Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sindicato de funcionarios CSIF no participará en la huelga general

La organización cree que no es responsable ante la inminente petición de un rescate a Bruselas

CC OO y UGT convocaron el paro para el próximo 14 de noviembre

El presidente del sindicato de funcionarios CSI-F, Miguel Borra. PACO CAMPOS (EFE)

El sindicato de funcionarios CSI-F no secundará la huelga general del próximo 14 de noviembre (promovida por UGT y CCOO) por responsabilidad, ya que considera que en un momento en que se está reflexionando sobre la posibilidad de pedir ayuda a Europa el paro puede influir en la negociación de las condiciones. Además, según ha explicado en rueda de prensa el presidente del sindicato, Miguel Borra, también se ha tomado porque las presiones de los empleados públicos de toda España han hecho "mover ficha" a la Administración y porque consideran que se trata de una huelga política.

Borra ha señalado que esta decisión ha sido tomada por "inmensa mayoría" de los responsables del sindicato, aunque no ha sido unánime. Así, CSI-F se desvincula del apoyo que la Cumbre Social —de la que forma parte junto a otro centenar de organizaciones— ha dado a la convocatoria de huelga general de CCOO y UGT. Según el presidente del CSI-F, este jueves la Administración se comprometió por escrito, también con CCOO, UGT, CIGA y USO, a abrir las mesas de negociación de las condiciones laborales que llevaba meses bloqueada y que ha llevado a una política marcada por la "innacción, la imposición, los recortes y de hechos consumados".

Respecto al componente político de la huelga, Borra ha subrayado que la huelga se está vinculando a la demanda de un referéndum y que el CSI-F no está "para poner o quitar gobiernos" ni para reivindicar acciones que no sean estrictamente laborales. Borra ha anunciado que el día 7 de noviembre habrá una reunión de la Cumbre Social, en la que, ha dicho, que ha habido otras organizaciones que también se han posicionado en contra de la huelga.

La organización cree que se trata de una huelga política

Ha matizado que esta plataforma se constituyó para luchar contra los recortes del Gobierno, pero que la huelga sólo la secundan algunas de las organizaciones que la forman, de las que espera "respeto" hacia la decisión del CSI-F. Este sindicato, ha concluido, considera que una huelga general es el "último recurso" y que antes se pueden hacer otro tipo de acciones que supongan menos coste. No obstante, ha recalcado que la decisión de hoy "no presupone las decisiones que pueda adoptar mañana" este sindicato.