Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Fomento suprimirá 48 líneas de Renfe

El plan pretende ahorrar 86,5 millones con la eliminación de trayectos de media distancia que usan 1,6 millones de viajeros al año y la reducción del 32% de la oferta

Trenes de media distancia de Renfe en la estación de Huelva

El Ministerio de Fomento se propone suprimir 48 líneas ferroviarias de media distancia de Renfe que transportan actualmente 1,65 millones de viajeros al año, y reducir la oferta del conjunto de 127 líneas en una media del 32% (incluyendo las líneas de Avant) para conseguir un ahorro total de 86,5 millones de euros anualmente.

Así consta en el documento de Ineco, la consultora del Ministerio de Fomento, en el que analiza las líneas de media distancia —las que conectan capitales de provincia o localidades importantes de distintas comunidades autónomas— tanto por los niveles de ocupación como de rentabilidad, y atendiendo a estos criterios propone su eliminación o el recorte de la oferta, de acuerdo con las obligaciones de servicio público. El plan deberá discutirse ahora en varios ámbitos, entre ellos el parlamentario, y está sujeto a modificaciones.

pulsa en la foto

El informe divide las líneas según el grado de ocupación y la rentabilidad en eficientes (más del 20% de ocupación), de baja o dudosa eficiencia (entre el 15% y el 20%), muy baja eficiencia (10%- 15%) e ineficientes (menos del 15% de ocupación y los ingresos no cubren ni el 30% de los gastos).

El organismo de Fomento ha detectado 49 líneas ineficientes (48 de tren y la de Madrid-Burgos que ya se sustituyó por el autobús), que en total transportan 1,65 millones de viajeros, que actualmente presentan una media de ocupación del 8,4% y cuyos ingresos apenas cubren el 16,2% de los gastos. Todas ellas serán suprimidas de forma definitiva con un ahorro de 46,5 millones de euros. De ellas, las que más pasajeros transportan actualmente —más de 100.000 al año— son Valladolid-Ávila, Vigo-Ourense-Ponferrada y Madrid-Ávila. También desaparecerán Zaragoza-Arcos de Jalón, León-Ponferrada, Madrid-Cuenca, A Coruña-Ferrol y Zaragoza-Lleida, con más de 70.000 viajeros por año cada una.

De las que se cierran, las más deficitarias son Vigo-Ourense, Madrid-Cuenca, A Coruña-Ferrol, A Coruña-Lugo-Monforte de Lemos y Zaragoza-Teruel, con más de dos millones de euros de pérdidas anuales por cada línea.

Alternativas "eficientes" para los viajeros

Fomento señala que la demanda de transporte en estas líneas “se cubrirá con los servicios de transporte por carretera existente o, en su caso, por otros servicios ferroviarios de media distancia más eficientes”. El informe señala que, en algún caso, los servicios de autobuses interurbanos se podrían ver reforzados. Si se tiene en cuenta la lista, los trayectos regionales desde Zaragoza son los más afectados en número, ya que se suprimen nueve líneas, mientras que Valladolid pierde seis, las mismas que Madrid.

No obstante, las más afectadas no son las capitales de provincia, que seguirán conectadas por ferrocarril aunque mediante otras líneas (Avant, AVE u otros de Larga Distancia) generalmente más caros (y más rápidos), además de la conexión aérea. Por ejemplo, se suprimen las líneas Madrid-Cuenca y Cuenca-Valencia, pero a la capital conquense se podrá llegar por ferrocarril tanto desde Madrid como de Valencia tanto por AVE como por la línea de Larga Distancia (Intercity) Madrid-Valencia que tiene parada allí. Lo mismo sucede con Teruel, que seguirá conectada por la línea Zaragoza-Valencia, que para allí. Por eso, las grandes perjudicadas serán las localidades más pequeñas de los trayectos intermedios, muchas de las cuales dejarán de tener estación, por lo que su única conexión será la carretera.

Las seis líneas de muy baja eficiencia, que transportan 371.000 viajeros, se mantendrán pero suprimiendo las circulaciones más deficitarias con una reducción del 40% de la oferta de servicios (en trenes por kilómetro), y un ahorro de 2,5 millones de euros. Más fuerte aún —del 50%— será el recorte de la oferta en las 16 líneas de baja eficiencia, que transportan un millón de viajeros al año, y que ahora verán reducido su déficit en 14,8 millones al año.

Líneas eficientes con déficit

En cuanto a las 49 líneas que Fomento considera eficientes, llama la atención que su déficit actual (65,4 millones de euros) es superior al de las líneas que se van a suprimir. Con todo, se recortará un 11% su oferta en trenes por kilómetro, con un ahorro de 17,3 millones de euros. Dentro de esta categoría, la que alcanza la mejor ocupación, es de Barcelona-Valencia (65,9%) y las que unen Salamanca con Zaragoza y Bilbao (62,2% en ambos casos), aunque la que más viajeros transporta al año es A Coruña-Vigo (2,43 millones).

pulsa en la foto

El informe también recoge las siete líneas de Avant de alta velocidad (no se incluye el servicio A Coruña-Santiago-Ourense puesto en funcionamiento en diciembre de 2011) que transportaron 5,9 millones de viajeros, con un déficit de 28,6 millones. En esta categoría, solo se eliminará el Zaragoza-Calatayud, y se reducirá la oferta en el resto un 5,5%.

En conjunto, el informe de Inteco ha detectado en las líneas de media distancia un déficit de explotación de 137 millones de euros (con datos basados de Renfe de su ejercicio 2010), con un coeficiente medio de cobertura de ingresos sobre gastos del 45%, aunque con notables variaciones de unas líneas a otras: de casi el 60% para las más eficientes y del 16% para las ineficientes. En conjunto, los ingresos alcanzaron los 111,6 millones de euros frente a unos gastos de 248,7 millones. Incluso cuando se aplique el plan, los servicios de media distancia seguirán siendo deficitarios (79,2 millones), como reconoce el documento.

En el mismo, no se hace mención a los ajustes de personal que podrían ir aparejados por el plan de reducción de líneas, ni al destino de las estaciones y otros activos (en manos del Adif) afectados por el cierre.

Más información