La clase media crece en Latinoamérica y ya es casi tan grande como la baja

Los vulnerables, entre la clase media y los pobres, representan el segmento social más amplio

Una mujer compra en una tienda de Sao Paulo (Brasil). / Paulo Fridman (bloomberg)

A principios del milenio, el 44% de los latinoamericanos era pobre. Solo el 20% pertenecía a la clase media. Un tercio de ellos formaba lo que en un estudio difundido este martes por el Banco Mundial se llama clase vulnerable, personas con ingresos mayores a 4 dólares (3,15 euros) diarios y menores a 10 (7,89), por lo que no son pobres pero corren riesgo de serlo. En 2010, después de una década de intenso crecimiento económico y una inédita mejora en la distribución de los ingresos, la proporción de pobres y de miembros de la clase media se ha igualado, pues uno y otros representan alrededor del 30% de la sociedad. Muchos pobres han incrementado sus ingresos y se han sumado a la clase vulnerable, que ahora se ha convertido en la más numerosa, hasta reunir el 37,5% de la población, mientras que muchos vulnerables ya pertenecen a la clase media, según el Banco Mundial. Los ricos, que cuentan con ingresos superiores a 50 dólares (39,43 euros) diarios, suponen apenas el 2% de los latinoamericanos.

Unas 50 millones de personas salieron de la pobreza y otras tantas ingresaron en la clase media, que ahora totaliza unos 152 millones. La gran mayoría de los nuevos integrantes del segmento medio son los 40 millones de brasileños que han dado el salto de ingresos, según destaca el economista jefe del Banco Mundial para América Latina, Augusto de la Torre, en conversación telefónica desde Washington. En relación proporcional a su propia población, los mayores crecimientos de la clase media se registran en Argentina, Colombia, Perú y también Brasil, según De la Torre.

El cambio se percibe en la periferia de Buenos Aires, por ejemplo. Los clubes del trueque, muy extendidos durante la crisis de 2001-2002, ya no existen, mientras que han proliferado las ferias de artículos falsificados. Si bien siguen montándose puestos donde los cartoneros (recolectores informales de residuos) venden ropa o electrodomésticos que hallaron en buen estado dentro de los cubos de basura, también se han construido nuevos centros comerciales con las mejores marcas.

“Somos una región con ingresos medianos, pero no de clase media”, aclara el economista ecuatoriano del organismo multilateral. El aumento de la clase media obedeció en un 74% al crecimiento económico, sobre todo por su impacto en la creación de empleo, y en un 26% por la reducción de la desigualdad. La disminución de la pobreza, y la consiguiente expansión del segmento vulnerable, en cambio, se explica en dos tercios por el incremento del producto interior bruto (PIB) y en un tercio por la mayor equidad.

El aumento de la clase media obedeció en un 74% al crecimiento económico, sobre todo por su impacto en la creación de empleo

Los investigadores del Banco Mundial detectaron, para su sorpresa, que en la primera década de los años 2000 se había registrado una muy elevada movilidad social intrageneracional, es decir, personas que han cambiado de clase porque en los últimos años han mejorado sus ingresos. Casi la mitad de los latinoamericanos que eran pobres en 1995 ha pasado a ser clase vulnerable en 2010 (solo el 4,8% ingresó la clase media) y más del 50% de los vulnerables ha progresado en la escala social. Muy pocos ciudadanos han retrocedido.

El origen social de la familia aún condiciona a las personas para el resto de sus vidas, advierte De la Torre. “Si alguien pertenece a un hogar pobre, irá a escuelas peores y los resultados educativos serán pobres. Hay una movilidad social intergeneracional baja. Esto tiene que ver con la igualdad de oportunidades, algo que está cambiando para bien desde la última década”, se ilusiona el economista.

Los expertos del Banco Mundial concluyeron que, a diferencia del resto del mundo, donde la calidad institucional mejora en la medida en que crece la clase media, en Latinoamérica esta relación no es tan fuerte. “Aquí, en lugar de demandar mejores servicios públicos, la nueva clase media contrae servicios privados, como en educación o seguridad. En algunos países se compran generadores eléctricos propios. Esto abre la puerta a un riesgo de servicios públicos malos porque la clase media no los usa y no quiere pagar por su mejoramiento”, lamenta De la Torre. Con la excepción de Argentina y Brasil, la recaudación tributaria de la región sigue siendo baja en relación al PIB. “Una manera de romper con esto es que los países con ingresos más elevados por los altos precios de las materias primas de los últimos años mejoren los servicios públicos básicos, como la educación, y rompan así el circulo vicioso. Entonces habrá más voluntad de pagar impuestos”, propone el funcionario del Banco Mundial.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

CaixaBank compra la red de Barclays en España

La operación, fijada en 800 millones, eleva la presencia del grupo en Madrid

Las nuevas inmobiliarias animan el mercado

Las compras de las socimi alcanzan los 1.600 millones en lo que va de año

Telefónica puja por Brasil

Ramón Muñoz Madrid

El grupo de Alierta aspira con la compra de GVT a liderar el mayor mercado latinoamericano, desplazando a Slim

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana