Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol vende su negocio de gas natural licuado a Shell por 5.100 millones

La firma angloholandesa paga 3.375 millones en metálico y asume 1.725 millones en deuda

La plusvalía bruta para Repsol es de 2.675 millones de euros

La planta de Canadá se queda fuera de la operación y Repsol provisionará 1.000 millones

Antonio Brufau, presidente ejecutivo de Repsol, junto a Peter Voser, consejero delegado de Shell, en la sede de Repsol tras la firma del acuerdo de venta de activos de gas natural licuado

Tras varios meses de negociaciones en un proceso en el que han participado más de una docena de operadores internacionales, Repsol ha anunciado un acuerdo para vender prácticamente todo su negocio de gas natural licuado (GNL) al grupo angloholandés Shell. La valoración de los activos transmitidos ha sido de 6.653 millones de dólares (unos 5.100 millones de euros). Con la operación, Repsol fortalece su balance y su posición financiera, pues reduce en más de la mitad la deuda neta de la compañía (sin contar Gas Natural Fenosa), hasta los 2.200 millones de euros.

Shell paga 4.400 millones de dólares (3.375 millones de euros) en metálico y además asume compromisos financieros (1.756 millones de dólares) y deuda (497 millones de dólares en sociedades no consolidadas).

El precio permite a Repsol lograr unas plusvalías brutas de 3.500 millones de dólares (unos 2.670 millones de euros) que, tras los impuestos y una provisión para el negocio de GNL en Norteamérica, se queda en torno a 1.400 millones de dólares (unos 1.075 millones de euros), según explicó Repsol a los analistas.

El acuerdo incluye las participaciones minoritarias en Atlantic LNG (Trinidad y Tobago), Perú LNG y Bahía de Bizkaia Electricidad (BBE), junto con los contratos de comercialización de GNL y de fletamento de los buques metaneros, con sus créditos y deuda vinculados. Los activos vendidos aportaron cerca de 500 millones de euros al resultado de Repsol en 2012.

Repsol fortalece su balance: reduce en más de la mitad la deuda neta de la compañía

Con la operación, la petrolera española supera los 5.000 millones de euros de desinversiones en un año, por encima de los objetivos fijados en su plan estratégico, que contemplaba para el periodo 2012-2016 unas desinversiones de entre 4.000 y 4.500 millones de euros. Repsol pretende con estas ventas de activos reducir su deuda y mejorar su calificación financiera, degradada tras la expropiación de la argentina YPF.

Acuerdo de suministro

Junto con la venta de activos, Repsol y Shell han formalizado un acuerdo por el que esta última suministrará gas natural licuado a la planta de regasificación de Repsol en el complejo Canaport (Canadá) durante los próximos 10 años, por un volumen total aproximado de un millón de toneladas. “El complejo norteamericano quedó fuera de la transacción porque los actuales niveles de bajos precios del gas en Estados Unidos impiden una valoración adecuada a la importancia del activo a medio y largo plazo. Repsol analizará todas las opciones operacionales, financieras y estratégicas para su planta Canaport”, según explicó la empresa en una nota.

Repsol ajustará en sus cuentas la valoración de esa planta y del negocio de comercialización de GNL en Norteamérica, con una provisión de unos 1.300 millones de euros brutos (unos 1.000 millones netos), “en aplicación de criterios de máxima prudencia financiera”, según dice la empresa.

Con los ingresos provenientes de la venta de activos de GNL, Repsol reforzará el crecimiento orgánico de su área de exploración y producción. “De hecho, en los países en los que Repsol ha vendido sus activos de GNL, la compañía mantendrá una importante actividad en exploración y producción”, explica la compañía.

Repsol y Shell prevén cerrar el acuerdo antes de finalizar este año —o a comienzos de 2014, según matizó Shell en su propio comunicado—, tras la obtención de las autorizaciones necesarias y el cumplimiento de las condiciones pactadas. Repsol seguirá operando los activos objeto de la venta hasta el cierre del acuerdo. Goldman Sachs y Linklaters han actuado en la transacción como asesores financiero y legal, respectivamente, de Repsol.