Selecciona Edición
Iniciar sesión

Alemania, Francia y España se alían en un plan contra el paro juvenil

El programa busca movilizar 60.000 millones de euros hasta 2020 en créditos para empresas que contraten a trabajadores menores de 25 años

El presidente francés y la canciller alemana REUTERS

España está junto a Grecia en el primer puesto del desempleo juvenil en Europa, con prácticamente la mitad de su juventud activa en paro, pero la lacra es un quebradero de cabeza en toda la Unión. La preocupación es tal que París y Berlín, tan distanciados en otros ámbitos de esta interminable crisis, se han puesto de acuerdo para impulsar un plan contra el paro de los jóvenes apoyado en el Banco Europeo de Inversiones (BEI), en el que también participa el Gobierno español. El presidente, Mariano Rajoy, estará presente el 28 de mayo en París en un acto que servirá para presentar la iniciativa.

En concreto, el programa auspiciado por los Gobiernos de Alemania y Francia plantea un fondo de 6.000 millones de euros —creado el pasado febrero como parte del presupuesto europeo— que el BEI podría utilizar como garantías para obtener hasta 60.000 millones en créditos blandos en el periodo 2014-2020 para empresas que se comprometan a contratar a menores de 25 años. La iniciativa se hará pública en el marco del encuentro sobre el futuro de Europa organizado por el Instituto Berggruen. Esta entidad tiene por objeto el desarrollo de ideas de buen gobierno y reúne a pensadores, líderes económicos y políticos del todo el mundo.

La jornada, titulada Europa: próximos pasos, tiene prevista la participación del titular de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble; Felipe González; el ex primer ministro italiano Mario Monti; el ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici; el expresidente francés Valéry Giscard d’Estaing; y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, entre otros.

En su día, el presupuesto de 6.000 millones ya fue considerado insuficiente por el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, pero la idea de fondo es lograr un efecto multiplicado sobre la base de créditos blandos para las compañías que apuesten por el talento juvenil.

Los préstamos serán más baratos para las firmas que fichen a jóvenes

De hecho, el futuro plan fue abordado ayer en estos términos en la reunión anual del consejo de gobernadores del BEI. Su presidente, Werner Hoyer, recalcó que la institución quiere hacer lo máximo para mejorar el problema de desempleo. “Una opción para el BEI podría ser vincular condiciones favorables de préstamos a la creación de empleos para jóvenes parados”, señaló el citado banco ayer en un comunicado. El organismo ya ha logrado experiencia en la financiación de programas de aprendizaje vocacional a nivel europeo, así como en préstamos estudiantiles y programas de modernización de herramientas educativas. Hoyer aseguró que el BEI está ya preparado para “hacer más incluso”. Esta misma semana, se refirió a la iniciativa en el diario Rheinische Post y consideró que otro de los ámbitos de actuación del plan consistirá en impulsar la implantación del sistema de formación profesional dual en los países del sur de Europa y para ampliar el programa de intercambio de estudiantes Erasmus.

Los líderes europeos discutirán el plan el 28 de mayo en París

La preocupación por el paro juvenil se acrecienta cuando los líderes europeos contemplan las cifras del sur de Europa, sobre todo España y Grecia, donde la tasa de desempleo de los jóvenes alcanza el 50%. Hasta ahora, el grueso de las políticas activas de empleo en España se ha basado en bonificaciones para contratos juveniles y flexibilización en los contratos (más temporalidad), pero no se ha logrado dar con la tecla necesaria para reducir este colosal nivel de desempleo en los jóvenes, que está llevando a los más formados a buscar su porvenir laboral en el extranjero.

La media de paro entre los jóvenes del conjunto de Europa se sitúa en el 25%. El lunes, en la reunión del Eurogrupo (los ministros de Economía de la eurozona), el titular de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, prometió poner en marcha todas las herramientas necesarias para combatirlo: “Solo podemos tener un crecimiento sostenible si no repetimos los errores (...). Y naturalmente debemos acabar rápidamente con el paro juvenil, y eso lo haremos con todos los instrumentos a nuestra disposición”, dijo. El plan juvenil se enmarca en el Pacto para el Crecimiento y el empleo aprobado en junio que contemplaba una ampliación de capital del BEI de 10.000 millones de euros.

Fuentes del Instituto Berggruen explicaron que la idea original del programa partió de la entidad y fue compartido con líderes y expertos de todo el mundo. La cita del 28 de mayo servirá para poder debatirlo y ganar apoyos.

El Consejo sobre el Futuro de Europa, proyecto del instituto a través del cual se organiza la jornada tiene como objetivo impulsar un “discurso europeo común” sobre el diseño de una unión política federal y los pasos necesarios. La reunión también abordará las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 “como una oportunidad para solventar la sensación de déficit democrático en las instituciones europeas”, explican desde Berggruen. Rajoy aprovechará su participación en el acto para reunirse con su homólogo francés, François Hollande, ante quien defenderá la necesidad de pedir a la Unión Europea que avance en la unión bancaria y fiscal, según informaron a Europa Press fuentes del Palacio de la Moncloa.

“Riesgo de exclusión social”

EL PAÍS, Madrid

“Hay ni-nis”, declaró ayer el comisario europeo de Empleo, Lászlo Andor, en referencia a esa palabra que ha aparecido durante esta crisis para designar ese colectivo de jóvenes que ni tienen empleo ni estudian. Y para ellos “existe el riesgo de exclusión social”, continuó Andor.

Aunque lo que más trascendió de la visita del comisario europeo de Empleo, László Andor, fueron sus declaraciones sobre el contrato único, a lo que más tiempo y palabras dedicó es al desempleo juvenil, concretamente a la Garantía Juvenil de Empleo. Además, el comisario reclamó al Gobierno acción frente a este problema.

El comisario defendió esta Garantía que, según explicó tiene un objetivo ambicioso: que cada joven que lleva inscrito en una oficina de empleo cuatro meses cuente con una oferta de empleo o de formación, a pesar de que para ello, apenas hay destinados en toda la Unión Europeo unos 6.000 millones de euros.

Para defender esta iniciativa, Andor puso como ejemplo el éxito que ha tenido en Austria, Finlandia o Suecia. No obstante, las bajas tasas de desempleo, que en esto países se sitúan entre el 7,8% y el 25%, facilitan mucho este tipo de iniciativas. Sobre todo, si se compara con lo que sucede en países como España donde el paro juvenil supera el 27% y alcanza a más de un millón de jóvenes.

Consciente de la magnitud del problema, el responsable comunitario de Empleo también apostó por la inmigración a otros países de la Unión Europea —“movilidad laboral”, según sus propias palabras—para los jóvenes que no encuentre empleo, especialmente para los más formados.