Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FROB está personado en 10 causas penales contra banqueros

NCG ha admitido ya reclamaciones de arbitraje por 293 millones de euros y Catalunya Banc, por otros 208 millones

Además de sanear entidades, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha tenido que dedicar parte de sus energías a perseguir los posibles delitos cometidos por los antiguos directivos de las cajas y bancos nacionalizados. Su presidente, Fernando Restoy, ha señalado durante una comparecencia en el Congreso que el FROB “ha iniciado en su condición de administrador provisional de las entidades, o se encuentra personado, en 10 causas penales”.

En esas causas se investigan presuntos delitos relacionados con operaciones de tráfico inmobiliario o con la retribución de directivos o exdirectivos de entidades financieras que han recibido apoyo público.

Restoy, que es también subgobernador del Banco de España, confirmó que se está desarrollando un protocolo de actuación en todas las entidades participadas para la depuración de responsabilidades y que para ello se contará con el apoyo de los departamentos de control y auditoría de las entidades, pero también con expertos externos especializados en análisis forense y asesoramiento legal.

La comparecencia de Restoy se realizó a puerta cerrada, pero el Banco de España ha pedido al Congreso que en el futuro sean públicas. Como primer paso en favor de la transparencia, el FROB ha publicado la transcripción de su primera intervención.

Arbitrajes en marcha

En ella se recoge que NCG Banco ha admitido ya reclamaciones de arbitraje por 293 millones de euros y Catalunya Banc, por otros 208 millones. El proceso más reciente es el de Bankia, del que no facilitó cifras. Restoy dejó claro que no se prevén más ayudas públicas para inyectar capital en los bancos que deban compensar a sus clientes sino que los costes de los arbitrajes “deberán ser cubiertos por las propias entidades a partir de los beneficios generados y del ahorro de capital regulatorio derivado del proceso de reducción de tamaño que prevén los planes de resolución o reestructuración”.

Restoy también explicó que la liquidación de Banco Gallego, adjudicado a Banco Sabadell por un euro tras una inyección de capital de 245 millones, habría supuesto un coste para el erario público de 935 millones.

Además, señaló que la posición de tesorería no comprometida del FROB es de 11.018 millones.