Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENERGÍA RENOVABLES

La fotovoltaica teme el concurso de acreedores y apuesta por el autoconsumo

En la imagen, paneles solares. EFEArchivo Ampliar foto
En la imagen, paneles solares. EFE/Archivo EFE

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) ha alertado de que el nuevo impuesto a la generación eléctrica coloca a muchas plantas al borde del concurso de acreedores y apuesta por el autoconsumo y la internacionalización como vías para afrontar el futuro.

El director general de UNEF, José Donoso, ha indicado en una entrevista con EFE que el recorte de las primas y la carga del impuesto del 7 % a la generación eléctrica supone una reducción de los ingresos de las plantas, que les lleva a incumplir los acuerdos de financiación firmados con los bancos.

Debido a estos incumplimientos, la banca "podría en este momento hacerse cargo de todos los proyectos de fotovoltaica" de España, según Donoso, quien descarta que el sector financiero esté dispuesto a afrontar "estas aventuras".

"El problema es que mucha gente no va a poder hacer frente al pago de la deuda" y por ello se verán abocados al concurso de acreedores o a vender los proyectos a "fondos buitre".

El impuesto del 7 % se suma al recorte de primas aprobado por el Gobierno en 2010, que obligó a muchos inversores a refinanciar la deuda o a hipotecar "hasta su casa" con el objetivo de "aguantar" los tres años de vigencia de la medida.

Donoso insiste en que la principal reivindicación del sector es la garantía de la seguridad jurídica, ya que "la prima de riesgo de un proyecto fotovoltaico en España es la misma que la de un proyecto fotovoltaico en Tanzania".

La asociación pide un "diálogo permanente" con el Ministerio de Industria para abordar de forma conjunta los posibles cambios regulatorios, con el objetivo de "salvar un sector que creemos que vale la pena" y que ya es competitivo.

En estos momentos, su gran apuesta pasa por el autoconsumo y, más concretamente, por el balance neto, que consiste en permitir la instalación de paneles fotovoltaicos en hogares y empresas para cubrir la propia demanda, con la posibilidad de verter la energía excedentaria.

El balance neto tiene para Donoso tres grandes ventajas: sustituirá el consumo de gas por renovables, lo que beneficia a la balanza comercial; mejorará la competitividad de las empresas que instalen equipos, porque reducirá sus gastos energéticos, e introducirá competencia en el sector.

En el sector eléctrico "no ha habido una auténtica competencia de cara al usuario final", argumenta, y añade que el balance neto hará "que reaccionen las propias eléctricas", es decir, que "oferten energía solar o reduzcan los precios para intentar no perder mercado".

Sin embargo, la regulación del autoconsumo, prevista para comienzos de 2012, se ha retrasado y el sector teme que la normativa que finalmente se apruebe sea "más para controlar" que para "promover".

Así, si se impide la instalación de equipos en centros comerciales o industrias "o si te hacen que pagues unos costes de conexión excesivos", el resultado será que "en lugar de abrir una puerta" la normativa se transformará "en una losa".

Donoso insiste en que las demandas del sector son modestas -200 megavatios (MW) este año, 300 MW en 2014 y 400 MW en 2015- y que, además, están dispuestos a pagar unos peajes -canon por la utilización de las infraestructuras eléctricas- "por la energía que exportamos", pero no por lo que se deja de consumir "como están diciendo algunas compañías eléctricas".

La otra vía que baraja UNEF para sortear el futuro es la internacionalización, un camino que ya han emprendido muchas firmas españolas gracias a su competitividad, según el director general.

Sin embargo, Donoso apunta que, para que esa internacionalización sea posible, las compañías tienen que mantener cierta producción en España "para que pruebes, testes tus modelos" y para utilizarlos como "referencias de presentación" y, en ese sentido, aboga por desbloquear la regulación del autoconsumo.