultados de 2014?

R. Creo que es que lo lógico que en 2015 se dé dividendo. Nosotros somos los gestores y tenemos que crear valor para que los propietarios tengan el máximo de alternativas donde elegir. Y ellos tienen que ser los que decidan.

P. ¿Qué sería más rentable, vender la entidad a alguien o por tramos en Bolsa?

R. Mi opinión es que lo razonable, en las condiciones actuales, es ir creando valor y privatizar por tramos colocando acciones, al principio solo a inversores institucionales. Es un proceso no corto en el tiempo.

P. ¿Sigue pensando que el Estado ganará dinero con Bankia?

“Los gestores de algunas entidades son responsables de esta crisis”

R. El Estado puede recuperar las ayudas porque tenemos una estructura para ello. Tengo la esperanza de que se puedan recuperar, pero no en dos o tres años. Y eso dependerá de los beneficios y de cómo esté el mercado. Lo importante es que tengamos una franquicia estabilizada y rentable. Hace un año el problema de la falta de estabilidad del sistema financiero era Bankia. Un año después, sin falsa modestia, creo que nadie piensa esto.

P. Ha habido críticas porque había planes de recapitalización de Bankia que pedían 7.000 millones frente a los 22.424 millones que usted reclamó…

R. Había dos posiciones: unos que decían que no había que meter más dinero en Bankia porque era imposible de reflotar por lo que se debía trocear. Un año después, quien decía eso, ya no lo dice. Lo digo sabiendo que nos queda muchísimo partido por delante. Y había otra gente que decía que esto se podía hacer con menos dinero. Llegaron los test de estrés y confirmaron nuestras cifras. Contra hechos, no valen argumentos.

P. ¿Cómo saldrá Bankia en las próximas pruebas?

R. Espero que bien porque tenemos un balance bien provisionado. Mientras esto sea así, el tiempo juega a nuestro favor.

P. ¿Le preocupan los vaivenes en Bolsa, especialmente esta semana que hasta han provocado una investigación de la CNMV?

R. Ha sido motivo de preocupación para nosotros. El mercado es muy estrecho y alguna gente ha hecho operaciones que, desde el punto de vista de fundamentales, no tenían ningún sentido. Eso, honestamente, a los gestores no nos ha gustado nada. Sobre lo sucedido el jueves, nos congratulamos de la decisión de la CNMV de analizarlo. Es necesario que haya absoluta transparencia. Dicho esto, el precio de la acción de Bankia está ahora en línea con el de los competidores domésticos. Nuestro reto es generar valor, y en ello estamos, con la vista en el medio y largo plazo.

P. ¿La decisión de cambiar de auditor supone pasar página?

R. Yo lo enmarco en los cambios de gobierno corporativo que hemos hecho y seguimos haciendo. Hemos cambiado el Consejo, creado un consejero independiente coordinador y, en este contexto, nos parecía que era bueno cambiar de auditor.

P. ¿Entiende la indignación que hay en la gente contra los banqueros y contra las cajas en particular?

R. A mí me gustaría matizar. Las ayudas públicas han estado en parte de las cajas. Los bancos privados no han necesitado ayudas. No se deben crear estereotipos que no son ciertos. Y, en segundo lugar, siempre he creído que la profesionalización de la gestión es fundamental y es lo que hemos hecho en Bankia.

P. Pero Bankia, y otras, han recibido miles de millones de ayudas públicas y siguen practicando desahucios. ¿Quién rescata a los ciudadanos?

“No haremos obra social; apoyamos la responsabilidad corporativa”

R. Se dice que se rescata a los bancos y a los banqueros y no a los ciudadanos, pero la inyección de capital en Bankia no se hace para preservar a los accionistas, desafortunadamente para ellos. A los banqueros tampoco se ha protegido porque los consejos de esta casa se han cambiado todos y, al menos en Bankia y en el tiempo que yo he estado, sin indemnizaciones de ningún tipo. Ni a los accionistas, ni a los banqueros, ni a la gente que está trabajando en esta casa, que tiene una reducción de plantilla de 6.000 personas, con una reducción de sueldos. ¿A quién se salva? A los depositantes. A los siete millones y medio de depositantes. Por eso se invierte en los bancos. Y los depositantes son personas.

P. Frente a los desahucios, ¿la banca pública tiene que comportarse como cualquier otro banco?

R. Tenemos que tener claros los principios, tener la responsabilidad social corporativa a flor de piel, pero no es bueno mezclar las cosas. Gestionamos la entidad con criterios de profesionalidad idénticos a los de cualquier entidad. Esto es compatible con que hagamos todo lo posible para evitar que personas pierdan su hogar ofreciendo todo tipo de alternativas. En este tema tenemos una especial sensibilidad, no por ser banca pública, sino porque es parte de nuestra misión. Hemos hecho 88.000 readecuaciones de hipotecas, en torno al 10% de la cartera. En estos momentos nosotros nos estamos dirigiendo a los clientes que, aunque no estén en impago, estamos viendo que pueden tener algunos problemas y nos estamos acercando a ellos para ofrecerles soluciones. Además de eso, hemos realizado 4.000 daciones en pago. Dicho eso, hemos realizado desahucios de primera vivienda, pero es un porcentaje muy pequeño. Estos clientes no están afectados por la hipoteca, sino por el paro y la recesión. La hipoteca es un efecto, no es la causa. Y hay que recordar que Bankia es la entidad que más pisos ha aportado, 1.000 en total, al Fondo Social de Vivienda.

P. También son los que más desahucios habían hecho antes...

R. No hay datos buenos sobre eso. Pero si nuestra tasa de mora es más alta que la del resto, es posible que tengamos más.

P. ¿La dación en pago es la línea roja que cree que no se debía traspasar en la reforma de la ley hipotecaria?

“Hemos hecho 88.000 readecuaciones de hipotecas, el 10%”

R. Desde luego. Si se hiciera retroactiva, podría darse el caso de que un cliente que ha comprado una casa en la costa reclamara ahora al banco que su inversión ha caído a la mitad para que nos hiciéramos cargo.

P. ¿Qué va a quedar de la obra social de las cajas?

R. La obra social que había en las cajas se iba a alimentar de los dividendos, pero dado que no tienen participación, se han convertido en fundaciones; tienen su patrimonio y con él harán su obra social. Nosotros no podemos replicar eso en absoluto porque tenemos accionistas ante los que responder. Bankia no puede replicar la obra social de las cajas ni se le puede pedir que la replique.

P. Ha dicho que se siente independiente, pero ¿qué pasará con la venta del 12% que tiene en IAG, la matriz de Iberia, sobre la que hay presión política por mantener cierta españolidad?

R. Trataremos a IAG con los mismos criterios que a las demás: publicidad y concurrencia clara, es decir, no daremos preferencia a nadie. Haremos lo mejor para nuestros accionistas.

P. ¿Se ha acercado Catar a Bankia o a IAG?

R. Con nosotros no han negociado. IAG ha dicho que tampoco con ellos.

P. ¿Qué le ha parecido el final de Alfredo Sáenz o la posibilidad de que fuera inhabilitado?

R. En este asunto hay un tema jurídico, en que no puedo entrar, y otro profesional. Fue mi jefe y ha sido uno de los mejores banqueros que he conocido en mi vida.

P. ¿Cree que la Confederación de Cajas, la CECA, como lobby para el sector, tiene futuro?

R. La CECA es un banco que da servicios. Creo que se quiere mantener la independencia frente a la asociación bancaria, la AEB. Se tratan temas, como las fundaciones bancarias que proceden de cajas, que serían impensables en la AEB.

P. Su presencia en la CECA, siendo un banco público, ¿condiciona o impide una estrategia negociadora en temas difíciles? ¿Está incómodo?

R. No, en absoluto y creo que mis colegas no me ven como un representante del Gobierno sino como un gestor de banca que busca lo mejor para sus accionistas.

P. ¿Qué responsabilidad tiene el Banco de España en esta crisis?

R. Es el regulador y el supervisor, pero en una crisis de sobreendeudamiento la responsabilidad es de los gestores. Pero también en los que definieron la política monetaria y bajaron los tipos de interés, y los reguladores, entre ellos el Banco de España. Definir los porcentajes es difícil. También de los clientes que pidieron demasiado dinero prestado… pero nadie como los gestores de las entidades que han fracasado y no han sobrevivido.

P. Entonces no coincide con los que dicen que la culpa fue de la segunda recesión económica.

R. No, es cierto que fue una sorpresa y algo negativo, pero no puede ser el único elemento agravante. Los errores en banca se comenten en la fase alcista de la burbuja y luego, en las crisis, es cuando los gestores intentan corregirlos y ya es tarde. Esta fue una crisis de concentración de riesgos.

P. ¿Se ha arrepentido alguna vez de aceptar el cargo?

R. No. Estoy totalmente comprometido con el proyecto.