Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide que la CNMV revise uno a uno los casos de preferentes

“La CNMV tiene que garantizar que los ahorradores no pierden ni un euro”, afirmó Óscar López

“Una auditoría caso a caso. Un proceso general”. Es lo que el PSOE le pide a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): que revise uno a uno y de oficio —sin que tenga que mediar reclamación— los cerca de 300.000 casos de participaciones preferentes que, según calculan los socialistas, siguen sin solución, y que tienen a otras tantas familias o empresas con sus ahorros o inversiones secuestrados en el banco, sin poder recuperarlos. “La CNMV tiene que garantizar que los ahorradores no pierden ni un euro en este proceso”, afirmó este martes Óscar López, secretario de Organización del PSOE.

El Gobierno aprobará previsiblemente la próxima semana una nueva regulación de las preferentes, un producto financiero muy complejo y de alto riesgo (un depósito con intereses altísimos pero que podía derivar en una deuda perpetua, como ha ocurrido en muchos casos) que algunos bancos ofrecieron a sus clientes sin explicarles bien lo que realmente estaban contratando, según denuncian los afectados. Miles de ellos son jubilados que pusieron todos sus ahorros en esos depósitos y ahora no pueden recuperarlos. “Fueron estafados”, dice López. El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó en mayo que las preferentes “nunca se debieron colocar entre pequeños ahorradores porque es un producto complejo y perpetuo”.

A la espera de esa nueva regulación, el PSOE pide que se afronte con urgencia el problema de los afectados. Según López, la CNMV debe “diferenciar entre ahorradores e inversores, y que los primeros no pierdan ni un euro” de lo que pusieron en preferentes. Diferenciar si alguien que compró preferentes lo hizo para ahorrar o para invertir es algo subjetivo, pero los socialistas insisten en que se puede hacer. Recuerdan además que los clientes, antes de firmar el contrato, debían pasar un test de idoneidad para comprobar que eran conscientes del riesgo, y que en muchos casos se ve claramente que las personas que contrataron preferentes no tenían conocimientos financieros para aprobar ese test. La CNMV, sostienen, debería empezar por analizar eso. “Ya ha hecho esa revisión en casos puntuales que han reclamado. Le pedimos que lo haga en todos los casos, de oficio”, explica el diputado del PSOE Antonio Hurtado.