El desplome del consumo y los recortes agravan la recesión al cierre de 2012

El alza del IVA y la supresión de la paga extra "intensifican" el deterioro del consumo

El Banco de España calcula que la economía cayó un 0,6% en el cuarto trimestre

La contracción del PIB a lo largo de todo el año se queda en un 1,3%

La cifra coincide con la que adelantó ayer el ministro Guindos

Fuente: INE y Banco de España. / El País

La recesión, la segunda que sufre la economía española en cinco años, se agravó de forma notable en los últimos meses de 2012. Según la estimación preliminar del Banco de España —debe ser ratificada por el Instituto Nacional de Estadística la próxima semana—, el PIB bajó un 0,6% respecto al verano, la caída trimestral más acentuada desde 2009.

Como es habitual en esta crisis, la debilidad de la demanda interna vuelve a ser el factor determinante. Solo que ahora al pésimo comportamiento del consumo privado, con un retroceso trimestral (-1,6%), comparable a lo peor de la Gran Recesión, se suma el impacto de los recortes presupuestarios, que ya en el tercer trimestre se tradujo en un agudo retroceso del consumo público y de la inversión en obra civil.

Fuente: INE y Banco de España / El País

Además, como también ocurrió en la zona cero de la Gran Recesión —en el paso de 2008 a 2009, cuando el comercio colapsó—, la debilidad de la demanda interna tiene un efecto paradójico en el PIB. El sector exterior registra un saldo negativo inferior al del trimestre anterior y vuelve a tener una aportación positiva al crecimiento, según la contabilidad nacional. Pero esta vez no es porque el valor de las exportaciones crezca (de hecho baja un 0,7% respecto al tercer trimestre), sino porque el gasto en importaciones cae a plomo (un 5%).

En la edición de enero de su boletín mensual, el Banco de España matiza que “el debilitamiento notable de la actividad en el cuarto trimestre de 2012” se debe a “la conjunción de varios factores adversos, algunos de los cuales de naturaleza temporal”. El supervisor destaca aquí que la supresión de la paga extraordinaria de los funcionarios en diciembre y el adelanto de compras al verano para sortear el incremento del IVA, en vigor desde septiembre, influyen en el mal comportamiento del consumo privado.

Ese adelanto de compras por el alza del IVA, que mitigó la recesión durante el verano, y la paradójica aportación del sector exterior en los últimos meses del ejercicio —gracias al desplome de las importaciones—, facilitaron que, en el conjunto del año pasado, el retroceso del PIB respecto a 2011 se quedara en el 1,3%. El cálculo del Banco de España, que evidencia una caída anual del PIB algo menos intensa de lo previsto, fue avanzado este martes por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Pero el análisis Banco de España deja poco espacio a la complacencia. Avisa que “la debilidad del mercado de trabajo”, con tasas de paro superiores al 25% seguirá “lastrando el gasto de las familias”. También, que la capacidad de que los hogares usen sus colchones de ahorro para compensar las pérdidas de renta “está próxima a agotarse”.

El impacto de los recortes presupuestarios tampoco acaba aquí, en opinión del Banco de España, que destaca que la corrección del gasto público se debería haber “agudizado” ya en el tramo final de 2012 por la aplicación de los planes de ajuste autonómicos en sanidad y educación.

Antes de otro récord de paro

Como ya hizo a lo largo del año pasado, el Banco de España publica su estimación de como ha evolucionado el PIB en el trimestre precedente antes de que se divulgue la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre el mismo periodo, el termómetro más fiable de como se ha comportado el empleo, variable básica en cualquier predicción económica. Pero el boletín de enero da alguna pista, al detallar que “la destrucción de empleo podría haberse atenuado” en la comparación anual con el cuarto trimestre de 2011.

Los expertos dan por hecho que la EPA del tramo final del año pasado, que se conocerá hoy, marcará otro récord de desempleo, rondando ya de los seis millones de parados. El Banco de España recalca que el sector público se sumó en 2012 a la destrucción de puestos de trabajo, mientras que el deterioro en el sector privado, sobre todo en actividades de servicios, “fue moderándose a lo largo del año”. Pero advierte que las tornas podrían haber cambiado en el cuarto trimestre: “la hostelería, la información y las comunicaciones o el comercio mostraron una mayor debilidad en ese periodo”.

Según la estimación del Banco de España, el empleo se habría reducido en conjunto un 4,3% respecto a 2011, bastante más de lo que pronosticaba el Gobierno (un recorte del 3,7%). El supervisor destaca que la aplicación de la reforma laboral, los pactos entre los agentes sociales y el tijeretazo a la paga de los funcionarios desembocaron en un descenso de la remuneración por asalariado, que cifra en el 0,6% respecto a 2011.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Los BRIC ya no son estrellas

El frenazo de los emergentes y la mejora de los desarrollados marcan un punto de inflexión en la crisis

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana