Veracruz hace los deberes

La agencia Fitch bendice la colocación por el Estado de parte de su deuda en la Bolsa de México

El Estado de Veracruz se ha anticipado a los nuevos tiempos que corren en México. El presidente, Enrique Peña Nieto, advirtió en su primer mensaje a la nación nada más tomar posesión que una de sus prioridades sería atajar el creciente endeudamiento de los Estados -390.000 millones de pesos (22.500 millones de euros), el 2,9% del PIB- y el Pacto por México –la agenda de reformas firmada al día siguiente por las principales fuerzas políticas del país- contempla la presentación en el segundo semestre de 2013 de una Ley Nacional de Responsabilidad Hacendaria y Deuda Pública para controlar el exceso de gasto de las entidades federativas y municipios.

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, también del Partido Revolucionario Institucional (PRI) como el presidente, decidió no esperar. El Estado es el tercero más rico de México, supone el 8% del PIB nacional, y el cuarto más endeudado. Reestructuró su pasivo –su deuda total ascendía a 30 de junio a 31.815 millones de pesos- y a mediados de noviembre resolvió salir al mercado. Colocó un primer bloque de títulos de la deuda por valor de 4.864 millones en la Bolsa de México a través de los grupos financieros Banamex, BBVA, Bancomer y Banorte IXE a una tasa de interés del 5,8% y a un plazo de 30 años. La operación fue bendecida por la agencia Fitch, que la calificó con AA (mex), que significa “muy alta calidad crediticia”, al tener una garantía de pago del 45% del banco de desarrollo, Banobras.

“Fue una apuesta de riesgo que ha salido bien”, dice Duarte, aliviado, tras haber superado también un complejo proceso legislativo en el que se necesitaba el aval de un Gobierno federal, entonces en manos del partido Acción Nacional (PAN), no afín políticamente a Veracruz –“apostaban muchas veces a que nos fuese mal”- y la aprobación del Congreso local. La operación implica responsabilidad financiera por parte de las autoridades del Estado. “Hay una serie de cláusulas restrictivas que si no se cumplen pueden suponer responsabilidades penales”, añade el gobernador.

Duarte explica que el problema de Veracruz “no era de riqueza sino de liquidez”. Ahora, la colocación en Bolsa de esos títulos de deuda –está prevista un segundo bloque por más de 2.000 millones de pesos- le permite disponer de 3.000 millones de pesos anuales, que el gobernador asegura que destinará a desarrollo social, como el Programa Adelante, de combate a la pobreza; infraestructuras y seguridad, un problema que puso al Estado contra las cuerdas en otoño de 2011.

La primera operación de este tipo que hace un Estado en la Bolsa de México en lo que va de año ha ido acompañada de medidas de austeridad. “Hemos reducido el coste financiero del Gobierno con un programa de retiro voluntario, hemos eliminado 18 organismos públicos para evitar duplicidades, racionalizado los gastos de la Administración, creado nuevos impuestos y simplificado el sistema recaudatorio”, afirma Duarte, convencido de que por fin Veracruz pueda dejar atrás “dos años verdaderamente difíciles”, cuando los crímenes del narcotráfico y el asesinato de periodistas pusieron al Estado en el centro de la atención nacional.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana