Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA: ALESSANDRO BENETTON

“Hablando de paro sé que no voy a vender más suéteres”

El presidente de la empresa textil dice que busca fomentar el debate con su nueva campaña sobre el desempleo

Alessandro Benetton, en la presentación de la campaña.
Alessandro Benetton, en la presentación de la campaña. CHRIS RATCLIFFE (BLOOMBERG)

Hace solo cuatro meses que Alessandro Benetton tomó las riendas de la empresa familiar, al sustituir a su padre como presidente. “Creo que es pronto para saber si funciona lo que estoy haciendo”, dice en Londres, donde ha acudido para presentar la nueva campaña de la compañía. Se centran en el paro, con un con concurso para buscar 100 proyectos de jóvenes a los que financiar y un eslogan que de nuevo persigue la provocación: Desempleado del año. Benetton asegura que no esperan mejorar sus ventas a través del drama de la crisis, sino que buscan crear debate sobre un tema preocupante y, de paso, demostrar que son una marca con valores. ”No busco convertir a los parados en compradores. No sería muy inteligente”, asegura.

Pregunta. ¿Es buena idea usar el desempleo como tema publicitario, teniendo en cuenta el drama que viven países como España?

Respuesta. Creo que esta campaña lo que pretende es hablar, no juzgar ni buscar culpables. Queremos crear una discusión y un debate sobre el hecho que hay 100 millones de jóvenes que buscan empleo. Queremos poner en duda los tópicos que dicen que si no tienen trabajo es porque son vagos. Queremos hablar de una solución. Porque lo que ha dejado claro esta crisis es que no podemos contar con las herramientas de antes para solucionarlo. Se ha visto con la crisis financiera, la inmobiliaria y la bancaria. Y estoy seguro de que no hay 100 millones de jóvenes vagos en el mundo.

P. ¿Y no busca vender más suéteres?

R. No. Con esta campaña lo que quiero es reconfirmar el espíritu de la marca, que tiene valores. No vamos a medir su efectividad calculando si hemos vendido más o menos. De hecho, seguro que no vamos a vender más suéteres mañana. Y me parece bien. Entre otras cosas, no creo que la gente de la que hablamos en esta campaña, los desempleados, sean precisamente un mercado al que convencer de que compre suéteres.

P. Tratar de venderle ropa de marca a un parado a lo mejor no es fácil.

R. Como estrategia de venta no sería buena idea, seguro.

P. En muchas imágenes de los vídeos de esta campaña aparecen protestas similares a las de los indignados españoles o los miembros de Occupy Wall Street. ¿No cree que es peligrosos querer vincular una marca como la suya a un movimiento de protesta?

R. Creo que es peligroso pensar que esa gente va a seguir tan callada como hasta ahora. Hasta ahora han hecho ruido, pero son movimientos relativamente pequeños. Algún día esa gente va a hacer mucho mucho ruido.

P. ¿Y no creen que ellos pueden sentirse utilizados?

R. Al fin y al cabo, lo que hemos hecho es organizar un concurso para dar la oportunidad de hacer realidad sus proyectos a 100 jóvenes. No veo qué hay de malo en eso.

P. Insiste en que si no se actúa contra el desempleo ahora en unos años será demasiado tarde. ¿Es tarde para España?

R. A veces hay gente que confunde ser optimista con evitar el problema. Mi filosofía es: hay que afrontar los problemas, pero al tiempo hay que pensar que podemos trabajar para solucionarlos. Tengo que ser optimista, porque España, Italia y Grecia son mercados importantes para mí. Como empresa y como directivo, debo ser optimista y pensar que con la adecuada gestión, puedo hacer que la empresa funcione.

P. ¿Confía en España como mercado? ¿No se va a marchar?

R. Confío en las generaciones más jóvenes. Creo que son el futuro. Confío en España. No sé por qué no iba a hacerlo. ¿Será un tiempo doloroso? Posiblemente. ¿Será duro? Seguro. Pero es posible salir.

P. También hay muchos parados de 40 y 50 años. ¿Por qué han elegido a los menores de 30 años?

R. Hay muchas personas de esa generación más joven que ni siquiera ha podido entrar en el mundo laboral. No ha tenido ni su primer trabajo. Y creo que el trabajo es más que una manera de lograr un sustento. Es dignidad. Sin un trabajo, estás fuera de la sociedad. No podemos dejar fuera a toda una generación. Y como marca, me gustaría que un día, esa gente quizá no recuerde una campaña, pero al menos, sepa que Benetton tiene unos valores.

Más información