Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio niega que haya fuga de depósitos de España

El BBVA cree que la caída de ahorros se compensa con la subida de pagarés

Fuentes: Estadísticas del BCE, Banco de España y Servicios de Estudios del BBVA
Fuentes: Estadísticas del BCE, Banco de España y Servicios de Estudios del BBVA

Cuando las estadísticas son confusas, el resultado son noticias contradictorias. Esto es lo que ocurre con las cifras sobre los depósitos que controlan los bancos españoles. Según el BCE y la balanza de pagos, la salida de capitales se disparó en junio y se eleva a 220.000 millones en los seis primeros meses.

Sin embargo, según el último informe del Servicio de Estudios del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, BBVA Research, no existe tal fuga. Al menos, del dinero que los españoles de a pie y las empresas tienen depositado en las entidades financieras. Otra cosa es lo que han hecho los fondos soberanos, los planes de pensiones, aseguradoras y otros inversores internacionales, que sí han abandonado el mercado español, sobre todo, desde que bajaron el rating a la deuda española.

“Los depósitos de hogares y empresas españolas, que son los relevantes a la hora de analizar una potencial salida de depósitos, se mantienen estables una vez corregidos por el incremento de los pagarés”, afirma la entidad en el último número del Flash Sistemas Financieros.

¿Quiere decir esto que la noticia publicada este verano era falsa? No. El problema es que los diferentes organismos utilizan distintas fuentes que agregan partidas diferentes, así que el resultado siempre es dispar. ¿Dónde está el truco? Como siempre, en los detalles. El Servicio de Estudios del BBVA considera en su último informe que “si bien el total de los depósitos de las entidades españolas se ha reducido significativamente en julio (-73.000 millones), parte de esta caída corresponde a repos” (posiciones cortas de tesorería) que “han tenido una caída de 28.000 millones”. De estos 73.000 millones, “65.000 corresponden a inversores residentes nacionales”, aclara el BBVA. Esta caída supone un 3% más que el mes anterior “o un 1,5% eliminando el efecto de la estacionalidad”.

Los pagarés no figuran en las estadísticas y distorsionan los datos

Según los cálculos de la entidad, la clave de los números está en el cambio de estrategia comercial de la banca. Las entidades han emitido pagarés por valor de 65.000 millones en julio. Con ellos, han sustituido los depósitos de alta remuneración. Los pagarés no aparecen en las estadísticas públicas del Banco de España, lo que induce al error. Estos 65.000 millones han pasado de un sitio a otro y ha desaparecido de las cifras públicas.

El sector se ha refugiado en los pagarés de alta remuneración porque los depósitos bien pagados tenían penalizaciones si superaban el euribor. El Banco de España y el Ministerio de Economía anunciaron en julio que anularán las sanciones y se podrá remunerar sin ningún límite para que la banca deje de emitir pagarés y regrese a los depósitos. El objetivo es evitar que se cree una burbuja de pagarés, que no están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, y se acabe produciendo un problema similar al de las participaciones preferentes.

El BBVA considera que “la eliminación de la penalización a los depósitos de alta remuneración podría hacer mejorar la evolución del saldo de depósitos los próximos meses”.

Además de que no cuentan los pagarés (38.000 millones en junio y 65.000 millones en julio), lo que más resta depósitos en las estadísticas del Banco Central Europeo (BCE) son los depósitos de la zona euro y los de los inversores del resto del mundo.

Los grandes inversores se fueron de España tras la rebaja de calificación de la deuda

El Servicio de Estudios del BBVA apunta que los grandes inversores institucionales de fuera de España y de la zona euro son los que se están yendo de España. Los del fuera del euro dejaron el mercado español en el último trimestre de 2011.

Mientras, los inversores de otros países del euro se mantuvieron hasta marzo pasado y, ahí, iniciaron una huida rápida, en paralelo a la depreciación de la calificación crediticia de la deuda pública.

Estas cifras agregadas tienen su reflejo en las de las principales entidades. Según los balances de la Asociación Española de Bancos, desde enero hasta julio, el Santander ha perdido un 12% de los depósitos, frente al 21% del BBVA. El Popular destaca por un incremento del 15%, tras sus agresivas campañas de captación, mientras que Banesto, el Sabadell, Bankinter, Barclays y la Banca March apenas han tenido variaciones significativas.

El conjunto de entidades, entre julio de 2011 y el mismo mes de 2012, ha perdido un 10% de los depósitos. Sin duda, la campaña de los pagarés, así como la apelación al ahorro de las familias, por la crisis, son dos razones que están detrás de estos números.

Los grandes están sufriendo las agresivas campañas de alta remuneración de los más pequeños. Uno de los que más paga ahora es el portugués Espírito Santo, que ofrece a los nuevos clientes un 4,6 % con un depósito a doce meses, con una aportación mínima de 50.000 euros.

El bancopopular-e ofrece con el Depósito Gasol algo más, un 4,5% TAE a seis meses, con un mínimo de 3.000 euros. Otra de las referencias de depósitos de alta rentabilidad es ING Direct que ofrece depósitos al 3,3% TAE los cuatro primeros meses para nuevos clientes.