Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
R.UNIDO LIBRERÍAS

Libreros británicos piden a Cameron que Amazon pague todos sus impuestos

Una pareja de libreros británicos que inició una campaña para que la tienda en línea Amazon pague los impuestos que le corresponden en el Reino Unido entregó hoy en Downing Street unas 160.000 firmas que apoyan su petición. EFEArchivo Ampliar foto
Una pareja de libreros británicos que inició una campaña para que la tienda en línea Amazon pague los impuestos que le corresponden en el Reino Unido entregó hoy en Downing Street unas 160.000 firmas que apoyan su petición. EFE/Archivo EFE

Una pareja de libreros británicos que inició una campaña para que la tienda en línea Amazon pague los impuestos que le corresponden en el Reino Unido entregó hoy en Downing Street unas 160.000 firmas que apoyan su petición.

Keith y Frances Smith, un matrimonio de libreros que regentan pequeños comercios desde 2004, realizaron la simbólica entrega en la residencia del primer ministro, David Cameron, para instarle a "tomar cartas en el asunto", informó la agencia local PA.

La compañía estadounidense fue investigada en noviembre en la comisión de Cuentas Públicas del Parlamento británico junto a las multinacionales Starbucks y Google, acusadas todas ellas de emprender estrategias fiscales que minimizan el pago de impuestos en el Reino Unido.

Frente a los diputados, Amazon admitió que, pese a tener un volumen de negocio en el país de 207 millones de libras (242,7 millones de euros) en 2011, depositó tan solo 1,8 millones de libras (2,11 millones de euros) en las arcas británicas.

"El uso de tecnicismos fiscales por parte de las grandes compañías se añade al continuo asalto de las grandes superficies hacia el pequeño comercio, algo que nos desespera. Necesitamos ver acciones decisivas contra eso", afirmó Frances Smith.

En diciembre, la comisión parlamentaria publicó sus conclusiones tras escuchar la versión de las compañías, cuyas estrategias definió como "inmorales" y sus explicaciones "poco convincentes", por lo que instó al Gobierno a "tomar medidas".

El Ejecutivo conservador anunció entonces la firma de un convenio de intercambio de información con Estados Unidos para combatir mejor la evasión fiscal, pero el proyecto aún no se ha materializado.

"Hemos escuchado buenas palabras desde el Gobierno para tomar acciones contra los evasores fiscales, pero poco movimiento", denunció esta empresaria, que asegura que las actividades de estas multinacionales están provocando el cierre de pequeñas librerías.

Tras estallar la polémica en diciembre, el matrimonio inició una campaña en línea de recogida de firmas en el portal británico de Change.org, que ha sido apoyada entre otros por la presidenta de la comisión que investigó a las compañías en noviembre, Margaret Hodge.