Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos se topa en Londres con la ira de los jóvenes españoles

El ministro insiste en que “España no necesita un rescate, sino ciertas medidas del BCE”

Un grupo de personas irrumpe con una pancarta que rezaba "España en venta"

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se ha topado este jueves en Londres con la ira de los jóvenes españoles. Un grupo de asistentes a una conferencia de Guindos en la London School of Economics (LSE) ha interrumpido la sesión de preguntas del público mostrando una pancarta en la que se leía, en inglés, “España en venta” y le han exigido a gritos que explicara por qué no había hablado de la gente. El ministro ha salido airoso del apuro e incluso ha arrancado una ovación de los asistentes al ofrecerse a dialogar con los jóvenes al término de la charla.

Luis de Guindos había mantenido por la mañana diversos encuentros en privado con responsables de fondos de inversiones de la City para explicarles de primera mano la situación en España e invitarles a participar en el banco malo que el Gobierno creará en diciembre para sanear la banca de activos inmobiliarios tóxicos. Luego, como suele ser habitual en los últimos tiempos, visitó la sede del diario Financial Times, considerado en España un vehículo de especial influencia a la hora de proyectar al mundo la situación de la economía española.

El responsable de Economía se ofreció a hablar al acabar la charla con algún representante de los jóvenes que protestaban

Los organizadores del coloquio habían tomado aparatosas medidas de seguridad rara vez vistas en una conferencia en la London School of Economics. Los encargados de seguridad registraban las bolsas antes de entrar al anfiteatro en el que Guindos dictó la charla, pero no fueron capaces de detectar ni la pancarta ni las octavillas que lanzaron durante su protesta. En ellas recordaban que, el ahora ministro, había sido director para España y Portugal del banco Lehman Brothers hasta su desplome.

La protesta empezó cuando una joven tomó a gritos la palabra durante el coloquio para denunciar los recortes en el sector público mientras otros jóvenes cantaban “que no, que no, que no nos representan”. “¿Por qué no ha hablado de la gente?”, le reprocharon. “No hay democracia en España. Ni en Reino Unido ni en Europa”, denunciaron. Pese a las ofertas de posterior diálogo del ministro, el encuentro no llegó a producirse. Según la embajada española, Guindos ha estado 20 minutos esperando en una sala de la sala a que acudiera una representación de los jóvenes españoles pero, según esta versión, estos querían acudir en grupo.

La prioridad: sanear la banca

Durante su exposición inicial, el responsable de Economía y Competitividad hizo un “diagnóstico” de la crisis española y la atribuyó a un triple efecto: “La deuda privada, la burbuja inmobiliaria y la pérdida de competitividad de las manufacturas de un 30% desde el ingreso en el euro”. “Eso ha llevado a un deterioro de las finanzas publicas y a un espectacular incremento del paro, que es la indicación más clara de la gravedad de la crisis y que se debe también a la falta de flexibilidad laboral”. “El futuro de la batalla del euro se va a dar en España”, aseguró. Explicó los aumentos de impuestos acordados por el Gobierno y los presentó como una “señal del compromiso del Gobierno” para superar la crisis. Y enfatizó que “el coste del endeudamiento es similar al del año anterior a pesar de todo”.

“El futuro de la batalla del euro se va a dar en España”, aseguró el ministro

La prioridad ahora es “sanear la banca”, dijo. Y recordó que según la reciente auditoría de Oliver Wyman “el 70% de la banca está limpia" y el resto tiene unas necesidades de capital de unos 53.000 millones. Destacó los superávits comerciales de España con diversos países, entre los que citó a Francia, Italia y Austria. Y subrayó que la competitividad de las empresas españolas ha mejorado desde 2008. Pero admitió que eso se debe sobre todo a los recortes de empleo y “esa es la mala manera de recuperar competitividad”.

"España no necesita un rescate"

Guindos ha puesto especial énfasis en que “para que España salga de la crisis es muy importante que se elimine cualquier duda sobre el futuro del euro; por eso apoyamos la unión bancaria”. “Estamos haciendo nuestros deberes y la vía de salida es más Europa para España”, insistió. Preguntado sobre por qué España se resiste a aceptar un rescate con condiciones, Luis de Guindos, en línea con las declaraciones de Mariano Rajoy, dijo: “España no necesita un rescate. Lo que necesita es ciertas condiciones del BCE. La cuestión no es la condicionalidad, sino si estamos haciendo lo correcto para el futuro de España”.

En el debate aseguró que ni las elecciones catalanas ni las de Galicia y el País Vasco afectan a la toma de decisiones del Gobierno. Preguntado sobre por qué la banca española necesita menos dinero que la griega y la irlandesa para sanearse respondió: “Lo primero es clarificar la situación de los balances de los bancos”, y recordó que las necesidades de capital proceden de evaluaciones “independientes y creíbles”.

Guindos asegura que ni las elecciones catalanas ni las de Galicia y el País Vasco afectan a la toma de decisiones del Gobierno

Un joven español le recriminó que se esté sacrificando al sector público por una crisis creada por el sector privado. “A veces los gobiernos deben tomar decisiones impopulares y comprendo la frustración de la población por esas medidas, pero son totalmente necesarias para crear las condiciones de un crecimiento futuro en España. Prefiero mirar al futuro, no al pasado, porque si miramos al pasado... Hay que mirar al futuro para evitar los errores del pasado. No hay que olvidar el pasado, pero hay que tomar las medidas necesarias para que la economía española vuelva a crecer. Hubo errores también en el sector público, pero...”, respondió. Los asistentes, que abarrotaban el anfiteatro de la LSE, le despidieron con una cerrada ovación. No se sabe si tuvo tanto éxito con los inversores por la mañana.