Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres frena temporalmente la puesta en marcha de la Tasa Tobin

Reino Unido es reacio a imponer una tasa del 0,1% sobre las transacciones financieras

El primer ministro británico, David Cameron.
El primer ministro británico, David Cameron. Reuters

La Unión Europea se mueve con lentitud y sus miembros no se ponen de acuerdo sobre qué dirección tomar. Los ministros de Economía y Finanzas de España, Alemania, Grecia, Bélgica, Francia, Portugal, Italia, Austria, Estonia, Eslovenia y Eslovaquia defienden hoy en el Consejo la puesta en marcha de una cooperación reforzada que permita activar la Tasa Tobin en sus territorios. El impuesto gravaría un 0,1% cualquier transacción financiera y un 0,01% las operaciones con derivados. El objetivo es reducir el número de operaciones financieras de alto riesgo y contar con una fuente de recaudación adicional.

Pero las perspectivas de avanzar en el terreno no son optimistas a corto plazo. La Comisión Europea, que presenta la propuesta a petición de los 11 Estados interesados, asume que el martes no se llegará a ningún acuerdo, ya que algunos países como Reino Unido se han mostrado muy reacios a permitir que otros miembros de la Unión avancen en solitario. La UE se ve obligada a frenar temporalmente la iniciativa.

Según el comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, la medida no entra en conflicto con las normas del mercado interno. Aunque se necesita una mayoría cualificada en el Consejo para dar el visto bueno a la iniciativa de los once, lo cierto es que de la reunión de hoy solo se espera acercar posturas. Reino Unido estudiará cómo puede afectar este movimiento a sus intereses, esto es, a los intereses de la “City” londinense, que alberga la sede de los principales grupos financieros del mundo.

Semeta urge a llegar a un acuerdo: “No debemos perder tiempo”, aunque reconoce que las negociaciones que empiezan hoy se podrán alargar hasta el mes de diciembre, una muestra más de la lentitud y la discordancia en el seno de la UE. Alemania, firme defensora de la Tasa Tobin, está moviendo ficha para presionar al Reino Unido.

Las discrepancias entre el gobierno de David Cameron y sus homólogos europeos han aumentado con el agravamiento de una crisis económica que ha disparado el tradicional euroescepticismo de los británicos.

Esta actitud puede retrasar la puesta en marcha de otras medidas que también están sobre la mesa de negociaciones del ECOFIN, como la creación del Mecanismo de Supervisión Bancaria, por la que el Banco Central Europeo pasaría a ser el principal supervisor de las más de 6.000 entidades crediticias de la zona euro. Para dar forma al proyecto, el Consejo, formado por los 27 países de la UE, deberá aprobar por unanimidad la propuesta.