Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia sufre pérdidas de 19.056 millones

Los números rojos del banco nacionalizado son los mayores de la historia financiera española

El grupo sanea su balance con 26.845 millones y espera ganar 800 millones este año.

Goirigolzarri afirma que el Estado recuperará la inversión de 22.424 millones

 FOTO: GORKA LEJARCEGUI

El último día de la liturgia oscura que rodea a la vieja Bankia ha tenido lugar este jueves. Para su presidente José Ignacio Goirigolzarri casi se puede decir que la presentación de resultados de 2012 fue el entierro de ese grupo que se creó en enero de 2011, salió a Bolsa en julio de aquel año y se precipitó al vacío. Y casi se lleva España por delante. “Están claras las diferencias entre la Bankia que existía el 9 de mayo, cuando entré por primera vez en este edificio, y esta entidad que es solvente, líquida y está saneada. Ahora el reto es que sea rentable”, dijo el primer ejecutivo.

Consciente de que la primera crítica es que ha logrado estos objetivos gracias a los 22.424 millones que los ciudadanos arriesgan en el grupo, añadió Goirigolzarri. “Somos el único grupo que está en disposición de devolver las ayudas al contribuyente. Otras entidades, cuando se venden, se pierde todo”. Fijó entre 2014 o 2015 la fecha en la que el Estado podría empezar a vender acciones para recuperar su inversión. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez, le apoyó al asegurar que Bankia es “una entidad muy saneada”, capaz de afrontar el futuro con “optimismo y perspectivas de beneficio”. Goirigolzarri ratificó el objetivo de BFA-Bankia en 2013: 800 millones de beneficio neto.

¿Y por qué no se incorpora CatalunyaBanc y Novagalicia al grupo Bankia para evitar pérdidas al contribuyente?, se le preguntó. “Ya tengo bastantes líos. No voy a hacer elucubraciones. El que debe opinar sobre este tema, que opine, que lo hará bien”.

El fuerte saneamiento al que ha sometido al grupo BFA-Bankia ha sido posible tras la fortuna que el Estado colocó (previa petición de un préstamo a Europa), a costa de la debacle vivida por los casi 400.000 accionistas que tuvo Bankia (cuyas acciones se depreciarán hasta un céntimo), además del sacrificio de los titulares de las participaciones preferentes y bonos subordinados. Esta es, hasta ahora, la negra historia de este grupo, que cerró 2012 con unas pérdidas sin precedentes en la historia empresarial española.

Las mayores pérdidas de la economía española

El deterioro de activos, especialmente en los créditos al sector promotor, se ha traducido en unas pérdidas de 19.193 millones brutos y de 19.056 millones después de minoritarios. Las mayores pérdidas de la economía española. El conglomerado Banco Financiero y de Ahorros (BFA), que incluye Bankia, sufre unos números rojos después de impuestos de 21.238 millones, aunque su resultado atribuible son pérdidas menores (10.791 millones) porque solo controla el 52% de la entidad cotizada y el 48% de las pérdidas se atribuyen a los accionistas minoritarios. La entidad cuenta con una liquidez de unos 40.000 millones cubre los vencimientos de los próximos seis años. El ratio de solvencia core Tier 1 del grupo BFA-Bankia está en el 9% y ascenderá al 9,44%, tras el canje de preferentes.

ampliar foto
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación de los resultados correspondientes a 2012

Estas cifras están en línea con lo previsto en el plan de reestructuración de la entidad y se producen después de realizar provisiones por 26.845 millones de euros. La cobertura de los morosos está ahora en el 61,8%. Precisamente una de las mayores novedades fue que la morosidad de Bankia estuviera en el 13%, casi el doble que en 2011, pese a que han traspasado 37.000 millones brutos en créditos y activos inmobiliarios —la mayoría de mala calidad— al banco malo.

De ellos, más de tres cuartas partes son créditos a la construcción y promoción inmobiliaria y el resto de activos adjudicados. Ahora solo el 3% de los préstamos son de promotores. El director general de presidencia, José Sevilla, admitió que esta cifra, que supera a la media del sector (10,4%), “es una tasa muy alta”. Sin embargo, lo justificó porque se ha realizado “un análisis prudente de la cartera, caso por caso, buscando indicios razonables de los préstamos dudosos y los morosos subjetivos. 2013 será un año duro y puede que aumente la morosidad pero de forma moderada. Sin el traslado al banco malo la morosidad hubiera sido del 15%”.

Sorpresa por la elevada morosidad

Diferentes analistas consultados se sorprendieron por esta cifra. “Si en junio la morosidad de Bankia era del 11% y después ha pasado 37.000 millones al banco malo, y se han quedado casi sin créditos malos del ladrillo, no se explica cómo ha podido crecer tanto. La única explicación es que ha encontrado muchos créditos dudosos en pymes e hipotecas”, apunta un experto. Otros apuntan que podría ser una forma de hacer despensa, ante las incertidumbres de la economía en 2013 y confíe en recuperar parte de las provisiones realizadas para animar la cuenta de resultados.

Otra novedad ha sido que BFA ha perdido más de lo anunciado porque no se ha anotado 1.800 millones de beneficio por operaciones financieras procedentes de la quita aplicada a las preferentes y subordinadas. Este descuento se realizará este año y entonces sí lo anotará.

Tanto Goirigolzarri como Sevilla admitieron que ahora el reto es poner en marcha la maquinaria financiera de Bankia. En 2012 cayó el crédito en casi 30.000 (sin tener en cuenta el paso al Sareb) y hubo una fuga de depósitos de 14.526 millones. Además, el margen que obtienen con los clientes (han concedido 16.800 millones en crédito nuevo) está bajando por efecto de la caída del euríbor. El banco ha refinanciado créditos por 19.000 millones, que tienen una cobertura del 25%. El presidente aseguró que tras meses muy malos, de mayo a octubre, ahora han estabilizado la pérdida de clientes.

Pese al traspaso de activos al banco malo, la morosidad sigue en el 13%

Este impulso comercial de la entidad se debe hacer al tiempo que cierran 1.138 oficinas y se van 4.500 personas de la plantilla. El 80% del ajuste se realizará en 2013 y el resto en el primer trimestre de 2014 “para estabilizar la entidad y ofrecer buena calidad de servicio”, apuntó Goirigolzarri. El presidente acabó su presentación con más compromiso: “No trabajaré solo para cumplir los objetivos sino para que eso se traduzca en crear valor para los accionistas”. Una tarea que, como admitió el presidente, tiene sus riesgos. Pero como dice su publicidad, lo harán “empezando por los principios”.

Más información