Guindos ve signos positivos y pide aminorar la reducción del déficit

El titular de Economía observa mejoras en el mercado laboral pese al alza del paro

El Gobierno de Mariano Rajoy se apunta al optimismo a prueba de bombas que tantos disgustos trajo a sus antecesores. Dos semanas después de que la ministra Fátima Báñez vislumbrara “señales” de que España está saliendo de la crisis, su compañero y titular de Economía, Luis de Guindos, afirmó este lunes en Bruselas que ve signos positivos.

Los síntomas optimistas que detecta el ministro de Economía se centran en el sector exterior, en el mercado de trabajo gracias a la reforma laboral y en el sector financiero, que se beneficiará este mes de la reestructuración de las entidades y de la puesta en marcha del banco malo. Sobre los últimos datos de empleo —que catapultaron la tasa de paro por encima del 25%— reconoció que “no son positivos”, pero sí detectó dos “elementos relevantes que pueden ser importantes”. Guindos se refería a la estabilización en la destrucción de empleo en el sector privado, y que esta afecta ahora sobre todo al sector público. “Todos estos datos son un claro ejemplo de que la reforma laboral está empezando a generar un nuevo entorno de relaciones laborales”, dijo.

Los pronósticos de los analistas privados y de organismos como la Comisión Europea o el FMI, que anticipan un agravamiento de la recesión y un aumento de la tasa de paro, no varían el análisis del ministro. “Las previsiones no están escritas en bronce”, señaló en el Parlamento Europeo. “Se observan ya signos positivos que indican que los esfuerzos de corrección de los desequilibrios pueden empezar a dar efecto a medio plazo”, continuó Guindos.

Guindos se suma a la doctrina de cierta laxitud que ahora emana del FMI y reconoció que hay que tener en cuenta la recesión internacional

El ministro aseguró que las reformas que el Gobierno ha puesto en marcha ya están dando frutos, pero también señaló que los objetivos de reducción de déficit han de tener en cuenta la recesión en Europa haciéndose eco de las dudas que genera la capacidad de España de cumplir la meta de déficit pactada con Bruselas. “La reducción del déficit público es ineludible y se tiene que hacer en una senda que se considere prudente y sensata”, apuntó.

Guindos se suma a la doctrina de cierta laxitud que ahora emana del FMI y reconoció que hay que tener en cuenta la recesión internacional. “En estas circunstancias, el esfuerzo de la política fiscal se tiene que medir no solamente por los objetivos nominales de déficit público, sino también por los objetivos de esfuerzo estructural”, añadió. El vicepresidente de la Comisión Olli Rehn ya había dicho este mes que Bruselas se centrará en el déficit estructural y no en el nominal a la hora de evaluar si España ha tomado medidas efectivas para reducir sus números rojos.

Para explicar las debilidades de la economía española, Guindos insistió en la pesada carga que supone una prima de riesgo que supera en 200 puntos básicos, el diferencial que consideraría lógico. Y puso un ejemplo para explicar por qué la recuperación es “prácticamente imposible” si no se resuelve la crisis de la Eurozona: “Las pymes españolas pagan el doble que las alemanas por un préstamo. El futuro del euro se juega en España. Estamos siendo el rompeolas de seguridad de la zona euro”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Twitter declara en España ingresos inferiores al millón

La red social factura desde Irlanda su negocio en el mercado español

La demografía se apodera de las Bolsas internacionales

El envejecimiento de la población es la "bala de plata" que tienen los inversores

La guerra en Bodegas Martúe, en los tribunales

El fundador intercambia denuncias con Emilio Aragón y otros cuatro accionistas

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana