Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

JP Morgan Chase gana un 33% más

El mayor banco de EE UU por activos tiene beneficios por 5.000 millones de euros

La entidad ve mejoras en la economía aunque alerta de un frenazo en la demanda de préstamos

Wells Fargo ganó 5.200 millones de dólares, frente a los 4.250 millones de hace un año

Una oficina de JP Morgan Chase, en Nueva York. Bloomberg

Arranca la temporada de resultados trimestrales en Wall Street. El rendimiento del sector financiero en el inicio del año será clave para entender como marcha la economía de EE UU. En el caso de JP Morgan Chase es, además, una nueva prueba para medir el liderazgo de Jamie Dimon en un momento en el que los inversores presionan para que se le quite el poder pleno en la entidad.

El mayor banco del país por volumen de activos cerró el primer trimestre con un beneficio neto de 6.529 millones de dólares (5.000 millones de euros), un 33% más que los 4.924 millones de hace un año. El problema del sector está en cómo generar más ingresos en una economía que avanza a trompicones. En ese caso cae la facturación a 25.848 millones (19.797 millones de euros), frente a 26.757 millones en el mismo periodo de 2012.

En términos generales, estas cifras están en línea con lo que esperaba Wall Street. El consejero delegado, cuya imagen quedó dañada el año pasado por las pérdidas multimillonarias en una cartera de deuda gestionada en Londres, vuelve a repetir aquello de que JP Morgan Chase es “una fortaleza” financiera y añade que el inicio de 2013 fue “muy bueno”. “Todos nuestros negocios tuvieron un rendimiento robusto”, añade Dimon.

La entidad habla de un incremento del 10% en los depósitos comparado con el primer trimestre de 2012 y un alza del 15% en las inversiones de sus clientes. Entre enero y marzo se originaron un 37% más hipotecas que en el mismo periodo del pasado ejercicio. Pero los inversores prefieren comparar este último detalle con el cuarto trimestre de 2012; desde entonces subió solo un 3%.

Dimon se muestra optimista con la economía, que dice “se está reforzando”. Pero también admite que el incremento en la demanda de crédito se frenó en el primer trimestre, porque “el pequeño negocio sigue muy cauto con la recuperación” y cita además la incertidumbre fiscal. “No están invirtiendo en capital”, lamenta en un llamamiento a Washington para que supere el bloqueo.

JP Morgan Chase necesitaba impresionar con sus resultados porque hay un intenso debate sobre si Jamie Dimon debe conservar el doble cargo de consejero delegado y de presidente. El mes pasado, el consejo de administración le siguió respaldando sin fisuras. La entidad celebra su junta general de accionistas el 21 de mayo. Sus títulos caían un 1% tras publicar las cuentas.

Wells Fargo: más ganancias menos ingresos

También presentó resultados Wells Fargo, la cuarta entidad por activos. En su caso depende menos del negocio de banca de inversión y más de la marcha de la economía real. El banco con sede en San Francisco ganó 5.200 millones de dólares (3.892 millones de euros), frente a 4.250 millones hace un año. Los ingresos, sin embargo, cayeron a 21.260 millones. Una secuencia similar a la de JP Morgan Chase.

John Stumpf, su presidente ejecutivo, señala como su rival que tanto los préstamos y los depósitos “siguen mejorando en un clima económico complicado”. También habla de una mejora en la calidad del crédito. El alza del beneficio se atribuye en el caso de los dos bancos a una reducción de costes operativos. Los títulos de la entidad caían un 1% al publicar las cuentas.

Este es el tono. La semana que viene será el turno del resto de las grandes entidades financieras de Wall Street, con Citigroup el lunes, Goldman Sachs el martes, Bank of América el miércoles y Morgan Stanley el viernes. Como en el caso de JP Morgan y de Wells Fargo, la atención se dirigirá en ver si también sufrieron el mismo estancamiento en la generación de préstamos.