Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Santander absorbe Banesto

El banco cerrará 700 oficinas y espera lograr unas sinergias de 520 millones

La fuerte caída de ingresos obliga a cambiar de estrategia al presidente Botín

Ampliar foto
Oficina de Banesto en la calle Luchana de Madrid.

Esta es la crónica de una operación largamente esperada y siempre negada por la entidad cántabra. El Banco Santander absorbe Banesto. La profundidad de la crisis ha obligado a Emilio Botín, presidente del Santander, a cambiar de estrategia. Contaba con Banesto para intercambiarlo por una posición fuera de España con una entidad extranjera, pero la caída de ingresos (cercanos al 30% en el sector) y de márgenes financieros ha obligado a Botín a sacar la tijera, unir las marcas y recortar oficinas y plantilla. Toca ahorrar. No hay más remedio.

El Santander tiene el 89,74% del capital y para quedarse con el 100% ofrece a los minoritarios un canje de títulos. Santander destinará 45 millones de acciones de autocartera a financiar la adquisición en mayo de 2013. “Esta es una gran operación para todos”, declaró Botín. El Santander también integrará Banif, su unidad de banca privada.

La reducción de empleo será pactada, pero se esperan más de 2.000 bajas

Los gestores del Santander enmarcan esta operación en un contexto donde el sistema financiero ha sufrido una “profunda” transformación. La crisis ha provocado una drástica reducción del número de competidores y la creación de entidades de mayor tamaño. En 2015, según sus cálculos, las cinco mayores entidades tendrán una cuota de mercado conjunta en España del 65%, lo que supone avanzar hacia el oligopolio y quizá la exclusión financiera. El grupo ha perdido rentabilidad en su negocio doméstico lo que, unido a un entorno más competitivo y de mayores provisiones, le ha llevado a operar bajo una solo marca. Se trata de “una estrategia más apropiada en un mercado de bajo crecimiento”.

La absorción tendrá un impacto “neutral” en el capital del Santander y generará unas sinergias de 520 millones al tercer año, según sus cálculos. Además, esperan que aporte valor desde el primer momento, mejorando el beneficio por acción en un 3% el tercer año. La nueva estructura de negocio generará unos ingresos extras de 100 millones y la integración logrará unos ahorros de costes de 420 millones. Los menores gastos procederán de la integración de los servicios centrales y del cierre de 700 oficinas de Banesto y Santander. Algunos analistas cuestionan estas cifras porque Banesto ya trabajaba “enganchado” a la red Santander y es un banco con pocos gastos. “El único ahorro, que es poco, vendrá por las oficinas”, dice un experto que pide el anonimato.

La banca ha cerrado 16.000 oficinas en ocho años

Santander cerrará oficinas tras fusionar a Banif y a Banesto. Lo llama "racionalizar" su red, lo que implicará el fin de 700 oficinas de las 4.664 que suman actualmente los tres bancos. Insiste en señalar que, pese al recorte, tendrá "la mayor red de oficinas de la banca internacional, con más de 14.000 sucursales concentradas en una decena de mercados (España, Reino Unido, Alemania, Polonia, Portugal, Estados Unidos, Brasil, México, Chile, Argentina, Uruguay y Puerto Rico)". También destaca que, pese a cerrar sucursales, su cuota de mercado de oficinas en España "pasará del 10% en 2008 al 13% en 2015, ya que la reducción de oficinas prevista es muy inferior a la que se está produciendo en el mercado". A finales de 2015, asegura, se estima que el número total de oficinas del sistema financiero español sea de unas 30.000, "lo que supone el cierre de 16.000 sucursales en ocho años, con una reducción del 35%".

Otro experto independiente apunta que la operación ayudará a diluir los problemas inmobiliarios de Banesto (como su implicación con Reyal Urbis), frena la salida de depósitos y coloca al grupo en posición de recorte de gastos “antes incluso de saber si se queda con CatalunyaCaixa. Tras el anuncio de Bankia y del Santander, el sector financiero ha comenzado su gran reconversión, que será muy dura. La pelota ahora está en el tejado de La Caixa, que tiene una red gigante, más de 6.600 oficinas”.

Tras la operación, el Santander tendrá solo 4.000 sucursales en España, frente a 4.664 actuales. El Santander explicó que en 2016 el número de oficinas bancarias en España será de 30.000 frente a las 39.000 que hay actualmente y las 46.000 de antes del estallido de la crisis. La entidad cree que su cuota de mercado crecerá del 12% actual al 13% en cuatro años porque los competidores cerrarán más oficinas que ella.

El banco no quiso dar cifras de despidos y se limitó a decir que la reducción de la plantilla se producirá de manera “progresiva” y sin medidas “traumáticas”, sin un ERE. El ajuste se realizará con rotación, recolocación y bajas incentivadas. Algunos sindicatos barajan una caída de empleo mínima de 2.500 personas. Si adquiere CatalunyaCaxia, muchos más. Además, a los trabajadores de Banesto se les ofrecerá la posibilidad de trabajar en el extranjero. El Santander quiere ahorrar 237 millones en gastos de personal en tres años.

En el canje, los accionistas de Banesto recibirán 0,633 acciones del Santander por cada uno de sus títulos. Esta valoración supone una prima del 24,9% respecto al precio en Bolsa de Banesto el pasado viernes, aunque el mercado descontó este lunes la mayor parte del diferencial. Los títulos de Banesto subieron un 18,43% mientras los del Santander registraron una caída del 1,19%.

Más información