Botín reparte 26 millones de acciones del Santander entre cuatro de sus hijos

La familia en conjunto maneja un total de 79,2 millones de títulos de la entidad

El presidente del banco mantiene el derecho de voto sobre todos los títulos

Emilio Botín, presidente ejecutivo de Santander

Emilio Botín, presidente ejecutivo del Santander, ha repartido 26 millones de acciones del grupo, valoradas en 147 millones según el cierre de Bolsa de hoy, entre cuatro de sus seis hijos: Ana Patricia, Emilio, Francisco Javier y Paloma, según se desprende de un hecho relevante comunicado este lunes por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Carmen mantiene el mismo número de títulos que tenía, (8,6 millones) mientras que Carolina no figuraba con títulos antes y tampoco ahora. Este paquete de 26 millones de acciones genera 15,6 millones de euros anuales en dividendos, si mantiene el pago de 0,60 euros por título.

El presidente del Santander ha pasado de tener 32,6 millones a 6,36 millones. Ana Patricia eleva su cartera desde 5,2 millones de títulos a 13,2; Emilio, de nueve millones incrementa hasta 13,56; Paloma tenía un millón y ahora es titular de 7,8 millones.

El hijo con más acciones es Francisco Javier, que tenía 9,48 millones y ahora controla 16,28 millones. Con este paquete, Francisco Javier se coloca como el primer accionista de la sindicatura familiar de los Botín, que agrupa 79,28 millones de acciones, el 0,768% del capital del banco. En agosto pasado, la sindicatura familiar tenía 79,08 millones de títulos. Ayer declararon poseer 79,28 millones de acciones.

Pese a todos los cambios, Emilio Botín tiene los derechos políticos de los 79,28 millones de acciones. Fuentes del mercado comentaron que se trataba de una reorganización familiar de la cartera.

Entre los titulares de acciones hay una nueva sociedad, Nueva Azil, que pasa a controlar 5,57 millones de títulos. Es la misma cantidad que tenía antes Simancas, una sociedad que se queda vacía, sin ningún título.