Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Bolsa pide que se levante el veto a los bajistas

Antonio Zoido alerta sobre la ‘tasa Tobin’

Esta medida, según él, no se puede imponer de forma aislada por un país

El presidente de la Bolsa de Madrid, Antonio Zoido, en el almuerzo de Navidad.
El presidente de la Bolsa de Madrid, Antonio Zoido, en el almuerzo de Navidad.

La prohibición de realizar apuestas bajistas tiene un fuerte impacto en la Bolsa española. El volumen de operaciones ha caído un 10% hasta noviembre, y el efectivo negociado el 26%. Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME) pidió este martes que se levante el veto a las posiciones cortas ya que éste distorsiona la liquidez de los valores y encarece las operaciones de los inversores al ampliar las horquillas de compraventa.

“Una vez superadas las últimas ampliaciones de capital en el sector financiero y recibidos los fondos para los bancos nacionalizados, creemos que ha llegado el momento de levantar esta prohibición y normalizar la imagen del mercado de valores español en el exterior”, dijo Zoido quien recordó que España es el único país “junto a Grecia” que mantiene este veto.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidió el 23 de julio pasado prohibir las operaciones bajistas sobre la Bolsa española. En ese momento el presidente del supervisor era Julio Segura y la decisión se tomó al mismo tiempo que Italia. El 1 de noviembre, ya con Elvira Rodríguez al frente de la CNMV, se decidió prorrogar la medida hasta febrero de 2013.

El presidente de la Bolsa también se mostró muy crítico sobre el debate que se ha abierto en la Unión Europea, de imponer un impuesto a las transacciones financieras. El Gobierno español, en principio, se ha mostrado partidario de aplicar esta medida, también conocida como tasa Tobin. “Esperemos que las autoridades reflexionen sobre la oportunidad y conveniencia de la puesta en funcionamiento de este impuesto ya que sus consecuencias serían muy serias. Su aplicación afectaría negativamente a los volúmenes y la liquidez del mercado”, explicó Zoido. En su opinión, esta medida no se puede imponer de forma aislada por un país y tenía como consecuencia inmediata un “incremento del coste de capital”.

Zoido reivindicó el papel “determinante” de los mercados para dar salida a la crisis. En su intervención ante los periodistas en el palacio de la Bolsa de Madrid, pidió a las autoridades medidas para facilitar el desapalancamiento de las empresas y favorecer la búsqueda de vías de financiación alternativas a la bancaria sobre todo entre las pymes. “Por ejemplo, ¿por qué el trato fiscal es favorecedor de la deuda [gasto deducible] frente a la financiación vía capital?”, sugirió.

Zoido recordó que desde que comenzó la crisis financiera hace cinco años las empresas españolas cotizadas han perdido 400.000 millones de euros de capitalización bursátil. “Para el próximo año, las previsiones no auguran tiempos mejores. Es difícil encontrar un equilibrio entre ajuste y crecimiento”, concluyó.