Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 80.000 españoles emigraron por razones laborales en 2012

Los principales destinos son Europa occidental y Latinoamérica

El número de residentes en el extranjero crece un 5,5%

Más de 82.000 españoles emigraron en busca de una oportunidad laboral el año pasado, lo que significa un incremento de un 5,5% con respecto a 2011, son las cifras que revela el estudio realizado por la agencia de empleo Adecco en base a los datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA). El número de españoles mayores de edad residentes en el extranjero es de 1.591.639. Una de cada cuatro personas que recurren a la compañía para encontrar trabajo busca una oportunidad fuera de España, una proporción que se ha doblado desde el comienzo de la crisis.

El perfil del demandante de empleo en el extranjero sigue siendo un joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificado y sin cargas familiares; sin embargo, la tendencia está cambiando y hay cada vez más casos de desempleados mayores de 45 años con familia, así como recién licenciados que quieren dar sus primeros pasos profesionales fuera de España y perfiles de baja cualificación.

Con estos nuevos datos y contabilizando desde principios de 2008 (inicio aproximado de la crisis), el número de españoles residentes en el extranjero se ha incrementado en 390.206 personas, según los datos del CERA, perteneciente al INE, por lo que podría afirmarse que se han desplazado fuera de España para trabajar o acompañando a un familiar que ha cruzado la frontera por razones laborales.

Cada vez más desempleados mayores de 45 años con familia buscan un empleo en el extranjero

Además, en este año, hay que destacar que el saldo migratorio de españoles se ha incrementado en todas las provincias, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Por comunidades autónomas, La Rioja, Navarra y Baleares son las que han experimentado un mayor incremento de emigrantes, del 9,6%, 8,5% y 8,1% respectivamente. Ceuta, Extremadura y Galicia registran las cifras más bajas con aumentos del 3%, 3,3% y 3,9%, respectivamente.

Los principales destinos elegidos siguen siendo, en primer lugar, los países de Europa, tanto los países desarrollados como Alemania, Noruega, Reino Unido o Francia, que necesitan abundante mano de obra, como los países del Este —como República Checa y Polonia— que están desarrollando sus infraestructuras y necesitan perfiles técnicos. No obstante, sigue creciendo la emigración hacia los países latinoamericanos como Argentina, Chile, México y, especialmente Brasil, que en respuesta al rápido desarrollo que están experimentando, necesitan mano de obra altamente cualificada en todos los sectores posibles.