Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento investiga las expropiaciones que han agravado la crisis de las autopistas

El ministerio recurrirá las valoraciones de los terrenos de las nuevas vías de acceso a Madrid

El departamento busca "soluciones singulares" para las concesionarias con problemas

El Ministerio de Fomento anunció este viernes que está investigando los "desorbitados" importes que se pidieron por las expropiaciones de terrenos realizadas para construir las autopistas de peaje que están en riesgo de quiebra. El departamento que dirige Ana Pastor ha detectado indemnizaciones a los propietarios entre 20 y 30 veces superiores a las valoraciones de sus técnicos, sobre todo en el caso de las radiales que dan acceso a Madrid, por lo que recurrirá esas expropiaciones en los tribunales para que sean declaradas "abusivas".

En el caso de las sentencias firmes, Fomento poco puede hacer. Pero el ministerio está determinado a recurrir el resto, si lo considera lesivo para los intereses del Estado, según informó el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, en una comparecencia en el Congreso para explicar los presupuestos del departamento para 2013. Catalá no dio cifras sobre la cuantía que puede estar en juego en esos recursos.

El sobrecoste de las expropiaciones han sido uno de los factores que han agravado la crisis de muchas de las autopistas, además de un tráfico muy por debajo del previsto. Muchos de esos terrenos fueron valorados por los tribunales de expropiaciones como urbanos en aplicación de la Ley del Suelo de 1998, que permitía valorar los terrenos en función de sus expectativas. Nueve concesionarias están al borde de la quiebra y cuatro ya se han acogido a procesos concursales: Madrid-Toledo, la R-4 Madrid-Ocaña, la Cartagena-Vera y la concesionaria de las radiales de Madrid R-3 (Madrid-Arganda) y R-5 (Madrid-Navalcarnero).

El secretario de Estado avanzó que Fomento trabaja con las concesionarias con problemas para buscar "soluciones singulares". "Algunas de estas autopistas tienen tráfico, pero hay una salida que permite abandonar la vía sin pagar peaje; otras apenas tienen tráfico; algunas están lastradas por el sobrecoste de las expropiaciones", detalló el secretario de Estado. En el caso de la R-3 y la R-5, el coste de las expropiaciones se calculó en 40 millones cuando se adjudicó el proyecto hace más de diez años y ha acabado siendo de 640 millones.

Impacto en el Estado

En caso de liquidación, el Estado tendría que hacerse cargo de parte del coste. Las cuatro empresas concesionarias que ya se han acogido a procesos concursales, participadas por constructoras y entidades financieras, suman un pasivo de 2.171 millones y realizaron una inversión de 3.338 millones.

Durante su comparecencia, Català dio detalles sobre los presupuestos de Fomento, cuyas inversiones caerán cerca de un 15% en 2013, en línea con la política de austeridad puesta en marcha por el Gobierno para cuadrar el déficit público. Para recortar la deuda financiera que el departamento tiene en la actualidad, y que roza los 44.000 millones, el departamento destinará 3.122 millones 2012 y 2013 para abonar facturas pendientes. Además, para atender el servicio de la deuda (amortización de principal más los intereses) se dedicarán 2.639 millones el próximo año, un 17,4% más que en 2012.

El portavoz del PSOE en la Comisión de Fomento, Rafael Simancas, aseguró en su intervención que los recortes en infraestructuras llevados a cabo por el Gobierno en 2012 y 2013 se traducirán en la destrucción de 170.000 empleos. "Estos presupuestos son una máquina de picar empresas y empleos", dijo el diputado, que duda de que el AVE llegue a Galicia antes de 2022.

Respecto a la subida de tasas de AENA recogida en los Presupuestos para 2013, equivalente al IPC de octubre más cinco puntos, Català seguró que no cree que sea mayor del 7%. Sin embargo, si se toma como referencia la inflación de septiembre (3,5%), el crecimiento sería al menos del 8,5%. Fomento calcula que la repercusión en el coste del billete será de 1,4 euros. "No creo que esto suponga grandes quebrantos para las aerolíneas", dijo.