Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores acusan a Marruecos del hundimiento del precio del tomate

El sector denuncia que Rabat no respeta el acuerdo firmado con la UE

Manipulado de tomate cherry en una cooperativa de Nijar.
Manipulado de tomate cherry en una cooperativa de Nijar.

Los precios del tomate en el mercado comunitario han registrado en la primera quincena de este mes un récord mínimo histórico de 0,36 euros kilo. Ante esta situación, productores de España, Italia y Francia, tras un encuentro en París, han denunciado el incumplimiento del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Marruecos y reclaman a Bruselas un mayor control en la aduana sobre las importaciones procedentes de este país. El hundimiento de las cotizaciones sería la consecuencia directa de la entrada de productos procedentes de Marruecos en función del acuerdo agrícola sin respetar, tanto por lo que se refiere al contingente asignado mensualmente, así como por los precios de entrada.

El nuevo acuerdo con Marruecos entró en vigor el 1 de octubre pasado, coincidiendo con el inicio de la campaña de exportaciones de frutas y sobre todo de hortalizas de invierno, cuyo calendario de producción coincide con el de los invernaderos españoles. Este compromiso supone un paso más en el proceso de liberalización total de las exportaciones de frutas y hortalizas de ese país hacia los mercados comunitarios, con la excepción de media docena de productos sensibles (ajo, tomate, fresa, calabacín pepino, clementina y azúcar), para los que se mantiene un contingente con precios de entrada y aranceles. Entre esos productos destaca el tomate, que constituye la estrella de las ventas de Marruecos para el que se fijó un contingente para exportar de 233.000 toneladas, más una cantidad adicional de otras 28.000 toneladas entre los meses de octubre y mayo. Para ese volumen se estableció un precio de entrada de 0,46 euros por kilo. Si el precio de importación estaba por debajo de esa cifra, se aplicará un arancel de 0,298 euros por kilo.

El hecho de que los precios del tomate en el mercado francés de Perpiñán, principal puerta de entrada en la UE, se hallen muy por debajo de los 0,40 euros, refleja que los importadores de Marruecos no están pagando los derechos de aduana. Marruecos disponía de un contingente para exportar de 13.350 toneladas de tomate en octubre y otras 34.900 toneladas en noviembre. Los productores españoles denuncian ante la Comisión que también se están superando esos volúmenes de ventas.

El acuerdo agrícola con Marruecos, a diferencia del de pesca, fue aprobado por la Comisión y por el Parlamento Europeo en contra de las posiciones de los productores de todos los países del sur de la Unión Europea por afectar negativamente a los intereses del sector comunitario. Para las organizaciones agrarias hay un problema de competitividad por producir en condiciones desiguales. Mientras en España el coste salarial por hora es de una media de cinco euros, en Marruecos es de 0,6 euros, además de utilizar una serie de productos fitosanitarios prohibidos en la UE.

En el actual acuerdo, Bruselas se había comprometido a intensificar los mecanismos de control, en precios de entrada y en volumen, siguiendo las recomendaciones de los propios servicios de inspección comunitarios basándose en los datos de la Olaf.