El desempleo entre los jóvenes vuelve a batir récords en el primer trimestre

La tasa de paro avanza dos puntos hasta el 57,2% y el total de desempleos sube en 30.000

La huida al extranjero y la vuelta a casa de los inmigrantes se mantiene, aunque a menor ritmo

Tras el leve alivio de finales de 2012, el paro entre los jóvenes ha vuelto a subir en el arranque de 2013 tras el final de la campaña de Navidad. Según la Encuesta de Población Activa que ha publicado esta mañana el INE y que eleva el total de parados sobre los seis millones, el número de menores de 25 años en condiciones de trabajar pero sin empleo ha crecido en 30.200 entre enero y marzo, hasta superar los 960.000. Frente al conjunto del colectivo, el desempleo afecta ya al 57,2% del total, dos décimas más que a cierre del pasado diciembre y supone un nuevo récord histórico. Además, se mantuvo la fuga de jóvenes al extranjero, algo que la ministra del ramo, Fátima Báñez, calificó hace unos días en el Congreso como "movilidad exterior".

Si el rango de los calificados como jóvenes se amplía a los menores de 29 años, donde también se incluyen un buen número de estudiantes cualificados, el total de desempleados asciende a 1,8 millones, 54.000 parados más que a finales de 2012.

El colectivo de los jóvenes es uno de los más afectados por las sucesivas crisis que ha atravesado el mercado laboral. Así, primero sufrieron los envites de los problemas en el sector inmobiliario por la expulsión al paro de menores poco cualificados ocupados hasta ese momento en el ladrillo e industrias adyacentes. Después, por la recaída de la economía española, que acabó con las resistencias del empleo entre los fijos, entre los temporales y redujo las oportunidades para los jóvenes cualificados. Así, desde los mínimos que marcó en 2007, el paro se ha más que duplicado tras subir en 537.000 personas en este periodo.

Hasta la fecha, el récord en el número de jóvenes en paro marcó se registró en el tercer trimestre de 2012, cuando rebasó las 970.000 personas. Sin embargo, si no ha seguido marcando máximos desde entonces ha sido por la salida del país de personas que formaban parte de este colectivo. De hecho, tanto el número de ocupados como la población activa de menos de 25 años, que excluye a los que no buscan trabajo o están estudiando, ha bajado de forma consecutiva en los últimos años. En el primer caso, el recorte sufrido en el primer trimestre con respecto a hace un año es de 133.000 personas, en el segundo, de 64.000. 

Más información