Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN AÑO MÁS DE CRISIS

Adiós a los beneficios fiscales de la vivienda

Hacienda sube el IVA que grava la compra de piso y elimina la deducción

Los bienes en el extranjero tendrán que ser declarados

Los pensionistas perderán 436 euros de media

Montoro, en una comparecencia tras el Consejo de Ministros.
Montoro, en una comparecencia tras el Consejo de Ministros.

La caída de la recaudación fiscal en los últimos años ha puesto de manifiesto la crisis de ingresos que vive el sector público. El Gobierno ha retocado casi todos los tributos para exprimir la capacidad fiscal del Estado. Muchos de los cambios han entrado en vigor en los últimos meses —como la subida del IVA de septiembre o el gravamen sobre el IRPF en enero de 2012—, pero el año que comienza traerá numerosas novedades tributarias. Los cambios fiscales aprobados en los últimos meses reportarán al Estado unos 7.221 millones de euros. Muchos de ellos afectarán a la vivienda.

Pese a que las principales consultoras inmobiliarias auguran un descenso del precio de los pisos del 30%, los impuestos encarecerán la adquisición de la vivienda. “En 2013 desaparecen casi todos los beneficios fiscales a la vivienda”, explica Manuel Andrés Díaz, miembro de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf). El cambio más relevante es la supresión de la deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF a partir del 1 de enero de 2013. Esta deducción suponía un descuento del 15% de lo pagado por la compra de una vivienda con un límite de 9.040 euros, lo que suponía un ahorro de hasta 1.356 euros. La medida no tiene carácter retroactivo y solo afectará a los que compren a partir de 2013. Supondrá unos 430 millones para las arcas públicas.

Los que adquieran una vivienda nueva también tendrán que pagar más por el IVA, que pasa del 4% al 10%. También sube el IVA de las obras de renovación (pasa del 4% al 10%) y reparación de edificaciones destinadas a viviendas (pasa del 8% al 21%). La medida elevará los ingresos públicos en 750 millones.

A partir del 1 de enero se elimina la deducción por obras de mejora en los inmuebles, que hasta ahora era de un 20% sobre una base máxima anual de 6.750 euros y con un tope de 20.000 euros por inmueble. Díaz recuerda que a partir del 31 de diciembre se suprimirá la exención de la mitad de las plusvalías futuras de las viviendas: los que compraron un piso entre julio y diciembre de 2012 tributarán solo por el 50% de las plusvalías que obtengan cuando vendan el inmueble en el futuro. También habrá cambios tributarios para las retribuciones en especie para el caso de las viviendas de los empleados que tributará a partir de enero hasta el 10% sobre el valor catastral del inmueble.

Reaparece la tasa Tobin

El Gobierno estudia imponer el próximo año un impuesto sobre las transacciones financieras, una especie de tasa Tobin (cobro de una comisión a las transacciones financieras internacionales) a la francesa. Hacienda analiza cómo se comporta la recaudación en Francia, donde ya está en vigor un impuesto que grava las compraventas de acciones u otras operaciones de Bolsa, antes de decidir si lo aplica en España.

La Ley de Medidas Tributarias que acompaña a los Presupuestos para 2013 ya incluye un impuesto sobre los depósitos bancarios con tipo cero, con efectos nulos sobre la recaudación. Este impuesto se hace para “estatalizar el tributo que ya se aplica en otras comunidades”, dice el asesor fiscal Luis del Amo. El Gobierno lo ha aprobado para anular el que aplican Extremadura, Andalucía y Canarias e impedir que otras regiones lo pongan en marcha. Ahora estudia gravar estos depósitos para no contravenir la normativa fiscal europea, aunque el tipo será residual. Otra posible novedad es la ley de emprendedores, con un paquete de beneficios fiscales.

Una de las circunstancias que compensarán esta subida en el coste de la vivienda es el bajo nivel del euríbor, que cerrará el año en el 0,55% y abaratará las hipotecas 1.000 euros al año.

Pero en 2013 habrá otras modificaciones. “Tantos cambios en los impuestos no son buenos porque crean inseguridad. En los últimos meses ha habido numerosos cambios fiscales. Estas modificaciones son buenas para la recaudación a corto plazo, pero para lo demás no es bueno”, apunta Luis del Amo, responsable del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). Así, en el ámbito del impuesto sobre sociedades, las empresas tendrán limitado en 2013 y 2014 la deducción de los gastos de amortización del inmovilizado material para las grandes empresas, hasta el 70% del valor. Quedan excluidas las pymes, que podrán realizar la amortización habitual. Además, las empresas no podrán deducirse las indemnizaciones millonarias de los altos ejecutivos.

Del Amo también recuerda que a partir de enero las empresas podrán actualizar los balances, medida incluida en los Presupuestos de 2013. Este cambio fiscal pretende adaptar los valores contables a la inflación mediante el pago de un gravamen del 5% del importe de la actualización.

Menores premios en los sorteos

Los afortunados con alguno de los premios de la Lotería del Niño que se celebrará el 6 de enero tendrán que pagar un gravamen del 20% de las ganancias a Hacienda.

Este gravamen es aplicable para todos los premios superiores a 2.500 euros en los sorteos que estaban exentos del ente público Loterías y Apuestas del Estado (LAE), como la Nacional, Primitiva, Euromillones, la Bonoloto o la Quiniela. Tampoco tributaban los premios repartidos por la Cruz Roja y la ONCE. Lo que quedará gravado será la parte del premio que exceda de 2.500 euros. Es decir, que si se ganan 3.000 euros, se tributará al 20% por 500 euros, 100 euros en total.

El Gobierno espera ingresar con este nuevo tributo sobre los premios de Loterías unos 824 millones en 2013. Otra de las novedades afecta al juego en Internet y permitirá deducirse las pérdidas con efecto retroactivo desde enero de 2012. Así, las cantidades que se pierdan en el casino online o en las webs de apuestas se podrán aprovechar para compensar las cantidades ganadas.

Ley antifraude

Los titulares de bienes en el extranjero valorados en más de 50.000 euros tendrán la obligación de declararlo durante el primer trimestre de 2013. Esta es una de las novedades que introduce la Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal, que entró en vigor a finales de 2012. Esta obligación será de aplicación para los cerca de 30.000 millones de euros en capitales aflorados en el extranjero por la amnistía fiscal realizada por el Gobierno durante este ejercicio. Para ello, el Gobierno tiene que aprobar un nuevo modelo de información fiscal en las próximas semanas.

Esta ley también establece que estarán limitados los pagos en efectivo para cantidades superiores a 2.500 euros. Otra novedad será que, si Hacienda encuentra contribuyentes con propiedades ocultas en el exterior, considerará que estos proceden del último ejercicio no prescrito, aunque fueran obtenidos con anterioridad. En 2013, el Gobierno aprobará el cambio legislativo para poder publicar la lista de grandes defraudadores como anunció el ministro de Hacienda.

Pensiones sin revalorizar

El Gobierno escondió hasta el final de año una de las decisiones más polémicas de la legislatura: la no revalorización de las pensiones con el nivel de precios, como preveían los Presupuestos de 2012. La subida de las pensiones para 2013 estará entre el 1% y el 2% (para los que tengan pensiones más bajas).

El primer efecto de la no revalorización será que en enero los pensionistas no cobrarán la paga compensatoria. Se trata de una paga única que les compensa por el ascenso del IPC del año anterior (se les abona la diferencia entre la subida aplicada a principios de año, el 1%, y lo que sube realmente el IPC). Los pensionistas tampoco percibirán en sus pagos mensuales del próximo año el aumento de precios de 2012.

Además, la subida anunciada para 2013 se aplicará sobre su salario base de 2011 y no sobre lo que tenían que haber cobrado si se les hubiera actualizado el IPC. Esto supone una importante pérdida de poder adquisitivo. En el caso de una pensión media, situada en los 835 euros mensuales, de haber actualizado las pensiones habrían cobrado 436 euros más.