Una necesidad “súbita e inexplicada” de dinero desató la crisis de Pescanova

Luxempart y Damm se negaron a aprobar las cuentas el 27 de febrero

El fondo luxemburgués valora en cero las acciones de la empresa

La dirección de Pescanova había preparado las cuentas. El auditor, estaba dispuesto a darles el visto bueno. Pero "una necesidad súbita e inexplicada de tesorería" producida a comienzos de año encendió las alarmas de dos de los accionistas, el fondo luxemburgués Luxempart y el grupo español Damm. Por iniciativa de sus dos representantes, el consejo rechazó aprobar las cuentas el 27 de febrero pasado. Es el relato de los hechos que efectúa Luxempart en su informe anual de 2012 en el apartado de acontecimientos posteriores al cierre, en el primer relato oficial de lo que desató una crisis que ha llevado al concurso de acreedores a Pescanova.

Esa necesidad de tesorería "ponía en duda la viabilidad de la empresa", según Luxempart, que ha tomado la drástica decisión de poner a cero en su balance el valor de su inversión en acciones de Pescanova y ha reducido también el de sus bonos convertibles, lo que ha supuesto un impacto de 43,94 millones de euros en sus cuentas.

"La incertidumbre sobre la situación financiera de la empresa, las discrepancias anunciadas entre la deuda real y la contabilizada, que podrían ser significativas, la aplicación del procedimiento del artículo 5 bis de la ley española sobre quiebra que fija un plazo máximo de 4 meses para rectificar la situación, las diferencias en el Consejo de Pescanova sobre las acciones a tomar y la suspensión de la negociación del título han llevado a Luxempart a aprobar una devaluación (deterioro) que supone la puesta a un valor 0 de la participación y una fuerte reducción en el valor de los bonos convertibles, con un impacto en la cuenta de resultados de 48,22 millones. El impacto sobre los bonos convertibles se ha reducido en 4.000.000 de euros tras la venta el 7 de marzo de cinco millones de valor nominal", señala el fondo en su informe anual.

Además, advierte que la situación de Pescanova podría sufrir un impacto negativo adicional en las cuentas de 2013 del orden de unos cuatro millones, incluido en torno a un millón pendiente de contabilizar por la venta de los bonos convertibles.

Luxempart es el tercer mayor accionista de Pescanova. Otro de los socios de la compañía, Damm, prevé también realizar una dotación en sus cuentas del primer trimestre por el impacto que pueda tener en sus cuentas la situación de Pescanova, según publica hoy Expansión, que señala también la puesta a cero del valor de la participación de Luxempart.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Espectacular trifulca en el debi vasco entre Bilbao y Baskonia

EFE

Los árbitros descalifican a Shengelia tras una tangana en la que participaron los dos equipos en pleno

Aluvión de adrenalina

El Sevilla merece más ante un Atlético mejorado con la entrada de Torres. Iborra lanzó un balón al palo y los andaluces gozaron de más ocasiones para ganar

“Frente Atlético, asesino”

Los ultras del Sevilla insultan a los del equipo madrileño y recuerdan a los del Betis sus cánticos contra la expareja de Rubén Castro

EL PAÍS RECOMIENDA

La nanotecnología creará soldados de “máxima letalidad”

Una publicación de Defensa revela el armamento del futuro

Un psicoanalista para Lorca y Dalí

Ángel Garma, compañero del pintor en la Residencia de Estudiantes, fue pionero de las terapias freudianas

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana