Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco malo excluirá los pisos de menos de 100.000 euros

Guindos afirma en el Congreso que el 55% del banco malo estará en manos privadas

La Sociedad de Gestión inmobiliaria podrá separar sus activos en fondos especializados

El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos.

Poco a poco se va desenredando la madeja en la que se ha convertido el sector financiero español enmarañado por sucesivos procesos de fusiones, decretos gubernamentales e inmerso en la peor crisis de su historia. Y, también, paso a paso el Gobierno va cumpliendo con las condiciones exigidas por Bruselas, fijadas en el Memorando de entendimiento (Mou), para conceder el rescate al sector financiero español de hasta 100.000 millones de euros. Una de esas exigencias es la creación de un banco malo que gestione los activos contaminados de la banca española, a imagen de lo que se ha hecho en otros países.

El banco también excluye préstamos por debajo de 250.000 euros

El ministro de Economía, Luis de Guindos, detalló este miércoles algunas de las claves sobre la Sociedad de Gestión de Activos, como se ha dado en llamar al banco malo y que estará en funcionamiento en diciembre. “Es un instrumento más importante que la inyección de capital porque saca los activos de los balances”, dijo durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso.

El titular de Economía explicó que la nueva sociedad “adquirirá (a las entidades financieras) activos ligados al crédito promotor para proceder a su liquidación en un plazo de 15 años”. A cambio, la sociedad les colocará “deuda garantizada por el Estado y estructurada para ser colateral en operaciones con el BCE”. Es decir, que los bancos recibirán títulos de deuda con los que podrán acudir a la ventanilla del BCE y cambiarlos por dinero contante y sonante.

Sacar los activos que lastran el balance

De esta forma, se librará a las entidades financieras más debilitadas por el virus de la crisis y el ladrillo de los activos que lastran sus balances, los hunden en pérdidas y limitan su liquidez. Es decir, los bancos traspasarán sus bienes tóxicos al banco malo a un precio “muy conservador, que va a dinamizar el mercado de la vivienda en España”. El ministro considera que la nueva sociedad permitirá ajustar los precios de la vivienda en España y revitalizar el mercado inmobiliario.

El capital y la deuda subordinada de la sociedad serán del 10% de los activos

Pero la clave de la operación será el precio al que se traspasen los bienes a la Sociedad de Gestión de Activos: si se infravaloran demasiado los activos, para luego venderlos mejor, podría lastrar el valor de los bienes que las entidades más grandes y con mejor salud conservan en sus balances. Por el contrario, si se sobrevaloran los precios de traspaso para insuflar más liquidez a los bancos en apuros se dificultaría la gestión del banco malo que tendría más problemas para encontrar inversores y para vender los activos y eso se traduce en pérdidas para los contribuyentes. “Los precios de transferencia estarán ligados al valor económico real de los activos”, indicó el ministro, quien evitó precisar qué descuento sufrirán los bienes inmobiliarios.

Fuentes del mercado explican que el precio de compra de activos será similar a las provisiones que ya tengan constituidas las entidades por los decretos de saneamiento de la banca aprobados por Guindos que obligaba a constituir provisiones exigentes. Sobre este valor se podría aplicar una rebaja adicional de un 5% como máximo, según las mismas fuentes.

Habrá letra pequeña

La operación del Gobierno para constituir la Sociedad de Gestión de Activos tiene su letra pequeña. La nueva entidad tendrá un umbral mínimo por debajo del cual los bancos españoles no podrán traspasarle activos. Traducido: el banco malo no aceptará morralla inmobiliaria.

El ministro precisó que estos límites se están estudiando con el BCE, el FMI y Bruselas, pero avanzó: “No se transferirán los activos inmobiliarios de un valor inferior a 100.000 euros (valor contable incluidas las provisiones) ni tampoco los préstamos menores a 250.000 euros”. De esta forma, el banco malo solo gestionará las grandes operaciones inmobiliarias: promociones de viviendas, bloques de edificios e inmuebles de alto valor; y excluye el menudeo de pisos baratos con menor margen y que, según el ministro, dificultaría su gestión. “Como porcentaje del crédito global transferido no es mucho, pero sí facilita mucho lo que es la gestión del banco malo”, abundó el titular de Economía. Al final, el banco malo podría acaparar activos por valor de cerca de 80.000 millones en activos, según fuentes del sector.

Otra de novedades despejadas por Guindos es que los inversores privados acapararán, al menos, el 55% del capital y de la deuda subordinada del banco malo. Para asegurar el equilibrio del balance, el capital de la sociedad y la deuda subordinada deberá alcanzar el 10% de los activos aportados. Este último tramo garantizado será suscrito por el FROB —dinero público— e inversores institucionales privados. Los grandes bancos y aquellos que no necesiten capital adicional tendrán que comprar acciones de la sociedad, según fuentes del sector. Además, para facilitar su gestión y atraer inversores “podrán segregarse activos y constituirse fondos especializados”.

El examen de Oliver y la transparencia

Durante su comparecencia en el Congreso, el ministro defendió el ejercicio de “transparencia” realizado con el examen a la banca de Oliver Wyman. El resultado de este trabajo, publicado el pasado viernes, reveló que el sistema financiero español tiene unas necesidades de capital de 53.700 millones.

Guindos avanzó que el Banco de España publicará el importe de la factura de Oliver Wyman en los próximos días. Avanzó, además, que la intención del Gobierno es que sea el Fondo de Garantía de Depósitos el que se haga cargo de ese coste.

El Gobierno quiere que el sector pague las pruebas de resistencia

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado que el Banco de España publicará en los próximos días cuánto se ha pagado por el análisis del sector financiero español en el que además de Oliver Wyman han participado otras seis auditorias. "La idea es que el coste de esta factura la pague el Fondo de Garantía de Depósitos", ha deslizado.

El banco malo no es del agrado de todo el sector financiero, como puso de manifiesto el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola. El directivo aseguró que hubiera preferido “un banco malo público, como en Suecia o Irlanda, para que el valor de los activos no estuviera sometido a tanta presión bajista”, informa Daniel Cordero. En su opinión, de esa forma “se evacuarían más lentamente los activos, pero a un precio más razonable de mercado a medio plazo, protegiendo así el valor de los activos de los españoles”. Guardiola consideró un “defecto de base” que el banco malo no fuera del agrado del Gobierno ni del sector, sino una consecuencia de la presión de Europa, y lamentó que todavía se estén perfilando las características de la entidad. Por su parte, el director general del BBVA, Eduardo Arbizu, pidió que la transferencia al llamado banco malo de los activos inmobiliarios de las entidades financieras se haga a un precio “real y creíble”, para evitar una mayor devaluación de los pisos en España, según Efe.

Más información