Ceuta, capital del paro

La ciudad autónoma, dependiente del sector público, roza el 40% de desempleo

Unos obreros, en el andamio de una obra, en Ceuta. Joaquín Sánchez

El paro es todo un drama en Ceuta, una ciudad en la que casi 4 de cada 10 personas en edad de trabajar no lo hace. Lo dice el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que tiene registrados más de 12.000 parados en la ciudad autónoma sobre una población de 85.000 habitantes. Pero también lo dice la encuesta de población activa (EPA), que dibuja un panorama igualmente pesimista del mercado laboral en el informe que ha puesto encima de la mesa esta semana, el del último trimestre de 2012, un desempleo que según el Instituto Nacional de Estadística se ha instalado en un peligroso 37,8%

En Ceuta, salvo circunstancias excepcionales, como que comience un plan de empleo, el paro nunca da respiro. Un mes tras otro no deja de crecer, una sangría a la que nadie puede poner freno. “No hemos dado todavía con la tecla para generar actividad económica”, se lamenta el secretario general de UGT en la ciudad, Antonio Gil, quien acusa la falta de un tejido productivo que propicie empleo. Ceuta, con una superficie de 19 kilómetros cuadrados, no tiene industria y tampoco agricultura. Vive de los servicios y del comercio transfronterizo con Marruecos. Pero sobre todo Ceuta vive gracias a las Administraciones públicas. De los aproximadamente 20.000 ceutíes que cotizan a la Seguridad Social, casi 10.000 son empleados de la Administración General del Estado y de la ciudad autónoma.

Pero si el dato de paro que proporciona el SEPE es malo, el de la encuesta de población activa que ofrece el INE es aún peor. Según esta encuesta, a la que el Gobierno ceutí concede poca fiabilidad por el reducido tamaño de la muestra —28 encuestas—, en el tercer trimestre de 2012 Ceuta alcanzaba el 41,03% de desempleo, aunque se ha reducido en algo más de dos puntos en el último informe. Una de las razones puede ser la entrada en vigor entre noviembre y diciembre de 2012 de dos planes de empleo que han borrado del desempleo aunque solo durante seis meses a unas 1.400 personas. Ese es, hoy por hoy, el motivo fundamental por el que el desempleo baja.

“Con independencia de la fiabilidad de la EPA, lo que se pone en evidencia con esas cifras es que hay un auténtico drama social y eso es innegable”, explica el portavoz del Gobierno local, Guillermo Martínez (PP). Algo se escapa del control de las Administraciones y es el efecto boomerang que provocan los planes de empleo, de los que Ceuta tiene ahora mismo dos en vigor, uno de ellos, con 1.103 trabajadores y otro, exclusivo para menores de 30 años, con algo más de 300. Por eso tanto la Delegación del Gobierno como la ciudad autónoma se han propuesto cambiarlos. “Nos hemos dado cuenta de que están compitiendo con el mercado laboral”, ha reconocido Francisco Antonio González, delegado del Gobierno ¿Por qué? Entre otras cosas, por sus mejores salarios.

El Gobierno local achaca también la subida del paro al aumento de población que ha experimentado Ceuta (un 9% más desde 2009) a consecuencia de la crisis, personas que han regresado a la ciudad tras perder el empleo en la Península. Lo que es paradójico, sin embargo, es que, la ciudad tiene que importar mano de obra en la construcción, unos 2.000 trabajadores especializados antes de empezar la crisis, sin contar los que cruzan a diario la frontera desde Marruecos. ¿Por qué? En Ceuta la amplia mayoría de los desempleados que están inscritos en el antiguo INEM no confiesa ningún oficio, son parados sin cualificación, algo que agrava aún más su situación.