Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bankia recibe 18.000 millones más y prescinde de 6.000 empleados

La entidad se compromete a devolver las ayudas

La quita en preferentes del 39% y el traspaso al banco malo rebaja las ayudas

El banco, que perderá 19.000 millones este año, logrará beneficios en 2013

 FOTO: ULY MARTÍN

“Me voy a dejar la piel; la vida para cumplir estas previsiones y devolver las ayudas recibidas. Tengo un equipo con la experiencia y el compromiso para creer que es posible, pero no soy adivino, no soy mago, no puedo saber qué va a pasar en el futuro”. Con esta personal declaración de intenciones José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, se comprometió con el proyecto de la entidad. La Comisión Europea decidió este miércoles inyectar 17.959 millones al grupo (de los que 10.700 son para la filial cotizada Bankia). Con los 4.465 millones que metió el Estado en mayo pasado, BFA-Bankia acumula 22.424 millones de ayudas públicas en capital. No obstante, Goirigolzarri siempre hizo referencia a la devolución de los casi 18.000 millones del rescate europeo, de los que ya ha recibido 4.500.

Según las pruebas de Oliver Wyman, realizadas en septiembre, la entidad necesitaba 24.700 millones en capital. Sin embargo, con la venta de 25.000 millones en activos tóxicos al banco malo y la quita que aplicarán a las preferentes (un 39%), la deuda subordinada perpetua (un 46% de media) y la deuda subordina con vencimiento (un 14%), han reducido su necesidad de capital.

ampliar foto
Fuente: Grupo BFA.

Se estima que los clientes perderán 1.800 millones de su inversión en estos activos financieros. La inversión se canjeará por acciones del grupo, pero todavía no se sabe cuál será la ecuación (en la que podría haber otra penalización) ni la fecha. “Nuestros clientes de preferentes recibirán acciones de una entidad saneada y con futuro”, dijo Goirigolzarri como un intento de consuelo.

Con el dinero de Europa, que asumirá el Estado español, Bankia podrá sanear todos sus activos dañados este año y presentar unos ratios aseados para el futuro. El director general de presidencia, José Sevilla, explicó que, a cierre de septiembre, la entidad ya había atesorado unos 12.200 millones en provisiones.

No obstante, en 2012 el grupo BFA-Bankia podría perder alrededor de 19.000 millones, para remontar el vuelo más adelante. Antes de la creación del banco malo y el último decreto sobre provisiones de mayo pasado, Goirigolzarri estimó unas pérdidas cercanas a los 10.000 millones.

Como muestra del compromiso público, el primer ejecutivo del grupo afirmó que la entidad “volverá a los beneficios en 2013 y obtendremos un resultado neto de 1.200 millones en 2015”. Según analistas financieros consultados, el plan estratégico “es realista, aunque será difícil de cumplir en un mercado con los márgenes a la baja y teniendo que vender tantos activos”.

El banco intentará subcontratar parte de los 6.000 despidos

Pero para recibir el dinero, Bankia se ha comprometido a soportar duras condiciones que recaerán sobre la estructura del grupo, con la venta de filiales y negocios, pero sobre todo sobre la plantilla. Goirigolzarri admitió que los problemas que sufre Bankia “no se deben a que sus trabajadores hayan hecho mal su tarea. Cada operación vista una a una podría tener sentido, pero en conjunto, la entidad acumuló muchos riesgos, sobre todo relacionados con el negocio promotor. Su perfil de riesgo no era adecuado”. Bruselas considera que las entidades ayudadas deben sufrir por su mala gestión y para evitar tener ventajas sobre sus competidores. Una de las condiciones es vender toda la cartera de participadas, como Iberia o Realia, pero la más sangrante será Mapfre, con la que tienen un acuerdo estratégico para la venta de seguros. “Lo haremos en consenso con ellos”, comentó el presidente.

La entidad prescindirá del 28% de la plantilla

Pese a no ser los malos de esta película, el grupo prescindirá de 6.000 trabajadores, el 28%; una parte de ellos, alrededor de 4.500, pertenecen al banco, por lo que podrían ser despidos directos. Otros 1.500 trabajan en entidades del grupo, como el banco de Miami, y quizá aquí será donde intente “fórmulas como la subcontratación o la venta de unidades a terceros”, dijo Goirigolzarri. Cabe la posibilidad de que el comprador mantenga parte de las plantillas de estas divisiones.

Los sindicatos pidieron una negociación sin prisas y que no se apliquen las condiciones más duras de la reforma laboral. Además, se cerrarán unas 1.100 sucursales. “Un total de 400 oficinas que tenemos que cerrar nunca lo haríamos si no fuera por las exigencias europeas”, afirmó el presidente. Con todas estas operaciones, entre 2012 y 2015 tendrán que reducir un 26% los costes de explotación. Con este tijeretazo, la eficiencia del grupo deberá situarse entre el 40% y el 45% en 2015.

Deberá vender su participación en Iberia y en su aliada estratégica Mapfre

“Tenemos una entidad sólida y nos vamos a focalizar en hacerla rentable porque es la mejor manera de retribuir a nuestros accionistas”, dijo Goirigolzarri. No obstante, la entidad no podrá repartir dividendo hasta 2014.

El presidente de Bankia no quiso juzgar a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, que ayer compareció en el Congreso en la comisión que investiga la quiebra. A peticiones de la diputada socialista Cristina Narbona, Blesa se negó a revelar su sueldo y los detalles del pacto con CC OO que le aseguró la presidencia. Sobre los despidos en Bankia, Blesa dijo “no saber nada”, ahora.

Más información