Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los impuestos que vienen

Hacienda planea incrementar la fiscalidad sobre el alcohol y el tabaco

Montoro también prevé suprimir deducciones en sociedades y crear un tributo verde

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera

“Nada hay más seguro en la vida que la muerte y los impuestos”. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, usó esta frase atribuida al político e inventor Benjamin Franklin como carta de presentación de la oleada de subidas de impuestos aprobadas durante el año pasado. Ahora en pleno debate sobre el sistema fiscal —arrecian las voces de liberales que reclaman bajar el IRPF— el Ejecutivo se prepara para elevar otros tributos. Aunque Montoro insiste una y otra vez en que no le gusta subir impuestos, lo cierto es que está exprimiendo la maquinaria fiscal al máximo para tratar de engordar la alicaída recaudación y así combatir el déficit. Los ingresos fiscales de España están en torno al 36% del PIB, muy por debajo del 46,5% del nivel de la eurozona.

El Gobierno ha incluido en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas una nueva vuelta de tuerca al sistema tributario español. Hacienda ha avanzado que subirá impuestos especiales y medioambientales para elevar la recaudación en unos 800 millones. Sobre la mesa del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, figuran también otras medidas:

Impuesto especial sobre las bebidas alcohólicas

Es uno de los pocos tributos que habían escapado hasta ahora de las reformas del Gobierno. La recaudación por esta tasa el año pasado fue de 745 millones, un 3,5% menos que en 2011. Hacienda ha sondeado a las principales asociaciones del sector para ver hasta dónde puede llegar la próxima subida. Fuentes del sector admiten que la nueva subida puede estar entre el 8% y el 10%. Aseguran que el Gobierno entiende que el alza debería ser contenida para no perjudicar a la hostelería y, en definitiva, al turismo, uno de los motores económicos del país. Para ello, Hacienda pretende preservar el vino y la cerveza de la subida. Son productos que ya cuentan con protección fiscal. Desde el sector de bebidas espirituosas temen el alza fiscal y consideran que pondría en peligro cerca de 35.000 empleos.

Fuentes de la industria defienden que si finalmente se incrementa este impuesto especial, debería repartirse entre todo el sector, cerveza y vino incluidos. Recuerdan que los espirituosos soportan cerca de un 41% de carga fiscal, el doble que la cerveza (24%). No obstante, en Hacienda señalan que aún no hay nada decidido. Otras fuentes aseguran que se adoptará la medida sin previo aviso para evitar el efecto acaparamiento por el que se anticipan compras para evitar el alza de precios por el nuevo impuesto. Pero desde el sector justifican que la industria está tan deprimida (el negocio ha caído un 20%) que apenas hay margen para hacerlo.

Impuesto sobre el tabaco

El Ejecutivo ha modificado la estructura del tributo y subido los tipos sobre el tabaco hasta en cuatro ocasiones durante su primer año de mandato, lo que ha reportado 236 millones. A pesar de ello, la recaudación cayó un 2,6% el año pasado, hasta los 7.064 millones. Ahora Hacienda planea dar otra vuelta de tuerca a este tributo. Fuentes del sector asumen que sufrirán un nuevo incremento fiscal. En España, el 79,5% del precio de los cigarrillos son impuestos. La fiscalidad sobre el tabaco tiene una estructura doble: por un lado, se grava un porcentaje del precio de venta y, por otro, una cantidad fija por número de producto (cigarrillos, cigarros, gramos de picadura). El Ejecutivo no tiene mucho margen en este impuesto.

Hidrocarburos

Montoro precisó hace dos semanas que no tocaría la tributación sobre las gasolinas y gasóleos. “Nos queda margen en subir algunos impuestos especiales, que no son hidrocarburos”, dijo al presentar el Programa de Estabilidad. El año pasado hizo pequeñas modificaciones para adaptar la normativa a la situación comunitaria. A pesar de ello, ingresó 8.595 millones, un 7,5% menos que en 2011. El Gobierno se resiste a elevar este impuesto, uno de los que más afectan al consumo. En enero entraron en vigor subidas en biocarburantes y nueva fiscalidad ambiental sobre el gas natural, así como cambios en la gestión que han supuesto que en el primer trimestre crezca la recaudación un 2,2%.

Impuesto de sociedades

Hacienda admite que es el tributo menos eficiente. El esquema fiscal que grava los beneficios empresariales está cuajado de parches: una maraña de deducciones, exenciones y bonificaciones que permiten a las empresas buscar resquicios para jibarizar la recaudación. El Gobierno planea eliminar deducciones durante las próximas semanas. Pero tiene en mente una reforma más profunda sobre este impuesto. Ya limitó la capacidad de deducción de los gastos de amortización, del fondo de comercio y de los gastos financieros. Suprimió la libertad de amortización y estableció un nuevo pago fraccionado que anticipaba la recaudación. Hacienda estudia ahora eliminar más deducciones para las grandes empresas que facturen más de 20 millones de euros y se plantea subir los tipos de los pagos fraccionados.

Fiscalidad medioambiental

Es una de las reiteradas reivindicaciones de Bruselas a España, que cuenta con una de las tributaciones sobre el medio ambiente más bajas de Europa. El Gobierno lleva tiempo dándole vueltas al diseño de este impuesto. Ha deslizado en varias ocasiones que lo pondría en marcha, pero sigue demorándolo. La dificultad estriba en los tributos verdes que tienen las comunidades autónomas. Muchas han establecido tasas sobre las bolsas de plástico, emisión de contaminantes, residuos o actividades que incidan en la naturaleza. Al Ejecutivo le queda poco margen para maniobrar y plantea crear un tributo único que anule alguno de los que ya tienen las comunidades.

Subida del IVA en productos sanitarios y servicios notariales

Mariano Rajoy subió los tipos del IVA el año pasado (del 18% al 21%), además gravó con el tipo general bienes que antes estaban gravados al tipo reducido. Bruselas pide más madera y quiere que el Gobierno reduzca la cartera de productos con tipos reducidos (4% y 10%). Montoro se resiste porque ha comprobado de primera mano cómo se resiente el consumo. Pero una sentencia del Tribunal Europeo y una recomendación de la CE le llevará a subir el IVA a determinados productos sanitarios y a los servicios de los notarios.