Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHINA FOXCONN

Foxconn reconoce que contrata a menores en China

Los escolares fueron obligados a trabajar en una planta de la empresa que manufactura para Apple, Hewlett Packard, Nokia y Dell,

Un hombre camina junto al complejo empresarial Foxconn, en Kunshan, en la provincia china de Jiangsu. EFEArchivo Ampliar foto
Un hombre camina junto al complejo empresarial Foxconn, en Kunshan, en la provincia china de Jiangsu. EFE/Archivo EFE

Foxconn, que manufactura para gigantes tecnológicos como Apple, Hewlett Packard, Nokia y Dell, ha reconocido que contrató a adolescentes de solo 14 años como aprendices en una de sus fábricas en China, la de Yantai (Shandong). La compañía lo ha admitido después de que la Radio Internacional de China (CNR, por sus siglas en inglés) revelara ayer que escolares en Yantai fueron forzados a trabajar en esta planta de la empresa taiwanesa y algunos profesores indicaron que se les pidió enviar a sus alumnos para cumplir con las cuotas locales.

Foxconn ha pedido disculpas a los trabajadores infantiles, asegura que solicitará a las escuelas que investiguen lo sucedido y amonestará a los empleados involucrados en el caso.

"Nuestra investigacion interna desvela que los menores, entre 14 y 16 años, han trabajado en la fábrica durante aproximadamente tres semanas", asegura la empresa en un comunicado. En China la edad mínima para trabajar es de 16 años. "Esto no solo es una violación de la legislación. También  viola la política de la compañía y ya hemos adoptado las medidas adecuadas para que los jóvenes regresen a los centros educativos".

Un oficial del Partido Comunista de China (PCCh) ha manifestado, según publica hoy el diario oficialista Global Times, que los estudiantes de Foxconn cumplían las regulaciones legales del país, y formaban parte de "una práctica normal de más de un año y no fueron enviados por órdenes del Gobierno".

"La planta carece de mano de obra debido a que algunos de sus trabajadores originarios de Henan (centro) se han trasladado a Zhengzhou, capital de esta provincia, donde la compañía está construyendo una nueva instalación", añade el oficial que permaneció bajo el anonimato. La misma fuente indica que el gobierno local de Yantai apoya a Foxconn, ya que es una empresa "importante" para la provincia, y añadió que los jóvenes trabajadores recibían un sueldo de 2.000 yuanes (319 dólares) al mes y que la mayoría estaba satisfecha.

Estudiantes entrevistados por el mismo  diario dijeron no estar contentos con la experiencia y se quejaron de lo arduo de sus tareas, que para algunos suponían hasta once horas diarias de trabajo. "Si perdía estas prácticas podía perder el certificado de graduación y ser expulsado de la escuela", declaró un estudiante citado por el diario, que denuncia que cerca de 3.000 aprendices de su escuela trabajaban en la planta de la firma taiwanesa. La mayoría, asegura, tenían entre los 16 y 20 años de edad, e incluso algunos menores de 16 años.

La compañía informó de que su planta en Yantai emplea alrededor de 60.000 trabajadores y 10.000 aprendices.

El caso pone, de nuevo, a Foxconn  en el punto de mira por sus prácticas laborales. Las denuncias contra la compañía son frecuentes en China, donde se la acusa de duras condiciones de trabajo y abusos laborales en sus líneas de producción.

A inicios de este mes, miles de trabajadores de una instalación de Foxconn en Zhengzhou, en la que se fabrica el iPhone 5, se declararon en huelga por las abusivas condiciones laborales, lo que paralizó la producción del teléfono de Apple.

La huelga se produjo dos semanas después de que otra planta de la firma, en esa ocasión la de Taiyuan (capital de Shanxi, al norte), tuviese que cerrar durante más de 24 horas tras incidentes en los que se vieron envueltos hasta 2.000 trabajadores y que motivaron el ingreso hospitalario de una decena de ellos.

A principios de septiembre, se produjo un suicidio en las plantas de Foxconn, el segundo tras el acuerdo firmado entre esta compañía y Apple para mejorar la situación de los trabajadores.

El convenio se alcanzó después de que más de un centenar de empleados de la compañía amenazara el pasado enero con suicidarse en masa saltando de un tejado de la fábrica.

Este suceso añadió presión a Apple, que aceptó que la organización independiente Asociación de Justicia Laboral (FLA) efectuase una investigación, la cual desveló que los trabajadores chinos de la compañía trabajan, en ocasiones, más de 60 horas a la semana.