Selecciona Edición
Iniciar sesión

Standard & Poor’s deja la deuda de España al borde del ‘bono basura’

La agencia de calificación de riesgos degrada dos escalones la deuda soberana, hasta BBB-

"Los riesgos son cada vez mayores en las finanzas públicas de España", señala

Advierte de las crecientes tensiones "económicas y políticas"

Dice que las previsiones de PIB del Gobierno para 2013 son demasiado optimistas

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) ha decidido rebajar la nota de la deuda española dos escalones y la deja al borde de los llamados bonos basura, es decir, a un escalón de ser inversiones consideradas especulativas. Hasta ahora los bonos españoles estaban calificados con un BBB+ y a partir de esta rebaja quedan en BBB-. La anterior calificación de S&P fue realizada en agosto, cuando la agencia decidió ofrecer un voto de confianza a España y la mantuvo sin cambios. "La rebaja refleja nuestra opinión de que los riesgos son cada vez mayores en las finanzas públicas de España, debido a las crecientes presiones económicas y políticas", señala S&P en un comunicado.

La agencia advierte de que España "vive una recesión económica severa y profunda que puede llevar a un incremento del descontento social y a crecientes tensiones entre el Gobierno central y los Gobiernos regionales". Apunta además a las tensiones con las comunidades autónomas y explica que las finanzas regionales son uno de los elementos que han inclinado la balanza para cambiar la nota a España. "Con elecciones regionales aproximándose y muchas comunidades autónomas atravesando importantes dificultades financieras, las tensiones entre el Gobierno central y las regiones están creciendo, lo que hace que los resultados de las políticas económicas y fiscales se diluyan. Estas crecientes dificultades internas limitarán, desde nuestra visión, las opciones políticas del Gobierno central", dice en su comunicado. 

La recesión económica es, sin embargo, el tema principal por el que rebaja la calificación. "España está soportando una severa y cada vez más profunda recesión económica como reflejan nuestras estimaciones de PIB del -1.8% en 2012 y -1.4% para 2013", apunta S&P. "Si bien las exportaciones se han expandido significativamente", dice la agencia, no piensan "que su contribución a los ingresos y al empleo compensen el impacto de una demanda deprimida en el mercado laboral español ni, por una menor recaudación de impuestos, en los resultados fiscales del Estado", advierte. También hace mención de las dificultades que tienen las empresas para acceder al crédito.

La capacidad de maniobra del Gobierno para contener la crisis ha disminuido"

La agencia advierte al Gobierno de que la calificación tiene además perspectiva negativa y la falta de decisión a la hora de pedir un rescate puede perjudicar al rating de la deuda soberana. "Consideramos que las dudas del Gobierno para acordar un programa formal de ayuda, que probablemente rebajaría significativamente los costes de financiación del país a través de compras por parte del ESM y el Banco Central Europeo (BCE), aumentan potencialmente los riesgos de una mayor caída del rating de España", avisa.

S&P también apunta al Ejecutivo que sus previsiones son demasiado optimistas de cara a 2013. "Los objetivos de déficit serán probablemente difíciles de cumplir debido a la caída continuada del empleo, así como a la intención del Gobierno de posiblemente actualizar las pensiones a final del año 2012 y aumentarlas en 2013". Los ajustes realizados hasta ahora, señala, quizá se notarán, pero a largo plazo. "Creemos que la determinación del Gobierno será puesta a prueba repetidamente por diferentes sectores del país que están siendo negativamente afectados por sus políticas. Y, en consecuencia, pensamos que la capacidad de maniobra del Gobierno para contener la crisis ha disminuido", opinan.

De momento, fuera del 'bono basura'

Fitch ya decidió también en junio reducir la solvencia de España tres escalones, hasta BBB, lo que significa que para esta firma está todavía dos escalones por encima de los bonos basura. Sin embargo, también advirtió que la perspectiva era "negativa", lo que implica una posible revisión.  Por su parte Moody's debía revisar la nota de los bonos soberanos antes de terminar septiembre, sin embargo, decidió retrasar la decisión. Esta agencia era hasta ahora la más dura a la hora de valorar a España, ya que le otorga Baa3, justo por encima del nivel de bono basura.

La nota que las agencias dan a España, aunque se acerca peligrosamente al bono basura, está todavía muy lejos de la que le otorgan a Grecia. Al país heleno todas las firmas le dan calificaciones en el bloque de las C, es decir, dentro del nivel especulativo, pero además al menos a siete niveles de profundidad (Para S&P es CCC, para Moody's C y para Fitch CCC). Portugal está también considerada bono basura, aunque de la mejor calidad (S&P le pone una BB y Fitch una BB+). Por su parte, Irlanda está considerada algo mejor que España, ya que tanto Fitch como S&P le dan un aprobado a sus bonos soberanos de BBB+.

Lejos quedan las notas de solvencia de las que puede presumir Alemania. En todos los casos recibe una matricula de honor, y además, en el caso de S&P y Fitch con perspectiva "estable". Francia, por su parte, está entre el sobresaliente y la matrícula de honor para todas las agencias.

S&P apunta a una rebaja en masa de la banca española

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) está estudiando rebajar la nota de un gran número de bancos españoles después de recortar en dos escalones el rating soberano de España, hasta BBB- con perspectiva negativa, con lo que la deja al borde de la categoría denominada bono basura.

"Creemos que esta rebaja podría tener un impacto negativo en la solvencia de los bancos españoles que calificamos", explica la agencia de calificación en un comunicado. Entre las entidades que se podrían ver afectadas por esta rebaja se encuentran Banco Santander (A-), el único que hasta ahora tenía de forma extraordinaria más nota que la del país. También sus subsidiarias Banesto (A-) y Santander Consumer Finance (BBB+). A su vez, BBVA (BBB+) y Barclays Bank (BBB+), las únicas que mantenían un rating igual al de España.

Asimismo, también estudiará el impacto que tiene esta rebaja en las calificaciones de CaixaBank (BBB) y su matriz La Caixa (BB+), que se encuentra ya en la categoría de bono basura, al igual que los ratings de Bankia BB+ y su matriz Banco Financiero y de Ahorros (B+).

En esta línea, analizará los perfiles crediticios de Kutxabank, Ibercaja Banco y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), que tienen una calificación BBB-, al borde de la categoría del grado de especulación, en la que ya se encuentran Banco de Sabadell, Banco Popular y Bankinter, al ostentar un rating BB+.

Más información